jueves, 1 de febrero de 2024

Mapa y perfil de la ruta “De Mogente a Vallada”.-

 Actividad prevista para el sábado, 10 de Febrero de 2.024.-

Esta actividad de senderismo que planteamos es algo más que “andar por el monte”. Va a tener algunos tramos con bastante pendiente, casi verticales, y un desnivel acumulado considerable, pero, en fin, seamos ambiciosos, que se plantea un día muy montañero y divertido.
Pretendemos hacer una travesía entre las localidades valencias de Mogente y Vallada, en la comarca de La Costera. Es una zona que, sin tener grandes cimas, tiene una orografía muy singular, próxima al escalón que forma la meseta castellana, y en la cuenca del río Cáñoles, en el valle que se cierra en el puerto de Almansa.
Desde Mogente (Moixent), subiremos a la sierra de la Atalaya (691 m) y recorreremos su cresta, hasta el barranco del Bosquet, donde volveremos a subir, por la Escala de la Doncella, hasta muy cerca del Alto del Pi (671 m). Llegaremos a la Cova del Aigua. Seguiremos hacia el Este, y subiremos más, hasta el Alto del Pedregal 745 m), por el sendero de la Senda del Vértigo. Muy cerca se encuentra la Cova de Pates. Iremos descendiendo hacia Vallada por el barranco de la Font d’Arnau, y nos plantearemos subir al Penyó (649 m), para, después de pasar por la boca del túnel del Sumidor, terminar muy cerca del casco urbano de Vallada, junto a la ermita de San Sebastián (siglo XVIII) y la ermita del Cristo del Calvario (siglo XIX).
Así, comenzamos nuestro itinerario desde el ensanche que se encuentra a kilómetro y medio de Moixent, junto a la industria Rattan Decó, carretera CV 652, junto al puente del barranco del Chorrillo, caminando por el Camí de Vaïllo, un camino asfaltado. Pasamos, en dirección Sur, la Casa de Saavedra y nos internamos en el barranco del Chorrillo (Xorrillo). Al cabo de algo más de dos kilómetros, parte un senderillo a mano izquierda, que marca el espolón de la sierra de la Atalaya. Lo tomamos para recorrer la cresta.
Es un sendero bien marcado, en terreno que se descompone fácilmente, y con piedra suelta, con fuerte pendiente. A los cincuenta metros de subida encontramos una losa natura de piedra. Seguimos subiendo. Al poco encontramos un respiro en una faja excavada en la piedra, de un metro de ancho, que nos permite recobrar el aliento y contemplar los amplios valles a uno y otro lado de la sierra, y más allá las elevaciones del borde de la meseta. Subimos unos escalones y pasamos al piso superior de la faja, para volver a la cresta y seguir con la subida. Algún escalón lo encontramos equipado con una cuerda, que facilita la subida. Hasta las zonas más altas de la sierra, debemos subir unos 250m en un kilómetro, con una pendiente bastante exigente, de más del 20%, que cada uno debe afrontar a su ritmo, y conscientemente, porque habrá más de estas cuestas. Y seguimos subiendo, aunque con menos pendiente.
Después del primer kilómetro de subida (llevaremos unos tres kilómetros en total desde la salida), tenemos por delante otros dos kilómetros de cresta, con el mismo sendero pedregoso, con subidas y alguna bajada, pero por el que se progresa bien.
A los cinco kilómetros más o menos, empezamos a bajar. Nos encontramos casi con las mismas pendientes que en la subida, pero esta vez, bajando, por lo que debemos tener cuidado para evitar el deslizamiento de los pies con la piedra suelta. En estos casos, dicen que es mejor dejarse llevar un poco por la pendiente, y no bloquear las rodillas. Lo más prudente es ir despacio y asegurando la pisada.
Después de una buena bajada, de más de un kilómetro, con pendiente media de más del 25%, llegamos al barranco del Bosquet. Muy cerca se encuentra un pequeño embalse y arbolado. Una carretera, que transita por el barranco, permite el acceso desde el pueblo, y hace de frontera entre la Atalaya, de la que acabamos de bajar, y el Alt del Pi, al que nos disponemos a subir. En este punto habremos recorrido unos seis kilómetros y habremos subido unos 500 m, eso sí, con más de 300 de bajada.
Cruzamos la carretera y comenzamos el ascenso por una pista que permite la comunicación con las masías del monte. Al poco, una senda se separa de la pista por la izquierda. La tomamos y nos lleva a la Escala de la Doncella. Es un sendero muy vertical, con escalones en la piedra que nos obligan a realizar pequeñas trepadas, algunos equipados con cuerda para facilitar el tránsito. Y tiene una especie de barandilla realizada con redondos de hierro de 20mm, sujetos firmemente a la roca, y maromas, poco fiables por lo desgastadas por la intemperie, a las que es mejor no agarrarse. Esta Escala nos eleva algo más de cincuenta metros, el tramo de mayor pendiente. Luego, la subida sigue siendo dura, pero con menos pendiente. En total supone un kilómetro y medio, y más de 250 m de desnivel acumulado. Desde el principio, llevaremos unos siete kilómetros y medio con unos 750 m de ascensión acumulada.
La senda no pasa por la cumbre del Alt del Pi. La cima queda difícil de alcanzar por el pimpollar espeso que la cubre. Seguimos avanzando, en descenso, en dirección Oeste, hacia la casa del Camp Redó y la cova del Aigua. Esta es una cueva muy singular. Esta cerca del vallado de piedra del Camp Redó, en el kilómetro nueve de nuestra ruta. Es esta zona transitamos por caminos que permiten la rodadura de vehículos tractores o todoterrenos. Tienen bastantes piedras y un firme irregular, pero son algo más que un sendero.
Un poco más adelante del desvío a la cueva del Agua, comenzamos la subida al alto del Pedregal (745m). Una senda se separa del camino por la derecha y le va dando la vuelta al espolón de la Peña de Bellús, al pie del Pedregal, hasta dejarnos en la Senda del Vértigo. A esta tramo de la senda se le da este nombre porque está en la cornisa de un escalón rocoso que se prolonga hasta la cima. la sensación de senda aérea que se intuye con la vista a distancia no es tanta una vez transitando en ella. El sustantivo “Vértigo” es, quizá, un tanto pretencioso, pero muy prosaico. Eso sí, las formaciones rocosas y las vistas son magníficas. Esta senda, inmersa en bosque de pinos y carrascas, se prolonga durante algo menos de un kilómetro, y subimos unos 160 m, desde que dejamos el camino.
Por fin en lo alto, lo que encontramos no es el vértice geodésico, sino una instalación importante de antenas de comunicaciones. La cima se encuentra algo más adelante, aunque, prácticamente, a la misma altura. Hasta aquí habremos recorrido algo menos de once kilómetros con algo más de 1.000 m de ascensión acumulada y algo menos de 650 m de descenso acumulado.
La pista de acceso a estas instalaciones nos sirve para iniciar el descenso a Vallada. Al poco encontramos la cueva de Pates, que cuenta con estalactitas u otras singularidades geológicas. Bajamos hasta el comienzo del barranco de la Font d’Arnau. Este se puede recorrer en una actividad de barranquismo, pero para evitar las abundantes y molestas zarzas, y hacer más llevadera la bajada, sin perder atractivo, tomaremos el camino que baja por la derecha del barranco, que es más fácil de transitar.
Después de tres kilómetros, y 260 m de descenso, encontraremos un camino ancho que nos conducirá al Peñón (649m) de Vallada. En este mismo punto, a la izquierda, parte el camino que asciende hasta el Castillo de Vallada, conocido como Castillo de Umbría, aunque solo se conservan algunos muros, impresionantes, igual que las vistas sobre el valle que nos ofrece. Y siguiendo el camino de bajada, podemos flanquear el Peñón por la izquierda y bajar directamente sin subir. Nos vamos por la derecha, para subir al Peñón, y bajar flanqueándolo por la derecha.
La subida al Peñón supone un recorrido de unos 700 m, con unos 150 m de ascensión acumulada. El camino es parecido a los que hemos recorrido, con terreno descompuesto, piedra suelta y, al final, escalones de roca, muy verticales, aunque cortos. Encontraremos alguna equipación con una cuerda para facilitar el tránsito. Será más fácil subir que bajar este tramo final, por lo vertical del tramo, aunque no supone dificultad técnica. Es cuestión de prudencia. Bajaremos del Peñón por el mismo camino por el que subimos, recuperando el camino original por el que nos desviamos para subir, y continuándolo para el flanqueo por la izquierda y la bajada final. El camino, al poco de retomarlo nos dejará en una pista, que dejaremos pronto, por la izquierda, tomando un sendero que, con fuerte pendiente nos deja en el Túnel del Sumidor, otra oquedad de especial relevancia geológica e hidrológica en la zona. La senda, rodeada de vegetación como otras que ya hemos recorrido, también exige prudencia en la bajada para evitar deslizamientos de los pies, por la piedra suelta que podemos encontrar en algunos tramos y la pendiente. Desde la pista, antes del Sumidor, recorreremos unos 2 kilómetros, bajando unos 300m hasta llegar a la explanada de la ermita de San Sebastián y de la ermita del Cristo del calvario, final del recorrido, a unos setecientos metros del casco urbano de Vallada.
La opción de subida al Peñón y flanqueo por la derecha en el descenso hasta el final de ruta supone una distancia de algo menos de tres kilómetros, unos 200 m de subida acumulada y unos 385 m de descenso acumulado. La otra opción, sin subir al Peñón y descenso flanqueando por la izquierda, supone una distancia de algo más de kilómetro y medio, y unos 210 m de descenso acumulado, casi sin subidas. Decidiremos sobre la marcha que opción tomamos, aunque pretendemos ofrecer las dos contando con guías de ambas opciones.
Con la ruta subiendo al Peñón, habremos recorrido unos 18 km, con 1050 m de ascensión acumulada. La actividad la clasificamos como de nivel III+, que supone:

  • Recorridos en Media Montaña.
  • Recorridos con desniveles grandes que pueden superar ocasionalmente los 900 m.
  • Rutas de larga duración, entre 6 y 8 h.

El plus (de esfuerzo) se lo da, precisamente, la combinación del desnivel acumulado, y las pendientes que encontraremos en algunos tramos.
Este tipo de rutas requieren experiencia en senderismo y buena condición física.

Bibliografía y para saber más:
https://es.wikipedia.org/wiki/Mogente
https://es.wikipedia.org/wiki/Vallada
https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/el-penon-de-vallada-piscina-09-07-17-18573086


martes, 9 de enero de 2024

Mapa y perfil de la ruta “Paterna del Madera - Sima - Vegallera - Paterna”.-

 Actividad prevista para el sábado, 20 de Enero de 2.024.-

 Para iniciar las actividades de este año 2024, nuestro compañero Pedro Tendero nos propone una ambiciosa ruta circular de senderismo en la Sierra del Agua, partiendo desde Paterna del Madera y subiendo a Peñalta, siguiendo los trazados de los senderos PR AB 34 –Por el Pico de la Cabeza y la Sierra de la Veracruz–, en la ida, desde Paterna hasta los Colladillos, y PR AB 26 –Paterna del Madera a Vegallera (por Rio Madera) –, desde Paterna hasta Vegallera, y PR AB 25 –Paterna del Madera a Vegallera (por El Batan del Puerto) – en la vuelta, desde Vegallera hasta Paterna.

 Esta salida que os propongo puede considerarse como una actividad pura de senderismo, ya que la mayoría del itinerario transcurrirá por sendas bien marcadas y pistas, aunque no debemos menospreciar este recorrido pues andaremos unos 23 km y ascenderemos unos desniveles acumulados de casi 1.300m, y habrá una fracción donde tendremos que transitar monte a través para alcanzar la altura máxima y visitar, cosas de los movimientos geológicos, un sistema kárstico fósil.
Pongámonos en marcha pues. Saldremos de la localidad de Paterna del Madera para, descendiendo por senda, dirigirnos hacia el arroyo de Vinaroz, y después ascender hacia los Colladillos. Una vez alcanzados descenderemos hacia la pintoresca aldea de Río Madera. Posteriormente nos dirigiremos, por pista, hacia las alturas del Churrasco para alcanzar nuestra máxima altura (1516m) y, en un corto descenso, visitar el anteriormente referido sistema kárstico fósil.
Desandaremos lo recorrido para retomar nuestra pista y dirigirnos hacia la aldea de la Vegallera. No llegaremos a ella: Nos quedaremos en el manantial que surte de agua potable a esta localidad para, primero por pista y después por senda, continuar en ascenso y encaminarnos hacia el Arroyo de los Endrinales y así alcanzar la aldea de Batan del Puerto.
Una vez en esta, cruzaremos el Río Madera, que aquí cambia de nombre a Arroyo de las Hoyas, y nos dirigiremos hacia la aldea de El Puerto (Solana), para transitar por diversos terrenos de cultivo e ir ascendiendo hacia las alturas de Veracruz. Una vez alcanzado su collado podremos divisar en la lejanía la localidad de Paterna del Madera, hacia donde descenderemos por sendas para alcanzarla de nuevo.
Habremos transitado por lo que considero y unos de los recorridos más interesantes y bellos de lo que considero como el Corazón de la Sierra del Agua. 

En el itinerario completo, habremos recorrido, en total, unos 23 km, con unos 1.250 m de ascensión acumulada.
La actividad se cataloga como de nivel III+, que supone

  • Recorridos en Media Montaña.
  • Recorridos con desniveles grandes que pueden superar ocasionalmente los 900 m.
  • Rutas de larga duración, entre 6 y 8 h.

El plus (de esfuerzo) se lo da, precisamente, la combinación del desnivel acumulado, y las horas caminando.
Este tipo de rutas requieren experiencia en senderismo y buena condición física.





viernes, 8 de diciembre de 2023

Mapa y perfil de la ruta “De Liétor a Cruces y vuelta por el Ojo de las Corsarias”.-

Actividad prevista para el sábado, 16 de Diciembre de 2.023.- 

Cerramos la temporada 2023 con una actividad de senderismo, y compartiendo la mesa y el mantel a la hora de comer, para rememorar todos los kilómetros andados, todas la ascensiones y descensos realizados, y celebrar con l@s compañer@s de nuestro Club, la Navidad y expresar nuestros mejores deseos de Paz y felicidad para todos y un venturoso y montañero Año Nuevo.
Se trata, pues, de realizar un recorrido que no sea muy largo, atractivo, y con posibilidades para todas las capacidades, de forma que lo podamos compartir con el mayor número de amig@s, y terminemos a tiempo de sentarnos a comer todos juntos.
Así, hemos elegido visitar Liétor de nuevo. Ya estuvimos en Abril de 2022, y pudimos disfrutar de un recorrido espectacular desde Ayna, aunque se nos quedó un trozo pendiente, que pretendemos recorrer en esta ocasión. La idea es hacer un recorrido circular partiendo desde Liétor, para subir al cerro Cruces y regresar pasando por el Ojo de las Corsarias, o Agujero Matagigantes, como lo conocen los del Trail. Un recorrido relativamente corto, variado y con retos que lo hacen divertido para pasar una estupenda mañana de actividad montañera y llegar a comer sin correr. Y con salidas sencillas, para quien no quiera tantas emociones.
Partimos pues de Liétor, cerca de la parada de autobús, en la confluencia de la Avenida de la Paz y la calle Convento, en la parte oriental del pueblo. Iremos andando tranquilamente por la calle Convento para dirigirnos al otro extremo del pueblo, visitando así el antiguo edificio del convento de las Carmelitas, el Ramblón, la fuente del Pilar y el Ayuntamiento en la Plaza Mayor, y saliendo por la calle Canaleja, pasando por la plaza de toros en la plaza de la Diputación y llegando, más allá, al centro cultural Candelaria Guirado. Aquí nos cruzamos con la calle Puerta Nueva, que seguimos por la izquierda hasta la Curva, un giro pronunciado y singular en la calle. Estamos en el trazado del GR 67 “Sendero del Mundo”, en su 4ª etapa, que nos deja en Ayna. Vamos a seguir sus marcas para llegar al puente de arriba y cruzar el río Mundo, como opción más sencilla, aunque tenemos otro itinerario alternativo que parte desde la Plaza Mayor y sigue, a mano izquierda, por la calle Postigo, junto a la iglesia de Santiago Apóstol, y más adelante, pasando por el lavadero de los peñascos, hasta llegar también al GR 67.
Antes de llegar al puente, recorremos un tramo de la carretera AB-4006, que es la que cruza el río por el puente. Habremos andado un kilómetro y medio de calles y asfalto, todo cuesta abajo. Y ahora toca subir.
Nada más cruzar el puente, a mano derecha parte el sendero que nos subirá al cerro de las Cruces. y que nos conduce por la Escaleruela hacia el pico de las Cruces (904 m).
Sera un tramo con buena pendiente: En algo menos de 2 kilómetros, tendremos que salvar un desnivel positivo de unos 350 m. La subida se hace, al principio, por senda bien definida, que más adelante se irá difuminando, teniendo que alternar con trochas y campo a través para progresar, y, al final, terminar cresteando unos 300m hasta alcanzar la cima. En ese punto llevaremos unos 3,5 Km de ruta.
Allí, en lo alto, las vistas son estupendas, alcanzando a contemplar la cola del pantano del Talave.
El descenso lo haremos por una senda, a ratos empinada, que nos conduce en bucle, de nuevo al punto kilométrico 2,8, aproximadamente, de la ruta de subida. En ese punto tenemos un mirador natural, con una privilegiada vista de la villa de Liétor que bien merece una buena instantánea.
Continuaremos bajando durante 1,5 Km más, por senda bien definida, pasando por lo que queda de una antigua calera, hasta llegar al puente de la presa del Azud. Este será el punto kilométrico 6,2 del recorrido. Aquí tendremos dos opciones: Podemos seguir por el camino de Caravaca, por la derecha, que nos conducirá a Liétor, o bien continuar al tramo más divertido de la ruta. Se trata de atravesar el Ojo de las Corsarias, conocido también como el Agujero del Matagigantes, y que da nombre a la carrera de trail que se desarrolla anualmente en la localidad.
Este Ojo o Agujero, es una masa de rocas horadada en forma de túnel casi vertical, de unos 25 m de longitud, que nos permite seguir el camino hacia el alto donde se ubica una caseta y repetidor de telecomunicaciones, a 836m, y conocida popularmente como “La casica del tío Tomate”.
Es una subida corta pero intensa. Al principio encontramos pendientes de más del 40%. En el tramo del Ojo, aunque se puede subir perfectamente con unas pequeñas trepadas, aprovecharemos que hay instalada una chapa de escalada en el paso para equiparlo con una cuerda por si alguien quiere ayudarse con ella para subir.
Una vez arriba del repetidor y admirar las vistas, sólo nos resta bajar hacia Liétor.
En el itinerario completo, habremos recorrido, en total, unos 10 km, con unos 700 m de ascensión acumulada.
La actividad se cataloga como de nivel II+, que supone recorridos en montaña accesible, con desniveles medianos (de 300 a 600 m), y con recorrido por senderos y montaña que no sobrepasa los 20 km, con una duración media de entre 4 / 6 h, al menos. Se trata de un recorrido con cierto desnivel, pero corto, que puede realizarse sin prisa, y el plus se lo da, precisamente, el desnivel acumulado, y las fuertes pendientes de subida al Matagigantes.





viernes, 17 de noviembre de 2023

Mapa y perfil de la ruta “Travesía del Calar del Mundo: Del Vado de Tus al puerto del Arenal”.-

 Actividad prevista para el sábado, 25 de Noviembre de 2.023.-

En esta ruta de senderismo nos proponemos cruzar el Calar del Mundo, partiendo desde el camping del Vado de Tus, hasta el puerto del Arenal, en el pk 14 de la carretera CM-3204, de Riópar (Albacete) a Siles (Jaén). Se trata de un recorrido fundamentalmente Sur-Norte, en el que subiremos la cuesta del Fraile, afrontando sus exigentes pendientes y su firme algo deslizante, y pasaremos por el bosque de los robles melojos, un rincón extraordinario del Calar.
Partiremos desde el Camping de Tus, siguiendo dirección hacia Collado Tornero por la carretera, unos 400 m, hasta encontrar, un sendero a nuestra derecha, con las marcas blanca y roja del GR 66.2, que tomamos. Siguiendo las marcas del GR, y después de una subida con cierta pendiente, al cabo de unos 2 kilómetros pasaremos por la aldea de Las Lagunicas. Después de unos 300 m, cerca de un núcleo aislado de casas, la carretera pista se bifurca. Tomamos el carril de la derecha, dejando las marcas del GR.
Andaremos por la pista en suave ascenso durante un kilómetro, hasta encontrar un ensanche y unos tornajos para abrevar al ganado. En ese punto, a mano derecha, comienza la cuesta del Fraile.
Es una subida al escalón más alto del Calar del Mundo que salta el Poyo de Cotillas, un gran farallón en la pared Sur del Calar. Es una senda con terreno bastante erosionado por continuas subidas y, sobre todo, bajadas, con pendientes del 30% (del 50% en algún tramo corto) en la primera parte, y mucho más suaves en la segunda. En el primer tramo, de unos 500 m, ascenderemos algo más de 100 m. En el segundo tramo, hasta completar la primera parte de la cuesta, escoltados por las paredes del Poyo de Cotillas, remontaremos unos 240 m, en uno 900 m. Total, en el primer tramo, unos 360 m de subida, en menos de kilómetro y medio: Un 26%. En el segundo tramo, hasta el Calar, subiremos unos 125 m en kilómetro y medio. Esta parte es mucho más llevadera. En total, la cuesta supone algo menos de 500 m en poco menos de 3 kilómetros. En fin, un reto que habremos de afrontar, cada uno a su ritmo.
Ya en el segundo tramo de la Cuesta, el firme es más rocoso y aparece el lapiaz, el suelo característico de los calares calizos, fruto de la erosión (meteorización), con abundantes salientes de piedra que obligan a extremar la precaución para no tropezar o torcerse un tobillo, y donde el avance se hace más dificultoso.
Hasta aquí, habremos recorrido unos seis kilómetros y medio, con unos 750 m de ascensión acumulada. Lo más exigente de la ruta.
Atravesamos, ahora, el Calar. Una amplia meseta caliza a nuestro alrededor, casi despoblada de arbolado, donde vamos a recorrer una senda marcada por el paso del ganado y por el lapiaz, y jalonada por torcas y dolinas y algunos grandes hitos de piedras. La Cuerda Canto es el nombre de este paraje, por donde progresaremos durante el siguiente kilómetros y medio, y que nos va a dejar en el borde de la olla del Robledal de Cotillas, refugio del bosque de robles melojos más meridional de Europa. Aquí estaremos a 8 kilómetros del punto de partida.
Bajamos para buscar la senda del GR 66.2, que seguiremos de nuevo, para atravesar el melojar. Bordeamos la falda sur de la olla, ocupada por un suelo silíceo, no tan calizo, que es el que permite el arraigo de los robles melojos, el quercus pyrenaica.
En un kilómetro, hasta el GR, hemos bajado cien metros, casi de golpe, y seguimos el descenso otro tanto hasta la salida del melojar. Remontaremos un colladillo para dejarlo definitivamente y entrar en el barranco de la Huesa. Los pinos y las carrascas sustituyen a los melojos. Seguimos las marcas del GR hasta las Raigadas, un precioso paraje que alberga un antiguo manantial, viejas ruinas de tornajos de piedra y tejos milenarios escondidos en el bosque. El sendero es delicioso.
Bajamos el barranco hasta el cauce del arroyo de la Huesa, y tras haber recorrido algo menos de diez kilómetros, encontramos la pista que sube a la Cañada de los Mojones por el Portillo de los Perros. Después de disfrutar de la caricia amable del agua fresca de la fuente que alimenta los tornajos dispuestos en la curva de la pista a la que llegamos, continuamos pista abajo durante un kilómetros y cuatrocientos metros. A mano izquierda, el arroyo, y a mano derecha se abre una senda por la que dejamos la pista. Estaremos en el kilómetro once trescientos de nuestra ruta.
La senda nos lleva al puerto del Arenal, con suaves bajadas y subidas, un bosque de pinos y carrascas repleto de preciosos rincones y arboles singulares. A los tres kilómetros y medio, más o menos, encontraremos la cañada de Andalucía, y un poco más allá, a algo más de un kilómetro, el puerto del Arenal, punto final de la ruta.
Habremos recorrido, en total, unos 16 km, con unos 900 m de ascensión acumulada.
La actividad la catalogamos como de nivel III, que supone:

  • Recorridos en Media Montaña.
  • Recorridos con desniveles grandes que pueden superar ocasionalmente los 900 m.
  • Rutas de larga duración, entre 6 y 8 h.

Este tipo de rutas requieren experiencia en senderismo y buena condición física.






jueves, 2 de noviembre de 2023

Mapa y perfil de la ruta “Subida al Montcabrer, con travesía de Agres a Cocentaina”.-

 Actividad prevista para el sábado, 11 de Noviembre de 2.023.-

Nuestros compañeros Andrés Alvarruiz y Cristina Royo, nos proponen subir al Montcabrer (1.390 m), en Alicante, recorriendo una espectacular ruta que plantea travesía entre Agres y Cocentaina.
El Montcabrer es la cima de la Sierra de Mariola, y la tercera de la provincia de Alicante, después de las cumbres de Aitana y el Puig Campana. Está situada en el término municipal de Cocentaina.

La Sierra de Mariola
El entorno y la Sierra de Mariola, con más de 16.000 hectáreas, fue declarado parque natural el 8 de enero de 2002. Está situada entre las comarcas de la Vall d'Albaida, l'Alcoià y el Comtat, siendo una de las más arraigadas en la cultura popular valenciana. De su entorno destacan las abundantes fuentes, las numerosas masías y una intrincada red de senderos, que evidencian la intensa actividad de aprovechamiento de los recursos naturales llevada a cabo por sus antiguos pobladores: nevaters (el antiguo oficio de recolectores de nieve en pozos), pastores, leñadores, etc., que hicieron de esta tierra su vida. En ella se da una extraordinaria riqueza florística También se encuentran numerosos (y, algunos, monumentales) pozos de la nieve, auténticas factorías de hielo de hace siglos.

La Cava Gran o Cava Arquejada
Es el monumento más representativo del Parque de la Serra Mariola; data del siglo XVII y se mantuvo en uso hasta 1906.
Su perímetro exterior es hexagonal, con seis arcos de piedra apuntados que arrancan del interior de la pared cilíndrica del pozo y que servían para sustentar la cúpula, hoy desaparecida, que remataba en una clave en forma de piña.
Dispone de una boca lateral para extraer el hielo y en cada lado del hexágono contaba con un hueco por donde se realizaba el acopio de nieve.
Tras su reciente rehabilitación y apertura al público en marzo de 2016, se puede acceder a su interior, mediante una escalera habilitada al efecto. Desde la base, si miramos hacia arriba, obtenemos una bonita perspectiva de los arcos que sustentaban la cubierta sobre el fondo azul del cielo.

Descripción
Salimos de Agres por el camino de la Mola cruzando el barranco del Molí. El camino permite subir cómodamente hasta las proximidades del antiguo poblado del bronce de la muela de Agres. A partir de allí se toma un sendero que en suave subida nos lleva por la umbría hasta la Peña Grossa, donde ganamos la carena para seguir ascendiendo, con buenas vistas, hasta el Alt de Montagut y el Pic del Teix, donde podremos disfrutar de impresionantes vistas: Al norte, de la Serra del Benicadell; al sur, el Montcabrer; al E-sureste, de Muro, la Serrella y Serra Aitana; y al oeste, de Alfafara.
Desde allí descendemos al refugio del Centro Excursionista de Alcoi y nos acercamos, por el PR CV 27, a visitar la Cava Arquejada, o Cava Gran, antiguo pozo de nieve que ha sido reconstruido para los visitantes. Nos dirigimos ahora hacia el Este por el sendero GR 7, que baja al barranco del Bou y después asciende al Montcabrer por su espinazo Oeste. Desde la cima, seguimos hacia el Sur-Este por lo alto de la divisoria de aguas que vamos siguiendo en descenso. Cuando la cresta empieza a hacerse más aérea, la senda gira a la derecha y desciende hacia el collado de la torre de Cocentaina, a la que opcionalmente podemos acercarnos para su visita. Desde el collado, un ancho camino desciende hasta Cocentaina, compartiendo trazado con el sendero PR CV 37 y 37.1.
Nota: En caso de mal tiempo (lluvia o viento) se realizaría un itinerario alternativo menos expuesto a los elementos y más corto, y, por otra parte, llegando con retraso a la cima, descenderíamos por otra ruta más fácil que pasa por el más de Llopis, fuente de Huit Piletes y ermita de Sant Cristòfol, siguiendo el PR CV 37, donde se junta con la prevista.
En total habremos recorrido 20 km, con unos 960 m de ascensión acumulada y unos 1200 m de desnivel negativo.
La actividad la catalogamos como de nivel III, que supone:

  • Recorridos en Media Montaña.
  • Recorridos con desniveles grandes que pueden superar ocasionalmente los 900 m.
  • Rutas de larga duración, entre 6 y 8 h.

Este tipo de rutas requieren experiencia en senderismo y buena condición física.

Bibliografía.-
Guía oficial del P.N. Sierra de Mariola.
https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/serra-mariola-subida-al-montcabrer-desde-agres-y-ruta-de-les-caves-o-senda-dels-nevatersibp-92-hkg-16603072





jueves, 19 de octubre de 2023

Mapa y perfil de la ruta “Carcelén: Peña Negra y senda de los Castillejos”.-

 Actividad prevista para el sábado, 28 de Octubre de 2.023.-

La iniciativa de nuestros compañeros Pilar Castillo y Antonio Barrios, nos permite conocer el entorno del municipio albaceteño de Carcelén, situado a 50 km de la capital de la provincia, Albacete, en la comarca de La Manchuela y a unos 911 m de altitud. En sus orígenes, fue una pequeña aldea de la villa de Almansa, pero en 1260 fue añadido al obispado de Cartagena.
Entre sus lugares de interés cabe mencionar su castillo-fortaleza, datado en el siglo XIV; la ermita del Cristo de las Eras, de estilo barroco y construido a finales del XVII; y la iglesia de San Andrés Apóstol, construida en el siglo XVI conservando los muros de una estructura anterior. Junto con los castillos de Montealegre del Castillo y Almansa, es una de las fortalezas más impresionantes de la comarca.
Destaca una tradición del municipio que se celebra todos los años el día 23 de agosto a las 23:00 h: La carrera de antorchas. En ella se prenden tres montones de leña en lo alto de la Piedra del Mediodía y los corredores bajan hasta la parte media de la ladera de la montaña, donde comienza la competición, que consiste en descender hasta la entrada de la localidad con sus antorchas iluminando el camino. Merece la pena destacar que esta carrera de antorchas es la única excepción permitida en Castilla-La Mancha a la normativa sobre prevención de incendios forestales. Por ello, en la celebración, se organiza un fuerte dispositivo de seguridad en la zona.
Nuestra ruta se inicia en el mismo casco urbano de Carcelén, saliendo por la Avenida de los Valencianos, camino asfaltado frente a la ermita del Santo Cristo de las Eras, junto al parquecillo, y subiendo hacia el cementerio, que pronto dejamos a nuestra derecha, cambiando rápidamente el asfalto por pista de tierra y, después, por senda que bordea la Muela. Pasamos por la cueva de los Collaos (antiguo abrigo para el ganado).
Al llegar al collado, podemos abandonar el camino para aproximarnos a los restos del poblado de la edad de bronce existente en la cercanía de la Peña Negra, para después iniciar el descenso por un camino bastante deteriorado y con mucha piedra suelta hacia el Barranco de la Umbría por dónde está trazado el sendero PR-AB 05, y que indica Reguerico los Pollos. Pasamos por un par de hornos de cal, y poco después, por la fuente del Reguero de los Pollos, con pilones para abrevar el ganado y un bonito bosque de monte bajo donde domina el tomillo y el romero. También podemos ver encontrar pino carrasco, pino laricio y encinas. Desde aquí, y por senda en ascenso, llegamos al parque eólico.
Ya en la muela de Carcelén pasamos junto a un corral de ganado. Primero por pista y después campo través, nos dirigimos al Vértice Geodésico de Peña Negra, situado a 1.125 metros. Desde aquí disfrutaremos de una impresionante vista panorámica de la manchuela, separada por la Sierra de la Caballa que oculta, tras ella, al río Júcar. Volvemos sobre nuestros pasos, hasta encontrar de nuevo la senda PR-AB 05, que nos va bajando por el rincón de las Eras, por camino roto y con piedras, pero sin grandes problemas, hasta llegar a la parte alta del pueblo. Desde aquí seguimos dirección al área recreativa de Fuente Mayor, pasando previamente por la fuente Alcaiz, una surgencia tipo manantial, que mana a través de las piedras de una oquedad en la roca. Poco después vemos, recorriendo el PR, el área recreativa de fuente Mayor, hacia donde nos dirigimos. Es muy ostentosa y, como en la anterior, se utilizan sus aguas para el riego de la huerta carcelenera.
Desde aquí, por pista en muy buen estado rodeada de nogales, almendros y olivos, seguimos caminando por el vallejo de fuente Mayor, hasta encontrar una nueva pista que asciende a la izquierda, y que nos introduce en el barranco del agua que vamos dejando a nuestra derecha según ascendemos. Al inicio encontramos otro abrevadero, este con grifo y con agua, y un poco más arriba, nos encontramos un corral con una pequeña cueva al fondo, aunque justo más adelante podemos ver la cueva Los Bolos, de mayor profundidad.
Una vez llegamos a la cima de la Muela del General, continuamos por pista que compartimos con los aerogeneradores del campo eólico desplegado en esta zona, hasta desviarnos poco después, esta vez campo a través entre monte bajo, carrasca y pinar, hasta caer al barranco de los Castillejos que da nombre a la senda que debemos coger.
Ya casi al final del barranco vemos la carretera de la Hunde, cerca de Ayora (Valencia), a nuestra derecha. Nosotros seguimos por la ladera entre pinos, bordeando totalmente la Muela y continuando ahora por la senda de la Fontezuela que, más adelante ya cerca del pueblo, ha sido marcada como itinerario CS 2 (“Carcelén saludable”), hasta encontrarnos con dos especies de pebeteros o antorchas que es donde se inicia la carrera de Los Montones y donde iniciaremos el descenso extremando la precaución, hasta llegar al punto de partida.
En total habremos recorrido 22 km, con unos 750 m de ascensión acumulada.
La actividad la catalogamos como de nivel III, que supone:

  • Recorridos en Media Montaña.
  • Recorridos con desniveles grandes que pueden superar ocasionalmente los 900 m.
  • Rutas de larga duración, entre 6 y 8 h.

Este tipo de rutas requieren experiencia en senderismo y buena condición física.






jueves, 28 de septiembre de 2023

Mapa y perfil de la ruta “de Siles a Cotillas por la Rayuela.”.-

 Actividad prevista para el sábado, 7 de Octubre de 2.023.-

Después del paréntesis estival, finalizado este largo y (demasiado) caluroso verano, retomamos actividades. Gracias a la iniciativa de nuestras compañeras Mª Eugenia Felipe y Noelia García Morrás, vamos a realizar ruta a pie, desde Siles (Jaén) a Cotillas (Albacete), por la Rayuela, una actividad de senderismo muy montañera, con un trazado que recorre espectaculares parajes del Calar del Mundo.
Se trata de una ruta lineal que asciende al Puntal de la Rayuela desde Siles, para recorrer luego el Calar del Mundo por diversos parajes, como La Laguna de Bonache y Tornajos de Cotillas, terminando con un bello descenso por un viejo camino de pastores hasta Cotillas.
La ruta discurre en todo momento por caminos, senderos y caminos de herradura, más o menos bien definidos. La dificultad estriba en su longitud, en la pendiente de algunas rampas y en la posibilidad de despistarse entre la maraña de caminos y senderos.
El autobús nos dejará a la entrada de Siles desde la A-310 en un pequeño recodo-aparcamiento situado en la margen izquierda de la misma. Iniciamos ruta por la C/ Arenal, una ligera cuesta que nos servirá de calentamiento y prácticamente sin abandonar la C/ Carrascal saldremos del municipio en dirección Noreste por el camino JV-7011, camino que abandonaremos en unos 150m tomando otro, la Vereda de la Pedriza, que pasa por la fuente de los Pilarejos, y nos lleva directos al Mirador del Portichuelo desde el que tendremos una bonita vista del pueblo que hemos dejado atrás.
Este punto es inicio del PR A 78 Sierra Alta de Siles- Puntal de la Rayuela o Ajedrea. Tomaremos aquí la Vereda del Portichuelo, siguiendo las marcas del sendero, que seguiremos en los próximos 2 km, cruzando hasta en cuatro ocasiones el camino JV-7011 para ir atajando su trazado que serpentea ascendiendo por el monte. Casi inmediatamente al último cruce con aquel, abandonaremos la Vereda y el trazado del PR, por su margen derecha, poniendo rumbo directo en dirección Oeste hacia el Puntal de la Rayuela. Lo haremos por una senda que discurre entre arbolado de tejos, pinos y sotobosque. La desaparición del arbolado nos indica que en unos 200 m alcanzaremos el primer hito de la ruta, el Puntal de la Rayuela o de la Ajedrea (1507 m), estupendo mirador de prácticamente 360 º con su caseta de vigilancia de incendios desde el que divisaremos desde el Cambrón hasta las Acebeas, pasando por el pantano de Siles.
Retomamos camino desandando el último tramo por el que llegamos al Puntal, esta vez en dirección Este, para alcanzar el cerro del Boquerón, manteniéndonos a una altitud constante de 1450 m durante algo más de 1 km.
Conectamos de nuevo con el sendero del PR-A 78, y tras un pequeño tramo de nuevo sobre la Vereda del Portichuelo que constituye el sendero, lo dejamos para seguir, en dirección Noreste, hacia el Collado de los Postes (1421 m). Pasado este punto discurriremos un buen rato paralelamente al Arroyo del Barranco Hondo, hasta el Cortijo de los Calarejos, después de pasar por el Pozo de la Viuda. Habremos descendido ya unos 100 m.
Siguiendo en l misma dirección, dejando el cauce del arroyo, al cabo de unos 500 m, desaparece la vegetación: Hemos llagado a la Laguna de Bonache, situada a 1290 m de altitud. Se trata de una laguna de origen Kárstico, alimentada por agua de lluvia (así, es frecuente que, a finales de verano, principios de otoño, esté casi sin agua).
Ya hemos superado ligeramente la mitad de la ruta. Retomamos camino hacia el norte iniciando de nuevo una leve ascensión en dirección a la Dehesa de Angulo, aunque continuamos, sin descender, tomando desviación al Este, a la derecha, que, remontando un suave desfiladero, nos permitirá ver Cotillas, fin de nuestra ruta, y atravesar, hacia el km 16, el límite entre Andalucía y Castilla-La Mancha. Alcanzamos tras una ligera subida, separándonos a la derecha del borde de los Peñones, el Vallejo de los Arenales (1400 m), e iniciamos un paseo espectacular de unos 2 km por la ladera del Calar del Mundo, junto a la falda del cerro de La Noguera (1329 m). Tras el paseo por una senda marcada por el paso del ganado, y después de admirar magníficos ejemplares de quejigos y carrascas, iniciamos descenso hacia el fondo del valle. Apenas nos quedan 5 km para alcanzar nuestro objetivo final.
Por el paraje de la Noguera, un espectacular sendero de herradura nos va descendiendo por una zona rica en agua, con abundantes fuentes, como la del Hornillo y la del Sax, y algunos arroyos. Tras una ladera de pinos, llegamos al Rincón del Judío, y, en apenas 1 km entraremos a Cotillas bordeando el cerro del castillo de la Hiedra, por el Este. En total habremos recorrido 23 km y 1000 m de ascensión acumulada.
La actividad la catalogamos como de nivel III, que supone:

  • Recorridos en Media Montaña.
  • Recorridos con desniveles grandes que pueden superar ocasionalmente los 900 m.
  • Rutas de larga duración, entre 6 y 8 h.

Este tipo de rutas requieren experiencia en senderismo y buena condición física.






sábado, 27 de mayo de 2023

Mapa y perfil de la ruta “CMSA Royo Odrea, Albarda, cuevas de Las Losas, y regreso por Las Hoyas”.-

 Actividad prevista para el sábado, 3 de Junio de 2.023.-

El itinerario que recorreremos en esta actividad de senderismo es parecido al que ya recorrimos el 23 de Diciembre de 2018:

https://cmsierraalcaraz.blogspot.com/2018/12/mapa-y-perfil-de-la-ruta-desde-royo.html

Como decíamos, este recorrido senderista es un paseo muy agradable por la falda sur de la sierra que cierra la margen derecha del río Mundo, entre la Peña del Caballo (1.206 m) y la Sierra de la Fontezuela, frente a Ayna. Realizaremos una ruta circular al sur de la aldea ayniega de Royo Odrea, para subir al Pico de la Albarda (1.254 m), visitar las cuevas próxima a la del Rubio y regresar por el Collado de las Sabinas y la aldea de las Hoyas, aunque, esta vez, bajando directamente, sin alcanzar la sierra de la Fontezuela ni el GR 67.
En función de la climatología, del tiempo que tengamos disponible, o del esfuerzo o lo largo que queramos que sea el recorrido, el itinerario que planteamos puede recortarse, bien saliendo desde el pk 15 de la carretera provincial AB 508, cerca de la conexión con la CM 3203, a Elche de la Sierra; bien descartando el recorrido a las cuevas de las Losas, o incluso descartando la subida a la Albarda. También es cierto que puede ampliarse, alcanzando la sierra de la Fontezuela, o llegando hasta Ayna por el trazado del GR 67 o del sendero Aý 03, marcado recientemente.

Así, partiremos desde el puente de Royo Odrea por el camino que comunica las huertas trnsitando la margen izquierda del río Mundo. A algo menos de 1 kilómetro, a medio camino a las casas de Los Cárcavos, cruzamos el puente que nos sube a las casas frente al cortijo del Pontarrón, donde tomamos el viejo sendero de herradura que sube hasta la fuente de La Albarda por el paraje de Los Ortegas. Sendero que, aunque empinado, se sube bien, entre viejas terrazas de oliveras y pinos.
Desde el collado de los Ortegas, por la derecha, seguimos el sendero. A los pies de La Albarda se convierte en senda, de buen firme por lo transitada. Encontramos unos antiguos tornajos de piedra, rotos, junto a una fuente alojada en una pequeña y vieja caseta. A unos ochocientos metros desde el collado, aparece una senda que se desvía a la derecha, marcada con algunos hitos de piedras, que nos llevará a las cuevas de las Losas. Continuamos la senda, sin desviarnos, para subir al pico de la Albarda. A unos quinientos metros, pasado el desvío a las cuevas, llegamos al collado de la Albarda, y desde ahí, a mano izquierda, subiremos a la cima, por una senda algo pedregosa y escarpada, que hay que seguir con atención porque, en algunos puntos, no esta muy marcada. Las vistas, desde el vértice, son espectaculares.
Regresamos por el mismo camino que hemos recorrido, de nuevo hasta el desvío a las cuevas, que quedará ahora a mano izquierda. Tomamos el desvío y seguimos la senda, marcada con algunos hitos de piedra con los que algunos escaladores señalizaron la senda. Nos lleva a una amplia cueva, encima de las paredes del cañón del río Mundo donde se encuentra la Cueva del Rubio. En bastante singular y espectacular. No hay caminos claros en esta zona, pero daremos una vuelta por el entorno, que las vistas lo piden.
Aprovechando alguna trocha de animales que nos lleva hasta las paredes rocosas de nuestra izquierda, sorteando algo de vegetación y remontando la ladera de la Peña del Caballo, ganamos la cuerda que la une con La Albarda. Es un camino poco marcado y pedregoso a tramos, pero que nos permite llegar hasta el collado de la Albarda, otra vez.
Desde aquí, a mano derecha, por la falda norte de la Albarda, está la senda que nos llevaría al collado de las Sabinas. Pero esta vez lo vamos a alcanzar regresando por el mismo camino por el que habíamos venido desde el collado de los Ortegas, y, de nuevo allí, remontando la colina al Este, justo enfrente de nosotros, y siguiendo su cuerda hasta, prácticamente llegar a la carretera, encontramos una senda limpiada recientemente. La senda, siguiendo por la izquierda, por el barranco de un arroyo que parte en este punto, y más o menos cerca y paralelo a la carretera CM 3203, se hace algo más ancha, y al cabo de unos novecientos metros, giramos a la derecha, cruzamos el cauce del arroyo, bajando directamente a las casas de la aldea de las Hoyas, pasando por bancales de olivos y almendros, y recortando las curvas de la carretera, que cruzaremos un par de veces.
Ya cerca de la aldea, tenemos próximos los recorridos del GR 67 y del sendero Aý 03, por si queremos y podemos prolongar la ruta.
Habremos recorrido unos 13 km con unos 800 m de desnivel acumulado. El recorrido es versátil y, como ya hemos comentado, puede recortarse o ampliarse.
La actividad se cataloga como de nivel II, que supone recorridos en montaña accesible, con desniveles medianos (de 300 a 600 m), por senderos y montaña, que no sobrepasa los 20 km, con una duración media de entre 4 / 6 h, al menos.





jueves, 11 de mayo de 2023

Mapa y perfil de la ruta “Vado de Tus, Puntal de la Escaleruela, Pico Calar, Cuesta del Fraile y regreso”.-

Actividad prevista para el sábado, 20 de Mayo de 2.023.-

El itinerario que recorreremos en esta actividad de senderismo es prácticamente el mismo que ya recorrimos el 26 de Diciembre de 2015:
https://cmsierraalcaraz.blogspot.com/2015/12/mapa-y-perfil-de-la-ruta-calar-del.html
Es un recorrido espectacular, como todos los recorridos por los Calares.

Partiremos desde el Camping de Tus, siguiendo dirección hacia Collado Tornero por la carretera unos 800 m, hasta encontrar, a nuestra derecha, las marcas del GR 66.2, que tomamos.
Siguiendo las marcas del GR, y después de una subida con pendiente, pasaremos junto a la aldea de Las Lagunicas, ya en suave ascenso para, poco después, atravesar el arroyo de Los Marines, dejando a nuestra derecha el Cortijo de la Lastra. Siguiendo el sendero marcado del GR, Alcanzamos un farallón calizo, que nos descubre espectaculares vistas. Lo rodeamos, y continuamos siguiendo ya la Vereda de Siles. Esta Vereda pertenece a la red de caminos pecuarios tradicionalmente ligados a la actividad de la trashumancia o traslado a pie del ganado entre los pastos de invierno y los de verano; parte del camino se encuentra empedrado, marcando el trazado exacto de la vereda.
La subida, no muy acusada, está cubierta de un pinar frondoso y, poco a poco, con la altura, la vegetación va cambiando a un matorral espinoso y arbolado típico de montaña.
Estamos ya en el Puntal de la Escaleruela. Atravesaremos un canchal o acumulación de fragmentos de roca formados por la sucesión de ciclos de hielo-deshielo y también encontraremos algunas de las formas típicas de un Calar, depresiones más o menos redondeadas llamadas torcas o dolinas y acanaladuras de distinta longitud y profundidad llamadas lapiaz, modeladas por la disolución de las rocas.
Desde aquí podemos contemplar, desde el pico más alto del Parque Natural, el Mentiras, con 1.896 metros, hasta el Estrecho del Diablo, profundo cañón por el que discurre el río Tus, entre el Calar del Mundo y el Calar de la Sima.
Atravesando el Puntal de la Escaleruela, dejamos las marcas del GR para continuar por sendas a través de la torca de Los Carros y el Torilón nuestro camino para alcanzar el punto más alto de la ruta, el Pico Calar (1.632 m.).
Desde aquí, sobre el lapiaz y las rocas calizas, cresteando por el relieve del Calar del Mundo, pasaremos por El Paredón, las Aceas y la Torca Redonda, buscando el Poyo de Cotillas, para iniciar la bajada por la Cuesta del Fraile. Esta Cuesta es un sendero de gran pendiente: Tiene tramos (cortos) de más del 50%. Con el vertiginoso descenso, que obliga utilizar calzado con la adecuada adherencia y a extremar la prudencia, llegaremos a las casas de Los Barrancos de Arriba y posteriormente a La Tinada de los Manchegos donde volvemos a retomar el sendero con las marcas del GR 66.2, en Las Lagunicas, siguiendo desde aquí el mismo camino que al inicio de la ruta.
Habremos andado unos dieciocho kilómetros, con más de 1.000 m de ascensión acumulada.
La actividad la catalogamos como de nivel III, que supone:

  • Recorridos en Media Montaña.
  • Recorridos con desniveles grandes que pueden superar ocasionalmente los 900 m.
  • Rutas de larga duración, entre 6 y 8 h.

Este tipo de rutas requieren experiencia en senderismo y buena condición física.



 


viernes, 7 de abril de 2023

Mapa y perfil de la ruta “Cazorla – Cintos del Banderillas”.-

 Actividad prevista para el sábado, 29 de Abril de 2.023.-

Quizá sea esta la ruta de senderismo más bonita y espectacular que podemos realizar en el parque natural de Cazorla, Segura y Las Villas, sin desmerecer a otras en el mismo entorno, aunque menos conocidas y transitadas. Si tenemos que recomendar una a alguien que no conozca el parque, sin duda es esta. Este parque es el más extenso de España, y el segundo espacio protegido más extenso de Europa y reserva de la biosfera.
Es de los pocos sitios en España donde te puedes perder, en el sentido de extraviarse del camino.
Nuestra ruta discurre por las elevaciones montañosas de la margen derecha del río Borosa, siguiendo, en la primera parte, el antiguo trazado del sendero PR-A-192, desde la piscifactoría del Borosa a la cumbre del Banderillas (1.993 m), pero desviándose pasado el Tranco del Perro, cerca del collado de Roblehondo, a la derecha, para recorrer los cintos del Fraile y de la Higuera, llegar hasta los pies del Picón del Haza, y alcanzar el nacimiento de Aguas Negras, junto al embalse.
Por los túneles de la canalización de agua que alimenta la central eléctrica del Borosa, bajamos hasta el salto de los Órganos, un desplome de agua que ha labrado en la piedra caliza un relieve singularísimo, y, siguiendo el curso del Borosa, regresa a la piscifactoría, a través de la cerrada de Elías.
En general, la ruta es dura, por lo largo del recorrido, y por lo diverso de los firmes que encontramos en el trazado. Pero bien merece la pena el esfuerzo: La diversidad de los parajes, lo espectacular de las montañas, formaciones rocosas, pasos y lugares singulares, y la variedad y belleza de los paisajes que encontramos en un solo recorrido, no dejan a nadie indiferente, y se recuerdan siempre.
Y sin más preámbulos, comenzamos el recorrido en la piscifactoría del Borosa, a unos nueve kilómetros de Coto-Ríos, y próxima a la Torre del Vinagre y al área recreativa de los Rodeos. Encontramos aquí el centro de interpretación del Borosa, y una zona amplia del cauce, frecuentada por visitantes y pescadores, con una orografía singular. Una pista forestal bastante ancha, discurre por la margen derecha del Borosa. La recorremos unos metros, pasando el puente junto a la piscifactoría, y la barrera que impide el paso a vehículos. Al cabo de unos trescientos metros, a la izquierda, se abre el barranco del Ruejo, un arroyo que cierra la masa forestal de la Maleza de Santiago. Habitualmente, hemos remontado por aquí la cuerda de la margen derecha del Borosa, con bastante pendiente, pero siguiendo la pista unos ciento cincuenta metros más, pasada la fuente, está el principio del sendero, que nos llevará al mismo sitio, con más zetas y menos pendiente. Se observa alguna marca del PR-A-192, aunque muchas se han borrado por falta de mantenimiento del sendero, dicen que intencionadamente, por lo frecuente de los que se perdían intentando recorrerlo.
Recorremos la cuerda de la sierra unos cuatro kilómetros y medio, ascendiendo unos quinientos metros, con pendiente de más del veinte por ciento, hasta las faldas del cerro del Pesquisidor. Comenzamos en cota 650 y ya estamos en cota 1.150 m. El sendero es bueno, con alguna zona rocosa. Discurre entre pinos, y se abre por momentos, dejando contemplar panorámicas espectaculares del parque sobre el Borosa.
La senda nos da un respiro llagando al cortijo de Laza (o, quizá, “del Haza”). Aquí se izaba una sencilla cruz, en un mirador espectacular. Solo dan fe de los antiguos cortijos, sus ruinas, en muchos casos obligados a ser abandonados por la creación del parque, aunque todo este entorno natural remonta su historia hasta tiempos en que la madera era la materia fundamental en la construcción de barcos para la marina española.
Quinientos metros de llano, para bajar unos cien metros hasta el barranco de los Adredareros (o, quizá, “de los Abrevaderos”). Y volver a la subida. Llevamos, hasta aquí, unos seis kilómetros y medio, y 600 m de ascensión acumulada.
El sendero sigue siendo bueno. En el barranco se pierde un poco, pero con un poco de atención y sabiendo que nos vamos por la derecha de la ladera, lo retomamos. Ascendemos por la ladera de Los Torcalillos, una formación montañosa, al Oeste y paralela a la del Banderillas, pero mucho más modesta. El bosque de pinos nos envuelve de nuevo, y vamos rodeando la ladera, siempre en subida. En algún tramo el sendero se deteriora por la erosión, pero se progresa bien.
Por fin, llegamos al collado de Roblehondo. Llevamos nueve kilómetros y medio de camino, y más de 900 m de subida acumulada, en cota 1.400 m. Este es un punto con una panorámica espectacular. Tenemos a la vista la cuerda del Banderillas, imponente.
El sendero, muy desdibujado por lo pedregoso, las lascas y los escalones, sigue hacia arriba, hacia la mole pétrea del Banderillas. Aquí, a base de dinamita, se abrió un paso, el Tranco del Perro, para comunicar el valle con los Campos de Hernán Perea, al otro lado del Banderillas. Es un paso que no supone dificultad, salvo el salto de una vieja barrera de troncos, la cuesta arriba, y que el sendero de herradura tiene la horma desmoronada. Estos derrumbes no le quitan espectacularidad al paso. Era frecuentado por la Guardia Civil y los guardas del parque para evitar la caza furtiva en otros tiempos. Tras un zig-zag detrás de otro, llegamos a los pies del Puntal del Águila. Tenemos puntales de la cuerda del Banderillas a un lado y a otro, fuertes pendientes, rocas y senda poco marcada. Llevamos algo más de diez kilómetros y medio y más de 1000 m de ascensión acumulada.
Salvamos un pequeño collado a la derecha, y ante nosotros tenemos el techo del cinto de la Higuera. Imponentes paredes de piedra se alzan a nuestra izquierda, y un balcón nos da vistas espectaculares a la derecha. Entre ambos, una franja de unos cien metros (o menos) de ancho, nos sirve de pasillo para progresar. La senda baja y sube, con frecuentes erosiones y piedra sueltas, pero transitable.
Pasado el Puntal de las Cabras, encontramos la Cuesta del Picachal, bajando hasta la Hoyica del Jorro. La remontamos, con alguna dificultad porque el boj nos cierra un poco el paso. Y, al otro lado, se abre el cinto del Fraile. Es increíble que hubiese aquí un campo arado en otro tiempo: Cómo podrían subir hasta aquí para trabajar la tierra y bajar la cosecha. Las ruinas del cortijo del Haza guardan su secreto. Sin duda, este trecho desde el collado de Roblehondo hasta el Picón del Haza, gran farallón que tenemos enfrente es un paraje que no podremos olvidar. Recorremos una franja de terreno colgada a más de 1.300 m de altura. Espectacular es un adjetivo que se queda corto. Hasta remontar la falda del Picón del Haza, donde comenzamos a descender, habremos recorrido unos quince kilómetros y medio, con algo menos de 1.100 de ascensión acumulada.
Dando la vuelta al Picón del Haza, girando a la izquierda, con poco sendero y frecuente piedra suelta, llegamos al canal que alimenta la central eléctrica del Borosa, que se abre paso desde el embalse. Junto al canal, que tendrá un metro de ancho, más o menos, ya tenemos un camino cómodo de andar. Lo tomamos a la izquierda para acercarnos al embalse del Borosa y nacimiento de Aguas Negras. Está a unos ochocientos metros y pasaremos por un par de túneles. El camino se hace escalonado en algún tramo y descarnado por la erosión. Más al sur del embalse está la Laguna de Valdeazores, otro embalse en el arroyo del mismo nombre, pero se nos queda un poco lejos en esta ocasión.
Esta zona, con el agua enlagunada y el relieve que la rodea es muy bonita. Habremos andado hasta aquí cerca de diecisiete kilómetros, con unos 1100 m de ascensión acumulada.
Emprendemos el regreso. Desandamos el camino, paralelos al canal, y lo continuamos girando a mano derecha a las faldas del Picón del Haza. Encontramos la boca de otro túnel. Éste tiene bastante más recorrido que los otros, que eran aberturas en la roca. Este tercer túnel parece una galería, con un pasillo estrecho entre la pared y el canal que discurre por el centro. Hay algunas ventanas abiertas por las que se ventila y entra luz. Suele haber bastante gente transitando, y el pasillo se hace así, más estrecho. Serán unos doscientos metros de túnel. Salimos al valle del Borosa, que podemos contemplar a 1.200 m de altura. El camino se hace ancho, con bastante pendiente y piedra suelta. Nos baja unos cincuenta metros. Y encontramos otra de las maravillas de este itinerario y de todo el parque: El salto de los Órganos. Es la caída de agua que alivia el embalse del Borosa, y que ha labrado en la roca caliza unas formas singulares que recuerdan a estructuras de basalto, a tubos de un gran órgano de una iglesia. En la base, un pequeño estanque y el arroyo forman, con el salto del agua y el relieve, un conjunto de gran belleza. Mucha gente viene hasta aquí en el camino de ida y vuelta por el Borosa que recorreremos en nuestro regreso.
Nos quedan unos diez kilómetros, casi todo cuesta abajo, pero más de dos horas de camino hasta la piscifactoría. No tiene dificultades. Es amplio y con buen firme, salvo contadas excepciones, sobre todo hasta llegar a la central hidroeléctrica. Hasta ahí, bajamos con bastante pendiente, pasando por una zona de desprendimientos. Caminamos por la margen derecha del Borosa. En el cauce aparecen formaciones caprichosas, de piedra, que ha labrado el agua con el tiempo, en un entorno forestal y de vegetación espectacular. Una de estas formaciones es la cascada de la Calavera.
La central la encontramos tras unos diecinueve kilómetros de camino. Aquí encontramos una fuente. Un poco más adelante, podemos contemplar como bajan las tuberías que la alimentan, con gran pendiente, en una obra de ingeniería espectacular, de otros tiempos, y también, en lo alto, los parajes que hemos recorrido hace unas horas.
Dos kilómetros más adelante, ya con menos pendiente en el camino, pasamos por una zona de confluencia de arroyos: Es la fuente del Nidilo, primero, y después la cerrada del puente de piedra. El camino sigue, bajando progresivamente. Un poco antes del kilómetro 23 de ruta, se abre una bifurcación a la izquierda, donde parte un sendero, que tomamos, para recorrer la cerrada de Elías. Es un espacio cerrado, un barranco que ha abierto la erosión del agua, muy angosto en algunos tramos, donde se han habilitado pasarelas y puentes. El agua fluyendo, la vegetación y las paredes rocosas, forman un conjunto precioso, frecuentado por muchos visitantes. Es, sin duda, uno de los lugares emblemáticos del parque. Estas cerradas son frecuentes en él. La cerrada del Utrero y la cerrada del Pintor, son muy espectaculares.
La salida de la cerrada se hace en Vado Rosales, donde retomamos la pista que habíamos dejado. En el kilómetro veinticinco y medio, pasamos por el puente de este Vado, y algo menos de un kilómetro más adelante, encontramos otro, en un lugar donde las fuerzas orogénicas han creado unos espectaculares pliegues que se observan con claridad en el relieve de las paredes y suelo del cauce del río. Son los Caracolillos. El puente da paso a una bifurcación del camino. Continuamos por la derecha, sin cruzarlo.
Otro kilómetro más, y llegamos a otro punto singular, la desembocadura del arroyo de las truchas, que forma el Charco de las Graceas, donde la orogenia ha labrado el piso del cauce, de forma evidente y singular.
Y un poco más adelante, el camino y el cauce se ensanchan bastante. Pasamos de nuevo por la fuente, el barranco de Ruejo, la barrera que cierra el camino. Estamos, de regreso, en la piscifactoría.
Habremos andado unos veintisiete kilómetros, con más de 1.100 m de ascensión acumulada.

La actividad la catalogamos como de nivel III+, que supone:

  • Recorridos en Media Montaña.
  • Recorridos con desniveles grandes que pueden superar ocasionalmente los 900 m.
  • Rutas de larga duración, entre 6 y 8 h.

Este tipo de rutas requieren experiencia en senderismo y buena condición física.
Quizá habría que añadir un “+” extra, por que serán más de ocho horas de ruta por caminos de todo tipo y un desnivel acumulado importante.