viernes, 6 de mayo de 2022

Mapa y perfil de la ruta “Siles – Vado de Tus”.

Ruta lineal prevista para el próximo sábado, 14 de Mayo de 2022.

Esta ruta la realizamos el 28 de Marzo de 2.015, y aún permanece en nuestro recuerdo como una de las más bonitas y espectaculares que hemos realizado.
Retomamos la descripción que hicimos en su día.
Esta ruta discurre por lugares de singular belleza de la sierra del Segura. Tratamos de recorrer los antiguos caminos de herradura que permitían comunicar los pueblos serranos de Siles, en Jaén, y del valle de Tus, en Albacete.
Partimos cerca de Siles, un poco más allá del Camping Río de los Molinos, en el área recreativa de la Peña del Olivar, donde se juntan el arroyo de la Canalica con el arroyo de los Molinos, en el paraje del Batán. Empezamos a subir hacia los Calarejos, por la pista que va remontando el arroyo de la Canalica, hasta que llegamos donde se une el de las Anchuricas.
Dejamos la pista para remontar un espolón por viejas sendas y caminos que recorren el barranco del arroyo de las Anchuricas hasta su nacimiento, cerca del collado que separa el cerro del Boquerón de los Calarejos.
Las sendas, entre lluvias y escasas de transeúntes, están algo perdidas, y seguirlas plantean algo de dificultad por la vegetación y el desnivel.
Remontamos el arroyo de Anchuricas, cerca del cortijo con el mismo nombre y el paraje de La Breña, hasta la fuente de las Tablas, donde nos queda a la mano el collado de la Era del Boquerón.
Subimos hasta el collado donde nos espera una magnífica vista de los calares del Mundo y de la Sima. A nuestros pies se abre el valle del río Tus. Bajamos vertiginosamente por la olla que forma la Era del Boquerón hasta encontrar la traza del antiguo camino hacia Siles, marcado hoy como PR-A 78. Se trata de un magnífico sendero de herradura, exigente en la subida pero muy gratificante en la vista y el recorrido, que bordea el Tus, por encima del aserradero. Desviándonos un poco a la derecha, antes de entrar en el embudo del aserradero, queda la cima de Peñalcón (1324m).
Siguiendo el sendero, de magnífica construcción, y, en general, en buen estado, aparte de algunos desprendimientos, llegamos al puntal del Caballo, final de la olla de la Era del Boquerón, de la del aseradero, y salida de Jaén, entrando por la Peña Marranera en las inmediaciones de Pozo Romero. Estamos en el Calar del Mundo.
Y nos encaminamos por las marcas del GR hacia el puntal de la Escaleruela, por los caminos y senderos marcados, que nos permitirá descender hasta el cortijo de la Lastra y la aldea de las Lagunicas.
Desde ahí podemos salir a la carretera por la aldea de la Tobica o por el Vado de Tus. Será por este último, que supone maniobra más fácil para los vehículos.
Habremos recorrido unos 23 km, con 1.200 m de ascensión acumulada.
La actividad la catalogamos como de nivel III+, que supone:

  • Recorridos en Media Montaña
  • Recorridos con desniveles grandes que pueden superar ocasionalmente los 900 m.
  • Rutas de larga duración, entre 6 y 8 h.

Este tipo de rutas requieren experiencia en senderismo y buena condición física.




jueves, 14 de abril de 2022

Mapa y perfil de la ruta “Ayna – Lietor, con varios niveles”.

 Ruta lineal prevista para el próximo sábado, 23 de Abril de 2022.

La etapa Ayna-Liétor, forma parte del GR-67 – “Sendero del Mundo” y, aunque ya lo hemos realizado en alguna ocasión, resulta agradable y bonito recorrer de nuevo sus caminos y sendas, disfrutando de preciosos rincones que el río Mundo va dejando a su paso.
En esta ocasión, lo que se pretende es realizar una actividad de senderismo con varios niveles de dificultad, de modo que puedan participar mayor número de socios y amigos del Sierra.
A este fin, cuando lleguemos al puente de Arriba, en las cercanías de Liétor, el que quiera dar por terminada la ruta, sólo tendrá que subir al pueblo. Para quien se quede con más ganas de andar, circunvalaremos Liétor. Os aseguro que aunque no será por el sitio más fácil, el esfuerzo al final habrá merecido la pena.
Salimos de Ayna, la “Suiza manchega”, transitando por sus estrechas calles en dirección al antiguo cementerio de la localidad, siguiendo las marcas del GR67. Pasado poco más de 1 Km, llegamos a El Salero, un paraje en el que se encontraban unas antiguas salinas árabes. Continuamos nuestro camino, bajando por pista y llegando a Alcadima, una aldea del municipio de Liétor, abandonada, aunque todavía se encuentran casas en aceptable estado de conservación, y, de hecho, algunas restauradas.
Nos encontramos en un tramo con mucha vegetación y algunas acequias que discurren a nuestro alrededor. El camino se convierte en senda a media ladera por la margen izquierda. Por la derecha, vemos unas tuberías grandes que caen desde lo alto del monte. Esto nos indica que nos encontramos en la central hidroeléctrica de Híjar. Poco más adelante, encontramos la aldea que da nombre a la central, que está dividida en dos núcleos de población a ambos lados del río.
Cruzamos el puente que los une, y nos dirigimos por senda, en continuo ascenso, hasta el collado de la Umbría del Jinete. Allí haremos un alto para reponer fuerzas y, después, continuar ruta hacia Liétor. Lo haremos recorriendo una preciosa senda que discurre entre el río y la roca que cierra su cauce, hasta llegar a una pista bordeada de huertas. Siguiendo el camino, llegaremos al puente del Tortolón, y un kilómetro después, al puente de Arriba.
Desde aquí, y como hemos dicho al principio, el que quiera puede dar por finalizada la ruta, con las opciones de comer tranquilamente en el pueblo y hacer una visita turística, o bien, comer, y descansar en la presa Bermeja, donde se encuentra una bonita zona de recreo.
El resto del grupo, con los que hayamos decidido continuar el recorrido, tomaremos la senda que sale a mano derecha, justo antes de cruzar el puente y que nos conduce por la Escaleruela hacia el pico de las Cruces (904 m).
Sera un tramo con buena pendiente: En algo menos de 2 kilómetros, tendremos que salvar un desnivel positivo de unos 350 m. La subida se hace, al principio, por senda bien definida, que más adelante se irá difuminando, teniendo que alternar con trochas y campo a través para progresar, y, al final, terminar cresteando unos 300m hasta alcanzar la cima. En ese punto llevaremos 14,5 Km de ruta.
Allí, en lo alto, las vistas son estupendas, alcanzando a contemplar la cola del pantano del Talave. Si el tiempo lo permite, comeremos en la cima disfrutando de la panorámica.
El descenso lo haremos por una senda, a ratos empinada, y que nos conduce en bucle, de nuevo al punto kilométrico 13,8, aproximadamente, de nuestra ruta,. En ese punto tenemos un mirador natural, con una privilegiada vista de la villa de Liétor que bien merece una buena instantánea.
Continuamos bajando durante 1,5 Km más, por senda bien definida, hasta llegar al puente de la presa del Azud. Este será el punto kilométrico 17,2 del recorrido. Aquí tenemos otras dos opciones: Podemos seguir por el camino de Caravaca, que nos conducirá a Liétor, o bien continuar la actividad, participando en el último y, quizá, más divertido tramo de la ruta. Se trata de atravesar el Ojo de las Corsarias, conocido también como el Agujero del Matagigantes, y que da nombre a la carrera de trail que se desarrolla anualmente en la localidad.
Este Ojo o Agujero, es una masa de rocas horadada en forma de túnel casi vertical, de unos 25 m de longitud, que nos permite seguir el camino hacia el alto donde se ubica una caseta y repetidor de telecomunicaciones, a 836m, y conocida por las gentes del lugar como “La casica del tío Tomate”.
Es una subida corta pero intensa, y, aunque se puede subir perfectamente con unas pequeñas trepadas, aprovecharemos que hay instalada una chapa de escalada en el paso para equiparlo con una cuerda por si alguien quiere ayudarse con ella para subir.
Una vez arriba del repetidor y admirar las vistas, sólo nos resta bajar hacia Liétor, donde nos estará esperando el resto de los compañeros.
La ruta, en función a la opción elegida, podríamos catalogarla de las siguientes maneras:

  • Ayna – Liétor, con unos 14 Km de recorrido, y unos 420 m de desnivel acumulado, la clasificamos como de nivel II
  • Ayna – Cerro de las Cruces, presa del Azud – Liétor, con unos 18 Km de recorrido, y unos 800 m de desnivel acumulado, la clasificamos como de nivel III
  • Ayna – Cerro de las Cruces – - Repetidor TV – Liétor, con unos 20 Km de recorrido, y unos 1150 m de desnivel acumulado, la clasificamos como de nivel III+.
Nivel II, supone:
  • Recorridos en Baja Montaña, o montaña accesible, por senderos y caminos de montaña que no sobrepasan los 20 km.
  • Recorridos con desniveles medianos, de 300 a 600 m de ascensión acumulada.
  • Rutas con una duración media de entre 4 y 6 h, al menos.
  • Este tipo de rutas requieren buena condición física.
Nivel III, supone:
  • Recorridos en Media Montaña.
  • Recorridos con desniveles grandes que pueden superar ocasionalmente los 900 m.
  • Rutas de larga duración, entre 6 y 8 h.
  • Este tipo de rutas requieren experiencia en senderismo y buena condición física.
Asimismo, si alguien quiere hacer la última parte y saltarse el Cerro de las Cruces, se quitaría 350+, pudiendo así hacer la parte más divertida de la ruta.
En cualquier caso, y elijas la ruta que elijas, lo importante será pasar un buen día de montaña.




domingo, 13 de marzo de 2022

Mapa y perfil de la ruta “Sierra del Carche, Jumilla – Murcia”.

 Ruta circular prevista para el sábado, 26 de Marzo de 2022.

La Sierra del Carche se sitúa en el cuadrante Nororiental de la Región de Murcia, y reparte su superficie entre los términos municipales de Jumilla y Yecla. Cuenta con 5.942 Has. de superficie. Es uno de los espacios propuestos por la Comunidad Autónoma de la región de Murcia, como Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) para formar parte de la Red Natura 2000.
El Parque cuenta con núcleos rurales, en la periferia, como El Carche, La Rosa, Raspay, Casas del Puerto y La Alberquilla, y algunos caseríos, en su mayor parte derruidos, como la Casa de La Yedra, las Casas del Cantal y de Pisana, que dan cuenta de habitantes pasados.
Los relieves de la sierra son, principalmente, de naturaleza caliza, con interesantes estructuras geológicas como cabalgamientos, fallas o el diapiro salino del Cabezo de la Rosa. La máxima altitud del Parque se alcanza a los 1.371 m en el Pico de la Madama. La Sierra del Carche es una elevación montañosa de gran interés geomorfológico perteneciente a las Cordilleras Béticas, que se encuentra integrada por una sucesión de materiales que van desde el Triásico hasta el Cuaternario. Los materiales dominantes son calizas, dolomías y margas. Es característica la presencia de un diapiro salino conocido como Cabezo de la Rosa, elevación suave (domo) de tonos rojizos originada por el afloramiento de sales y yesos en las fracturas del terreno de los últimos movimientos tectónicos. Estos materiales se formaron hace 200 millones de años en un ambiente continental que periódicamente era inundado por el mar y dejaba grandes zonas inundadas con aguas salinas, donde se depositaban los carbonatos y evaporitas (sales y yesos). En su zona central se localiza la máxima altitud de la sierra con el Pico del Carche de 1.372 m sobre el nivel del mar, extendiéndose hacia el Noroeste para concluir en la Sierra de las Pansas. En ella encontramos escarpes, cornisas, cabalgamientos, sistemas de fallas, profundos barrancos como el de San Cristóbal, Guarafía y La Yedra, algunos de los cuales, cuando recogen agua tras las lluvias, dan lugar a bellas cascadas, como ocurre en el paraje de El Saltador. Este conjunto montañoso incluye las sierras de El Carche (La Madama, 1.371 m.), Las Pansas y el diapiro salino del Cabezo de la Sal. Entre los lugares de mayor interés y más llamativos para el visitante destacan el Cabezo de la Rosa, la Madama del Carche, el Barranco de la Guarafía, la Umbría del Revolcador, la Peña del Castelar, el Barranco de San Cristóbal, la Pedriza, la Solana de la Alberquilla, el Barranco del Saltaor, la Curiosa y la Fuente de la Sanguijuela. La Sierra del Carche es un espacio singular por las diferentes especies de fauna y flora que contiene y por sus distintos estratos geológicos.
El Parque dispone de un albergue municipal, que se cede gratuitamente a los grupos excursionistas que lo visitan durante todo el año para disfrutar de la naturaleza.
El hombre ha habitado en esta sierra desde antaño. Este hecho lo demuestran los yacimientos arqueológicos, pertenecientes a la Edad del Bronce, y los asentamientos ibéricos que han sido encontrados. Destacamos la Cueva del Castellar, Los Castillicos del Salero y La Romanía. También encontramos algunas villas y un acueducto (La Romanía) de época romana al norte y oeste del Parque. En el Cabezo de la Rosa aparecen abundantes fragmentos de cerámicas medievales correspondientes a vasijas y tinajas de gran tamaño. Un elemento destacable de la Sierra, en la umbría de La Madama, es un Pozo de la Nieve del siglo XVII, destinado a conservar y almacenar. 

LA RUTA.- La ruta la comienza en la pedanía del Salar de la Rosa (660m), en las instalaciones de la industria salinera (Jumsal S.L.), a una altura de 600 metros,. La acometemos desde Las Salinas de La Rosa. Vamos a recorrer toda la Sierra, pasando por El Puntal de la Rosa, Morra Alta y Cerro Quemado y volviendo por la Umbría del Carche (veremos siempre el pico de la Madama arriba a nuestra izquierda), previo paso por el Pozo de la Nieve.

Iniciamos la ruta cogiendo la Senda de los Leñadores indicado como PR, que sale a izquierda. Cruzamos la pista del Barraco del Infierno por primera vez. Este camino es de servicio a las antenas de telecomunicaciones que están en el vértice geodésico de Carche o Madame, donde también hay un refugio abierto, e incluso la usaremos, en nuestra ascensión al techo de la Sierra. Seguimos por la senda en fuerte subida cada vez más pronunciada, suavizándose antes de llegar a nuestra primera cumbre, el Puntal de la Rosa (952 m). Allí, nos desviamos a la izquierda del sendero un centenar de metros, para volver por nuestros pasos y encontrar un Mirador Natural de la Comarca. El Carche queda lejos, a la derecha, donde podemos observar las antenas de comunicación.
Continuamos por el cordal, ascendiendo a Morra Alta (1008 m), dejando la cima a la derecha para terminar en la pista ya citada del Barranco del Infierno. Recorremos un corto tramo, saliendo de ella por un atajo a la derecha (senda), y retomándola de nuevo. Tras cuatrocientos metros de recorrido la volvemos a dejarla por una senda hacia la izquierda que remonta el espolón que nos guía al Cerro Quemado (1306 m), donde existen unas minas abandonadas. Aquí disfrutamos de vistas de toda la Sierra que hace que el trayecto sea más bonito si cabe.
Volvemos de nuevo a la pista por un viejo camino que conduce al Collado del Pozo de la Nieve. Encontramos aquí una encrucijada, de forma que, continuando recto por nuestra dirección, llegamos, por senda, al Pozo de las Nieves, en el camino de regreso a nuestro punto de inicio de la ruta. Continuamos po la izquierda de la encrucijada, donde aparecen dos opciones para subir al Vértice de la Madame: Por pista o por senda (siguiendo por la derecha), por su arista cimera. Subiremos por la senda y volveremos por la pista, al Collado del Pozo de la Nieve.
Recorriendo, más o menos un kilómetro, llegamos al vértice del Carche o Madame (1371 m), donde se encuentra un refugio libre, lugar ideal para recuperar fuerzas y disfrutar de las vistas.
A continuación, nuestro siguiente objetivo es la Sima y el Cerro de la Morra de la Mina (1362 m), a los que accederemos por senda, que también recorreremos para volver a la pista que nos devolverá al Collado del Pozo de la Nieve. Allí iniciamos el descenso a nuestro lugar de partida.
En el Collado, tomamos la senda que parte a la izquierda. A cabo de unos quinientos metros encontramos el Pozo de las Nieves. Ha sido reconstruido y bien merece la pena dedicar unos minutos a hacerle una visita.
La senda continua por una zona de Umbría con abundante vegetación y excelentes vistas a izquierda y derecha, cuando la vegetación lo permite, hasta cruzar, de nuevo, la pista del Barranco del Infierno, en el Collado de La Omblanquilla.
La bajada la terminamos tras volver a cruzar, una vez más, la pista, y desembocar en el Barranco San Cristóbal. En este tramo, el descenso tiene fuerte pendiente y zonas resbaladizas, con piedra suelta, aunque sin mayor dificultad, progresando despacio y con prudencia. Cruzando el barranco, llegamos a los bancales de Tello, y, a la derecha por la Cuesta Colorada, llegamos a la factoría salinera por las primeras piscinas del complejo, nuestro final de ruta circular.
En total, habremos recorrido unos 14 km, con unos 1150 m de ascensión acumulada.
La actividad la catalogamos como de nivel III+, que supone:
  • Recorridos en Media Montaña
  • Recorridos con desniveles grandes que pueden superar ocasionalmente los 900 m.
  • Rutas de larga duración, entre 6 y 8 h.
Este tipo de rutas requieren experiencia en senderismo y buena condición física.




jueves, 3 de marzo de 2022

Mapa y perfil de la ruta “De Facheca al Abdet por el Plá de la Casa, la Mallá del Llop y la Serrella – Alicante”.

 Ruta lineal prevista para el próximo sábado, 12 de Marzo de 2022.

La sierra de Serrella es un anticlinal formado por materiales calizos que en su vertiente norte tiene una serie de pináculos conocidos como Els Frares, formados por la acción del hielo y del agua sobre la roca.
Cuenta con tres cimas y se extiende por siete términos municipales.
Sus máximas altitudes son el Pla de la Casa (1379 m), la Mallada del Llop (1360 m) y el Recingle Alt de la Serrella (1359 m).
La Mallada del Llop, recibe su nombre por ser, según cuenta la tradición, en estos parajes donde fue abatido el último lobo alicantino.
En esta ruta subimos a la Serrella por el Pla de la Casa, siguiendo el itinerario del el PR-CV 182 desde Facheca, uno de los pueblos del valle de Seta.

En la salida de Facheca hacia Castell de Castells, cruzamos por debajo de la CV-720 para ir a la fuente de l'Esperit Sant, un lavadero con cartel de agua no potable. En ese mismo tramo de pista hay un panel del PR-CV 182. Más adelante llegamos a un cruce con poste se señalización. Seguimos por la derecha y, a unos 500 metros más adelante, nos desviamos hacia la izquierda por un sendero (hay marcas de pintura). El sendero sube por el barranco del Moro, entre el Pla de la Casa y la Mallada del Llop.
La cueva de Bernat se observa claramente durante el ascenso. En ella se hallaron algunos restos datados hacia el Paleolítico. Asimismo, esta cueva se utilizó, décadas atrás, como refugio para el ganado durante las horas centrales y más calurosas del día.
A mitad de subida nos encontramos con una caseta de toma de agua, la Font de Cuquero. Pasada la fuente continuamos por la senda de la derecha. Estamos en la canal de la Serrella. La pendiente se hace ahora un poco más dura y el sendero va girando hacia el suroeste. Durante esta parte de la ruta es fácil perder la traza del sendero, que sube hasta un poste del PR-CV 182 y después gira hacia una zona de paso que hay entre los paredones calizos que tenemos a nuestra derecha. Los últimos metros de subida son empinados, y nos dejan en la amplia plataforma cimera del Pla de la Casa en la que podemos ver un antiguo pozo nevero.
Desde los alrededores de pozo, del que hablaremos más adelante, por la izquierda, subimos a la cima del Pla de la Casa, que está sobre un pequeño promontorio de roca. Desde la cruz podemos disfrutar de una amplia vista. Aitana por el sur, la Serrella por el oeste y la Mallada del Llop y la Xortà por el este son algunas de las montañas que podemos ver.

En el Pla de la Casa, cumbre de la Serrella (carente de vértice geodésico), se encuentra coronada por una pequeña cruz, se observan los escasos restos de los basamentos de la que, según algunos investigadores, pudo ser una torre fortificada de origen islámico, datada entre los siglos XI y XIII, y presuntamente reflejada en documentación histórica como Castell de Xeroles. Este habría sido, junto con otros tantos fortines de las montañas de Alicante, uno de los baluartes —el situado a mayor altitud— que el insurrecto caudillo morisco al-Azraq controló, durante algunos años, tras la conquista cristiana en el siglo XIII.
Menor antigüedad presenta el gran pozo de nieve junto al que, de antaño, se erigía la casa del nevatero, la cual dio nombre a esta bucólica pradera: el Pla de la Casa.
Su construcción parece remontarse al siglo XVIII y, como otros tantos pozos recolectores de nieve, cayó en desuso en los albores del siglo XX, tras la aparición del frío industrial. Actualmente carece de cubierta, aunque aún impresionan sus vertiginosos 13 metros de profundidad.
La altitud de la última parte del ascenso nos permite observar, en la lejanía, el mar Mediterráneo y la singular villa de Altea, así como otros tantos lugares de la costa.

Volvemos por nuestros pasos, en sentido Sur, hasta el poste indicador del PR-CV 182, en la cresta de la Serrella, y la continuamos hacia el Este, bajando al nacimiento del barranco del Moro. Continuamos por una senda que atraviesa una pedrera al pie de la cresta, dejando sus paredes a mano izquierda, hasta alcanzarla en un punto favorable, no exento de pendiente. Continuamos cresteando, entre rocas, y disfrutando de vistas, hasta la cima de la Mallada de Llop.
Desde ahí, después de contemplar la espectacular canal de la Serrella, la cruzamos, para tomar las crestas norte de la canal y emprender el regreso. En ese punto, donde se encuentra un hito de piedras, bajamos, siguiendo la cresta hasta una zona donde se encuentran pinturas rupestres, y otro pozo de nieve. En este punto, otro sendero, en sentido Norte, nos lleva hasta la fuente que hay más abajo, donde giramos a la izquierda encaminándonos en sentido Oeste, hacia al collado Norte al pie de la cima Serrella. Subimos y bajamos a la cima, y retomamos el barranco del Moro, de nuevo, para tomar una desdibujada senda que baja en sentido sur, por el hombro de la pared del barranco del Lobo hacia el Racó de Llosa.
En cota 1000 m, aproximadamente, tomamos una vieja pista, por la que descendemos más cómodamente. Encontramos una desviación, que tomamos a la izquierda, para acortar, y seguir bajando por senda hasta el barranco de Mela, que seguiremos en sentido Este hasta tomar la pista que nos lleva hasta el aparcamiento de la localidad de El Abdet, en la falda sur de la Serrella.
En total, habremos recorrido unos 17 km, con unos 1150 m de ascensión acumulada.

La actividad la catalogamos como de nivel III+, que supone:

  • Recorridos en Media Montaña
  • Recorridos con desniveles grandes que pueden superar ocasionalmente los 900 m.
  • Rutas de larga duración, entre 6 y 8 h.

Este tipo de rutas requieren experiencia en senderismo y buena condición física.






domingo, 6 de febrero de 2022

Mapa y perfil de la ruta “Subida al Puig Campana y vuelta por la Cova del Cremat – Alicante”.

 Ruta circular prevista para el próximo sábado, 12 de Febrero de 2022.

Ya hemos subido al Puig Campana (1.409 m) varias veces. La última vez, en calendario oficial, el 26 de Enero de 2013, y, entonces, decidimos regresar por el sendero PR CV 289, que da la vuelta al Puig Campana, por su cara Oeste, con un agradable y sencillo descenso. En esta ocasión vamos a regresar al punto de partida en la localidad de Finestrat, también por el sendero PR CV 289, pero esta vez, por su cara Este, pasando por la Font de Solsida (fuente del derrumbe) y la Cova del Cremat (cueva del quemado).

La ruta oficial se inicia en la font del Molí (fuente del Molino), donde se dispone de una amplia zona de aparcamiento. Se empieza a subir desde el primer momento, hasta alcanzar el Racó Ample (rincón ancho), una pequeña meseta que nos descubrirá vistas espectaculares de la Costa Blanca hasta Alicante. Nos encontramos en la parte derecha del Barranc de les Marietes, donde comienza un “runar”, una pedrera que ocupa el cauce del barranco. Aquí la cuesta se empina más y aumentan las dificultades que nos pone la cima para ser alcanzada: Piso descompuesto, piedras y rocas, vegetación. Son 1.100 m de subida exigente, con cortos zigzagueos para tratar (en vano) de suavizar la fuerte pendiente. Cerca de la cima, la pendiente se suaviza, aunque el piso se convierte en un lapiaz calizo (valga la redundancia), con el que no hay que perder la concentración.

El pico se hace amable con los privilegiados que han superado el collado que la antecede, y el paso por el lapiaz, y les otorga el privilegio de unas vistas inolvidables del relieve alicantino y de la línea de costa. Merece la pena el esfuerzo.

El descenso, por la cara norte, se podría decir que es más dificultoso que la subida, con calizas descompuestas, piedras deslizantes, bastante pendiente y algún paso en el que conviene “bajar el culo al suelo”. No hay que dejar en la mochila ni la prudencia ni la concentración, hay que llevarlas bien a mano, y buena dosis de esfuerzo, aunque sea cuesta abajo.

Al final encontramos un cruce de senderos: Por una parte, continuando a la izquierda, al norte, llegaremos al amplio Col del Pouet (Collado del Pouet), donde encontramos la continuación del PR CV 289, por la cara Oeste y, por otra parte, el PR CV 17, que se dirige al collado del Llamp para ir a Polop (Alicante); y, hacia la derecha, en ascenso, en dirección sureste, la otra rama del PR CV 289, circular al Puig Campana, por la cara Este, que es el que seguiremos.

Aquí, en la zona baja, entorno al Col del Pouet, la zona tiene más humedad debido a su orientación Norte, y, además, la climatología del lugar ha contribuido a que la vegetación sea más exuberante.

Este sendero PR CV 289, que seguimos en dirección SE, se va estrechando, y a unos 200 m, gira. En este lugar tomamos el sendero de la derecha, en dirección Este, para llegar a la Font Solsida (Fuente del Derrumbe). Aquí tenemos espléndidas vistas hacia el Mar Mediterráneo, y del Peñón de Ifach, junto a Calpe (Alicante). Además, en este pintoresco lugar y bajo los enormes peñascos rocosos segados, podremos contemplar las hiedras que escalan las paredes verticales.

Continuando en dirección S, ya en descenso, pasamos por una zona de rocas donde tenemos el Peñón del Almez a nuestra derecha. La senda es fácil de seguir, y se camina bien, aunque son frecuentes los tramos de piedra suelta deslizante y pasos por rocas.

Llegamos en la Cova del Cremat (Cueva del Quemado), una curiosa cueva. A partir de aquí, el descenso se hace, otra vez, con fuerte pendiente. Dejamos un sendero a la izquierda para llegar en las ruinas de La Casa de Tolo la Mallora, construcción rural realizada, en parte, en cuevas. Continuamos hasta el amplio paraje de Foia Cac (Hoya Cac), llegando en un camino, que cruzaremos.

En este lugar, a pocos metros y a nuestra derecha, en unos bancales, podemos ver una peculiar construcción realizada con la técnica de piedra en seco (nuestros tradicionales “cucos”) denominada Refugio de piedra del Tío Frare (Fraile), que servía, en otras épocas, de abrigo y amparo frente a inclemencias climatológicas adversas.

Continuaremos, rodeados de pinares, descendiendo por el sendero, que en esta zona se hace sinuoso, y llegaremos a un camino entre chalés. Continuamos este camino a la derecha, en dirección Norte, para llegar al Barranco de los Puertos, donde, en las inmediaciones, se encuentra una zona de escalada de pequeña altura, apto para iniciarse en este deporte.

Seguiremos por el camino en descenso. A nuestra izquierda podemos observar el principio de la construcción del Canal del Barranquet, que más adelante por el mismo camino, lo cruzaremos por un puente. Este camino nos lleva, de nuevo, al primer cruce que encontramos al principio de la ruta, a unos 150 metros de la Fuente del Molí, punto de partida y final del PR.

En total, habremos recorrido unos 14 km, con unos 1150 m de ascensión acumulada.

La actividad la catalogamos como de nivel III+, que supone:

  •          Recorridos en Media Montaña
  •          Recorridos con desniveles grandes que pueden superar ocasionalmente los 900 m.
  •          Rutas de larga duración, entre 6 y 8 h.

La dificultad extra la dan las fuertes pendientes de la subida y bajada. Este tipo de rutas requieren experiencia en senderismo y buena condición física.

Más información:

https://www.femecv.com/senderos/pr-cv-289
Senderos de la Comunitat Valenciana - PR-CV 289: Volta al Puig Campana

https://www.femecv.com/senderos/pr-cv-14
Senderos de la Comunitat Valenciana - PR-CV 14: Finestrat - Cumbre del Puig Campana.



lunes, 24 de enero de 2022

Mapa y perfil de la ruta “Del puerto de Crucetas a Villaverde , por la Cascada de la Fuente de la Pileta y la Sarga – Padrón”.-

 Actividad prevista para el sábado, 29 de Enero de 2.022.-

Recorridos por la Fuente de la Pileta y el macizo de la Sarga – Padrón, hemos hecho algunos. En Noviembre de 2013 hicimos esa ruta, pero al revés, Padrón, Sarga y fuente de la Pileta, desde el Cortijo de los Patojos, para terminar en el puerto de Crucetas, aunque, al final, bajamos por el arroyo de la Fábrica. En Junio de 2019, remontamos el arroyo de la Fábrica para llegar a la Pileta, Sarga, Padrón y, pasando por los Picarazos o Frailecillos, terminar en Villaverde de Guadalimar.

En esta ocasión planteamos la misma ruta, pero con un par de variantes al principio. En lugar de empezar en el área recreativa del arroyo de la Fabrica, a la bajada del puerto de Crucetas, comenzaremos en el mismo puerto, a 1.300 m, en la carretera CM-412, entre las localidades de Reolid y Riópar, en una especie de pequeña explanada, a la derecha de la carretera, conforme vamos a Riópar, donde cabe algún coche (hemos visto hasta 8, de cazadores, metidos en un espacio en que caben, en condiciones normales 3, 4 apretados). Saliendo hacia el Oeste, remontando el talud, y siguiendo el límite de término, recorremos un senderillo, a ratos bastante empinado, pero que se sigue con facilidad, sin demasiada piedra suelta y bastante limpio, que nos lleva hasta un collado en la Dehesa de la Solana de Riópar. A la derecha encontramos una cresta rocosa con una ruinosa y abandonada caseta de vigilancia de incendios, con preciosas vista de la cara Norte de la Sarga -Padrón. Conforme andábamos el sendero hasta el collado, recorremos la cuerda Norte sobre el arroyo de la Fábrica, entre pinos y carrascas, en un entorno con vistas preciosas. Habremos andado un kilómetro y medio y subido unos 200 m.

En este punto, ya sin sendero, que se pierde aquí, continuábamos la cuerda para caminar al pie de la pared Norte de la Sarga – Padrón, casi todo el tramo, por trochas de animales, pero el tiempo sin que nadie haya pasado por ahí, temporales y lluvias, han desmoronado las paredes y derribado arboles, de forma que es muy dificultoso acceder por ahí a la zona de la cascada y fuente de la Pileta. Pero hemos encontrado una buena alternativa. Y es que, desde el collado, continuando al Oeste, no es difícil encontrar un antiguo camino de saca de madera, un “jorro” como dicen los del lugar, que termina en uno de los caminos que se dirige a la zona de la fuente de la Pileta. Eso sí, hay que saber que está ahí el dichoso “jorro”.

Así, nos dirigimos por la ladera, no por el barranco, en dirección Oeste, buscando los pasos más limpios de vegetación, y, al poco, es fácil intuir una vía de saca de madera. Hay bastante pendiente y vamos campo a través, pero el firme es aceptablemente transitable progresando con prudencia. Encontramos el cauce de un arroyo discontinuo, que seguimos por los pasos más despejados de vegetación y arbolado. Unos 100 m más abajo, y después de andar unos 500 m sobre el terreno, encontramos un camino ancho, al que deben acceder vehículos de protección contra incendios, cazadores y algún pastor, pues encontramos, siguiendo el camino, un tornajo para el ganado, en la confluencia de los arroyos que bajan desde el collado y desde las paredes Norte.

Este camino es fácil de andar y se va haciendo cada vez más ancho, hasta convertirse en una pista forestal, que nos lleva a la Fuente de la Pileta, atravesando un precioso bosque de pinos y carrascas. Habremos andado, hasta este punto, unos tres kilómetros y medio, y volvemos a estar en cota 1300 o menos, igual que al empezar.

En este punto tenemos dos senderos: Unos que sigue ruta al Tejo de Bienservida, directamente, sin pasar por la cascada del arroyo de la Pileta, y otro que asciende hasta ésta. Tomamos esta opción, porque después, la senda continua también al primer sendero, y se puede visitar el Tejo.

La senda que sube a la cascada está muy cuidada, al principio, pero, conforme ascendemos, la erosión la ha ido deteriorando, y tiene peor firme, más piedra suelta y algún que otro escalón algo resbaladizo. En esta zona, poca luz solar llega, y menos en invierno, por lo que el entorno es muy húmedo. Es una buena cuesta, de algo más de medio kilómetro, y unos 150 m de desnivel.

En días de nieves y lluvias, suele ser una graciosa cola de caballo que se desploma casi unos 50 m. La verticalidad de las paredes Norte, impone, y las vistas del valle, asombran.

Casi pegados a la pared al empezar, siguiendo el sendero por la derecha, marcado como PR, nos llevará hacia el oeste, subiendo con menos pendiente. La senda está cada vez en mejor estado. Al cabo de unos 300 m, aparece un desvío, subiendo, a mano izquierda, que nos conduce al solitario Tejo, digno de contemplarse. La visita es de ida y vuelta. De nuevo en el sendero, para continuar hacia el oeste. Salvando un espolón, cambiamos de barranco y de arroyo, y remontando su cauce, con algún esfuerzo por la pendiente, en la cota 1580m, cambiamos de dirección, para circular hacia el Este, ya con poca pendiente, hasta la cabecera del arroyo de la fuente de la Pileta. Al cabo de unos 5 kilómetros y medio de ruta, estaremos sobre la cascada y habremos ascendido unos 600 m.

La senda nos conduce a la pista que traza una amplia zeta para remontar un collado que nos deja en las faldas de la Sarga. Al llegar al arroyo del Cuervo, afrontamos la subida a la cima sin un sendero claro, por terreno pedregoso y lapiaz calizo, que exige prudencia y esfuerzo, en un tramo en total de un kilómetro y unos 200 m de desnivel, hasta los 1.760m de la cima. Habremos completado unos 7 kilómetros y medio de ruta y unos 800 m de desnivel acumulado.

La subida al Padrón consiste en bajar al collado que separa las dos alturas del macizo y subir de nuevo a la segunda cima. Será un recorrido de ida y vuelta, por un sendero con bastante piedra, trazado sobre el lapiaz, de unos dos kilómetros y unos 200 m de ascensión acumulada más.

Comenzamos el descenso hacia Villaverde, por el espolón Sur, buscando el cerro de la Juanfría (1.485m). Antes de llegar a él, en el collado, a un kilómetro y medio, más o menos de descenso, nos desviamos al Este, a la izquierda, al encuentro del barranco del arroyo de la Sarga. Hasta este punto, la senda es bastante pedregosa y no del todo clara en algunos tramos. Estaremos en cota 1400 m.

Aparece una pista y, un poco más allá, al Este, unos farallones redondeados de granito, como bolos. Son los Picarazos o Frailecillos. Merece la pena un pequeño recorrido por la zona, donde encontramos grietas y formaciones pétreas espectaculares, vistas de gran belleza y hasta otro gran Tejo, junto a la pista que asciende por el arroyo, precisamente, del Tejo.

Continuamos la bajada en dirección Suroeste, a través de un prado, donde se dibuja una senda, que, definitivamente en dirección Sur, nos va a llevar hasta el cementerio de Villaverde. La senda no es difícil de andar, aunque hay algún trozo con algo de pendiente y piedra suelta.

Desde el cementerio, llegamos al pueblo por el carril asfaltado. Habremos recorrido en total unos 19 km, con unos 1000 m de ascensión acumulada.

La actividad la catalogamos como de nivel III, que supone:

·         Recorridos en Media Montaña
·         Recorridos con desniveles grandes que pueden superar ocasionalmente los 900 m.
·         Rutas de larga duración, entre 6 y 8 h.

Este tipo de rutas requieren experiencia en senderismo y buena condición física.