lunes, 11 de octubre de 2021

Mapa y perfil de la ruta: “De La Graya a Yeste”

 Actividad prevista para el sábado 16 de Octubre de 2021

Pretendemos con esta actividad montañera de senderismo ir desde la aldea de La Graya hasta Yeste, por el viejo sendero de herradura de la aldea de Seje, hasta el alto de el Puntal, haciendo un recorrido por la sierra de los Molares, pasando por el puente de Vizcaino y entrando a Yeste por el barranco del Oro.

El viejo sendero a Seje.

Partimos desde el Colegio Rural Agrupado de La Graya, o esa es la intención, porque no sabemos si el autobús será capaz de subir las empinadas curvas de la carretera local A-63…

Bajamos un poco la calle, y en el primer cruce giramos a la derecha para ponernos en dirección Este hacia la aldea de los Churritales. Poco después de pasar el lavadero de la aldea, que queda a lo alto del camino, cruzamos el arroyo de la Molata. Se nos acaba el asfalto y la pista será de hormigón hasta las últimas casas, un kilómetro, más o menos, donde tomamos el camino que continua nuestra dirección, mientras que dejamos la pista que hace un pronunciado giro. Y poco después, se separa subiendo un sendero a mano derecha, que es el que remontamos.

Al cabo de un kilómetro y medio cruzamos el arroyo del estrecho de Pedro. Subimos por la senda con buena pendiente. Encontramos bastante piedra suelta. Dos kilómetros y medio y hemos subido ya doscientos metros. Pasamos, siguiendo hacia arriba y a la derecha, el desvío a Churritales. Seguimos el sendero que se empina con bastante pendiente y piedra suelta. De vez en cuando toca recuperar el aliento mientras contemplamos el magnífico panorama del valle del Segura. Pasamos varios cruces, la sencilla fuente del Poyo y viejas terrazas de oliveras y nogueras. Parece que no se termina nunca la subida y el esfuerzo se nota. Afortunadamente, las vistas y el sendero lo hacen más llevadero. El último trecho es espectacular: Entre farayones, la senda se ensancha y culmina en un gran escalón que nos regala magníficas vistas del valle del Segura desde el Calar de la Sima a Yeste. Hemos subido quinientos metros en cuatro kilómetros.

La Sierra de los Molares.

Al llegar a los Escalones, el Puntal queda a nuestra izquierda. Podemos subirlo, pero no hay senda y la cuesta es pronunciada. En un principio, teníamos previsto crestear hasta la bajada al puente de Vizcaino, pero es realmente dificultoso el avance: Los senderos, que nadie ha recorrido en mucho tiempo, están perdidos; espesa vegetación, arbolado, firme muy irregular… Buscamos alternativa para recorrer la Sierra de los Molares, y la encontramos por la Solana del Chaparral, donde encontramos camino desde los Escalones, a la derecha, progresando en dirección Este.

Comenzamos a bajar. Al principio no hay camino. Se intuye alguna senda con viejos mojones, pero nada concreto. Mucha vegetación y piedra suelta, aunque se progresa aceptablemente. Al poco aparece un espacio más despejado y empieza un viejo camino que baja y nos permite un descanso y progresar mucho más rápida y cómodamente. Recorremos la Solana del Chaparral, laderas de la Sierra de los Molares, que quedan a nuestra izquierda. El viejo camino conecta con otro más reciente y transitado cerca del arroyo Sujayar (o Sujayal). Este tiene un relleno de guijarros y grava. Se anda bien. Pasamos varios cruces de caminos y sendas. Por aquí progresamos tres kilómetros, bajando cien metros, hasta una zona con varias caleras, donde lo dejamos, saliendo por iniestas, a la izquierda. Buscamos un sendero, viejo y perdido. Lo encontramos junto a una de las caleras. Parece más una torrentera caliza que un sendero, pero nos sirve para subir al Collado de las Muelas. Estamos en el kilómetro siete de la ruta, y en este último kilómetro hemos recuperado los cien metros de altura perdida desde los Escalones.

Aquí el terreno cambia. Ya no hay senda clara, y toca progresar casi campo a través hasta el siguiente camino. Teóricamente, según los planos, hay una senda, pero está bastante perdida. Encontramos algunos tramos, pero, nada claro. Al menos, se puede progresar, pero, eso sí, no se puede perder la concentración por lo desnivelado del terreno, porque hay mucha piedra suelta, vegetación, ramas y raíces, que nos pondrán a prueba.

Un kilómetro de bajada y llegamos al camino que nos va a subir a los altos de Los Pocicos. De nuevo, el camino vuelve a ser cómodo y se progresa bien. Subimos otros cien metros, más o menos, en dos kilómetros. Comenzamos el descenso al puente en el kilómetro diez y pico de ruta. Todavía nos quedan casi dos kilómetros por zonas altas de la Sierra de los Molares. Marchamos por pista y camino muy cómodo, suavemente cuesta abajo. Este trecho nos lleva al kilómetro once y medio de la ruta.

La bajada hasta el puente.

En este punto, dejamos el camino para descender con más pendiente por un barranco que se abre a la izquierda del camino. La pendiente es mayor y ya no tenemos la comodidad del camino, prácticamente no hay ni senda, aunque se puede avanzar, eso sí, con cuidado. Esta bajada se prolonga kilómetro y medio hasta el Collado de la Molata. Y a partir de aquí, si antes teníamos bastante pendiente, ahora tenemos más, del 35%. La senda está muy perdida, pero será la menor de nuestras dificultades, por la fuerte pendiente, la piedra suelta y el firme deslizante que obliga a progresar asegurando los pasos, despacio y con mucha prudencia. Este tramo se prolonga algo menos de un kilómetro. Al final encontramos los restos de los antiguos caminos de herradura que nos comunican con el puente.

El puente de vizcaino.

En un panel informativo en el recorrido del sendero R03 de Yeste, nos cuentan que fue construido en 1933 por el arquitecto Boetticher, pupilo de Eiffel, al quedar separadas las márgenes del río Segura por la construcción del pantano de la Fuensanta y anegados los pasos naturales.

El puente está constituido por pasarelas suspendidas, originalmente con un tablero de madera asentado sobre una estructura metálica en celosía para dar más rigidez, y una barandilla para evitar caídas de la caballería al vacío. El tablero original, al deteriorarse por el inevitable paso del tiempo, se ha sustituido recientemente por placas de rejilla metálica galvanizada, que permiten ver la superficie del agua bajo nuestros pies, como si se tratase de un piso de cristal. Tiene un único vano de 82,5 m de luz entre ejes de torretas, con anclaje por castilletes de cemento en los extremos.

Un puente de otro tiempo, fantástico, que nos dejará un recuerdo imborrable.

La subida a Yeste por el Barranco del Oro.

Pasado el puente de vizcaino, toca afrontar la subida a Yeste. Hay un desnivel de unos trescientos metros que superaremos en un recorrido de unos seis kilómetros, por los antiguos caminos abiertos para comunicar el puente, y el paraje barranco del Oro, con entrada al pueblo por huertas y bancales de olivos centenarios y la Iglesia la Asunción de Nuestra Señora.

Tenemos tramos de buen camino y pistas forestales, al principio, aunque la salida del puente tiene alguna piedra suelta y algún árbol caído. La subida se hace con pendiente mantenida, con buenas vistas de la Sierra de los Molares, entre pinos y espartos, hasta pasado el kilómetro diecisiete de la ruta, donde dejamos la pista para tomar una empinada senda que se prolonga unos exigentes doscientos metros. Bajamos por tramos de pista y sendas, entre huertas, hasta el barranco del Oro. Éste, es un encajonamiento singular formado por arcillas carbonosas y cubierto de vegetación que constituía uno de los pasos a la antigua villa amurallada. Lo bajamos, para afrontar el último kilómetro de la ruta, entre caminos de huertas, bancales de olivos centenarios y algunos corrales. Sin duda es un kilómetro de prueba, muy empinado, que nos pondrá a prueba al final de la ruta. Y la guinda son las calles del pueblo, por la Iglesia de la Asunción y el Ayuntamiento, cuesta arriba, que cuando no son empinadas, tienen escalones.

Todos los esfuerzos habrán merecido la pena, pues se trata de un recorrido variado, con magníficas vistas y tramos singulares.

La actividad supone recorrer unos 20 km, con algo más de 1000 m de desnivel acumulado. La catalogamos como de nivel III+, por el desnivel positivo acumulado y tramos campo a través, terreno descompuesto y fuertes pendientes. Estas actividades suponen:

· Recorridos en Media Montaña

· Recorridos con desniveles grandes que pueden superar ocasionalmente los 900 m.

· Rutas de larga duración, entre 6 y 8 h.

Este tipo de rutas requieren experiencia en senderismo y buena condición física.




- oo O oo -

viernes, 17 de septiembre de 2021

Mapa y perfil de la ruta: “Picos del Oso y Gallinero”

 

Actividad prevista para el próximo 25 de Septiembre de 2021


Esta actividad de senderismo tiene su precedente en Septiembre de 2014.

Empezamos el recorrido en la aldea de Mesones. Desde Casa Nicolás, después de haber cruzado el puente sobre el río Mundo, buscamos la salida alta del pueblo, en dirección Noroeste, donde remontamos un empinado sendero que asciende por el barranco del arroyo de Mesones hasta una presa, donde un remanso de agua forma una pequeña laguna.

Nos desviamos, bordeando la charca, hacia el Oeste, por el barranco, que cada vez mas encaja al arroyo. Salimos de él para alcanzar un tramo de pista que dejaremos al poco, un par de curvas después, para empezar a subir por la cuerda de los Picos.

Remontamos la cuerda con bastante pendiente, por una senda estrecha y firme irregular, con piedra suelta, a tramos.

Alcanzar los picos del Oso, aunque no son muy elevados, 1455 m, supone un esfuerzo en el tramo final, porque encontramos pendientes de más del 40% y algún paso con trepada, aunque sin complicaciones. La recompensa es digna porque las vistas sobre el Calar del Mundo y sus faldas Norte son insuperables.

Descendemos, sin senda ni camino limpio por la ladera al Este, buscando la cuerda hacia el Noreste. Después de unos 500 m, encontramos una antiguas eras y, un poco más adelante, la pista que se llama Helechal. Hasta aquí habremos andado unos 4 Km.

Enseguida, tomamos la izquierda de un cruce que comunica con el antiguo camino de Riópar a la Vegallera. En dirección Norte, al cabo de un kilómetro y medio más o menos, por el camino – pista, cruzamos el arroyo de las Hoyas, y otro tanto más nos lleva al arroyo de la Peguera, por el trazado del PR-AB-24 (Paterna del Madera a Cañada del Provencio) donde encontramos una vieja área recreativa y nacimiento de agua en una caseta. Habremos recorrido unos 11 Km. Continuamos el sendero, ya en dirección Este, para llegar al Barranco del Judío y admirar el monumental Pino Toril. Esta senda, hasta el Collado del Judío es de las más bonitas. En el recorrido encontramos alguna piedra de molino que se quedó en el terreno.

Tras unos 14 Km de ruta, en el collado, seguiremos la cuerda del Gallinero hacia el Este, por terreno escarpado en algún tramo y firme de roca. Subiremos a la cima, a 1.629 m, contemplando el valle de Riópar, con una vista espectacular, y continuaremos el recorrido por la cuerda

que cuenta con algunas formaciones calizas especialmente singulares, bajando al cortijo del Manojal para tomar el sendero PR AB-23 que nos conducirá hasta Riópar, a través del barranco del Gollizo, cortijo del Limonero y aldea del Gollizo. Al tomar el barranco, el firme es pedregoso y algo deslizante. Después mejora conforme la pendiente se suaviza, desde el cortijo del Limonero, el recorrido se realiza por pistas de tierra y asfalto, hasta la entrada a Riópar.

La actividad supone recorrer unos 22 km, con algo más de 1200 m de desnivel acumulado. La catalogamos como de nivel III+, por el desnivel positivo acumulado y tramos campo a través. Estas actividades suponen:

  • Recorridos en Media Montaña.
  • Recorridos con desniveles grandes que pueden superar ocasionalmente los 900 m.
  • Rutas de larga duración, entre 6 y 8 h.

Este tipo de rutas requieren experiencia en senderismo y buena condición física.





miércoles, 26 de febrero de 2020

Mapa y perfil de la ruta: “Por la Senda del Estraperlista”



Actividad prevista para el próximo 7 de Marzo de 2020
La ruta que pretendemos recorrer se encuentra al Este de la localidad murciana de Calasparra. Su término municipal se encuentra enclavado en la comarca murciana del Noroeste. Está delimitado por la Sierra del Puerto al norte (que hace de límite con el término albaceteño de Hellín), el río Segura por el oeste, Cehegín por el sur (desde donde llega el río Argos, que atraviesa el municipio y bordea el núcleo de Calasparra, al igual que el río Quípar) y Cieza por el este.

La población de Calasparra se encuentra aproximadamente en el centro de su término, en las estribaciones de la Sierra del Molino, contando a sus pies con la amplia vega arrocera que le da fama ese estupendo y reconocido arroz bomba. Una de las características más importante de la zona es la gran cantidad de agua que viene a desembocar al río Segura lo que facilita el cultivo de este importante cereal.

El terreno, en general, es ondulado, abundando los “cabezos” o cerros por entre los que corren las aguas de avenidas de los ríos Argos, Quípar y Benamor

Recorreremos toda la cresta de la Sierra del Molino, línea divisoria entre la población de Calasparra y Cieza. Una ruta exigente por los constantes sube y baja de la sierra, que junto a algunos pasos técnicos en la aproximación a la cresta como en la bajada de la misma, hacen que debamos extremar la precaución.

Senda de los Estraperlistas:
Por territorio calasparreño y pegado al curso del Segura, discurre este itinerario que, en tiempos de posguerra y racionamiento, vecinos de Calasparra y Cieza utilizaban para pasar productos de contrabando de un municipio a otro

Descripción de la ruta:
Iniciamos nuestra ruta dirigiéndonos desde el aparcamiento de tierra situado a pocos metros de la depuradora municipal. Y poco después del colegio Los Molinos iremos por pista hasta encontrar el panel indicativo Pr mu 70 que a la izquierda nos introduce en el Cañón del Río Argos, por donde remontaremos por senda paralela al mismo, viendo viejas construcciones de acequias y balsas para encauzar el agua, ahora en desuso, en el ascenso dejamos de ver el río por la vegetación existente dejando la senda que llevamos a la izquierda poco después de pasar por una edificación en ruinas, desviándonos  fuera de senda y echando mano del GPS, hasta encontrar el portillo que nos de acceso a la cuerda que seguiremos.
Tenemos esplendidas vistas de Calasparra, desde aquí y hasta que lleguemos a la cota más alta, el pico Molino (825 m). no dejaremos de ascender de forma continúa teniendo siempre delante una elevación superior a la anterior. Los incendios sufridos en los años 2004 y 2010 hacen que la loma de la cresta tenga un aspecto devastado y nos encontraremos con restos de árboles calcinados.
A lo largo de toda la cuerda no hay senda marcada más bien es intuitiva y en algunos tramos aéreos que no revisten excesivo peligro, debemos extremar la precaución.
A pesar de que no dejamos de ascender lomas (y por supuesto descenderlas) no vemos el final de la cresta, aunque si empezamos a ver el agua del embalse de Alfonso XIII, del río Quipar.
Por fin a lo lejos vemos el deseado pico Molino, aunque aún nos queda un rato para alcanzarlo, una vez allí las vistas del pantano y de la vega murciana son asombrosas.
Nos merecemos un buen descanso después del camino realizado  y antes del descenso que iniciaremos en el que tenemos que ir muy pendientes del track, ya que no existe senda definida, hasta alcanzar el barranco de los Revolcadores para tomar una estrecha senda que nos lleve hasta el camino del Esparragal por el que transitaremos paralelamente al río Segura por la senda de los estraperlistas (el sendero de madera que nos acerca a los abrigos existentes está cortado) un buen tramo por camino que más tarde pasa a convertirse en senda y del que veremos bonitos recodos, pasaremos junto a un refugio hecho con esparto. Frente a nosotros y al otro lado del cañón vemos las paredes de la sierra de la Palera.
Podemos asomarnos a las juntas del río Segura con el río Quipar, más tarde la senda desaparece para coger la cuerda de la abrupta sierra de la Albarda y regresar, por todo lo alto, al barranco que nace en el collado que la separa de la del Molino y descender hasta el punto donde finaliza la ruta-y se unen el GR7 o antiguo camino del embalse y la carretera que viene de Calasparra a Cieza.
La actividad supone recorrer unos 16 km, con algo más de 1000 m de desnivel acumulado. La catalogamos como de nivel III, aunque no resulta fácil, por las subidas prolongadas en tan poca distancia y frecuentes tramos campo a través. Estas actividades suponen:
·         Recorridos en Media Montaña
·         Recorridos con desniveles grandes que pueden superar ocasionalmente los 900 m.
·         Rutas de larga duración, entre 6 y 8 h.
Este tipo de rutas requieren experiencia en senderismo y buena condición física.
Antonio Barrios.





viernes, 31 de enero de 2020

Mapa y perfil de la ruta: “Desde la Hunde a Carcelén”


 Actividad prevista para el próximo 8 de Febrero de 2020
Al nordeste del municipio valenciano de Ayora, al pie de la sierra de Palomeras o muela de la Hunde, a 875 metros de altura, nos encontramos este paraje, el de La Hunde (o la Unde, como aparece en los planos): Uno de los patrimonios naturales más importantes de la comunidad Valenciana.
Muy cercano a este, y ya en nuestra provincia, se encuentra la pequeña localidad de Carcelén, que se sitúa al abrigo de dos grandes muelas, la de Carcelén y la del General.
La ruta que se propone nos adentra en el paraje de la Hunde, subiendo a su máxima cumbre, el cerro Palomeras (1.260 m), recorriendo toda su muela, para pasar, posteriormente, a través de caminos, sendas y barrancos, a la muela del General, descendiendo, desde allí, al pueblo de Carcelén.
Comenzamos la ruta en el inicio del camino del pozo Vidal, unos metros antes del puente de la Zorra, en la carretera que va desde Carcelén hasta Alpera, CV-438, en el km 25. Desde allí y siguiendo el camino algo más de dos kilómetros, en continuo ascenso, llegamos a un abrevadero y una balsa. En ese punto, a mano izquierda, nace una senda que nos lleva, directamente, al campamento de la Hunde; pero antes de cogerla, nos desviaremos unos quinientos metros para visitar la cueva del pozo del tío Vidal, más conocida como cueva del lago.


Justo debajo de ella se encuentra una amplia sala plagada de estalagmitas y estalactitas, con un bonito lago de cristalinas aguas. La única manera de acceder a esta sala es a través de una gatera en la que habría que rapelar unos 8 metros y donde la dificultad no radica en bajar, sino en volver a subir, por lo queda reservado a los amantes de la espeleología. Nosotros nos conformaremos con ver la antesala de la cueva, y asomarnos con una linterna para ver la gatera por la que se baja.
Volvemos a desandar el tramo de la cueva y retomamos la ruta en la senda a la que nos referíamos antes, que nos llevará, en algo más de dos kilómetros, hasta la fuente de la Cadena, en la Hunde, allí hay ubicado un campamento y zona de descanso donde pararemos a tomar un tentempié para afrontar la subida al cerro Palomeras.

Nos disponemos a salvar un desnivel de casi 300 metros en menos de dos kilómetros, remontando una bonita senda que nos lleva, poco a poco, a la cumbre, y que nos va ofreciendo, continuamente, vistas fabulosas. Y como somos del “Sierra”, en cuanto queramos darnos cuenta, estaremos en lo alto de la muela contemplando el valle de Ayora.
Una vez arriba comenzamos un largo descenso de unos ocho kilómetros: Primero por el camino del corral de la muela y, posteriormente, por el arroyo de Tolonche, para afrontar la última subida, a la muela del General, por el barranco de los Castillejos.
Una vez arriba, llanearemos entre molinos electrogeneradores por la muela, para acometer la bajada al pueblo.
Cabe destacar que existe la posibilidad de continuar por el camino del Corral de la Muela, hasta los molinos, evitando así la bajada por el arroyo de Tolonche y la posterior subida por el barranco de los Castillejos. Ahorramos así, unos cuatro kilómetros de caminata. Los que decidan elegir esta opción, deberán esperar al resto del grupo en las molinetas, para hacer la bajada a Carcelén todos juntos.
Así la ruta sería un poco más accesible para quien no quiera tanta distancia.
En total habremos recorrido unos 22 kilómetros salvando un desnivel de unos 650 metros.
La actividad la catalogamos como de nivel III, no por el desnivel, sino por la longitud del recorrido. Estas actividades suponen:
·         Recorridos en Media Montaña
·         Recorridos con desniveles grandes que pueden superar ocasionalmente los 900 m.
·         Rutas de larga duración, entre 6 y 8 h.
Este tipo de rutas requieren experiencia en senderismo y buena condición física.

Ángel Robles




lunes, 13 de enero de 2020

Mapa y perfil de la ruta: “Sierra Procomunal”


Actividad prevista para el próximo 18 de Enero de 2020
La Sierra Procomunal es el monte de titularidad pública situado al este de Chinchilla de Montearagón, a unos 15 kilómetros de Albacete, entre los términos municipales de Chinchilla, Higueruela y Hoya Gonzalo. Fue comprado, por Escritura Pública, a la Corona de Castilla en 1741. En 1955 se inscribe en el Registro de la Propiedad a favor de los ayuntamientos de Albacete y Chinchilla de Montearagón al 50 por ciento.
En 1994 se crea el Consorcio de la Sierra Procomunal, entidad pública integrada por los ayuntamientos de Albacete y Chinchilla de Montearagón que gestiona las 3500 ha de superficie con que cuenta.
Este terreno no es montañoso, aunque cuenta con algunas colinas y elevaciones entre las que destacan el Cerro de San Cristóbal (958 m), el Alto de la Almazara (957 m), el Alto de la Mina (927 m) y el Morrón (919 m).
Se ha reploblado en amplias zonas con pinos carrascos, y también pueden encontrase pinos piñoneros, negrales y laricios, aparte de sabinas y enebros y alguna carrasca. También abunda el esparto y las plantas aromáticas.
Constituye un pulmón verde al Este de Albacete.
Cuenta con decenas de kilómetros de sendas donde habitualmente se practican algunos deportes de montaña, sobre todo BTT y trail-carrera por montaña-, senderismo o simplemente pasear en plena naturaleza.
Pretendemos, en este inicio de temporada, realizar varias actividades que converjan en el refugio “Casa del Agua”, infraestructura de la Sierra Procomunal. Así, un grupo realizará un recorrido de senderismo de unos 14 km y unos 600 m de desnivel acumulado, por sendas y caminos fáciles, con escasa pendiente, aunque, en algunos tramos, están deterioradas por la erosión, con piedra suelta e irregularidades del firme. Otro grupo, realizará un circuito de iniciación al trail. Y otros compañeros realizarán recorrido en BTT. Incluso cabe la posibilidad de practicar escalada y rápel en algunas zonas, sin demasiadas dificultades técnicas.
Todos nos reuniremos para compartir almuerzo en la “Casa del Agua”.
La actividad de senderismo se cataloga como de nivel II, que supone recorridos en:
Baja Montaña, o montaña accesible, con desniveles medianos (de 300 a 600 m), y con recorrido por senderos y montaña que no sobrepasa los 20 km, con una duración media de entre 4 / 6 h, al menos.

Para saber más sobre la Sierra Procomunal:
https://es.wikipedia.org/wiki/Sierra_Procomunal




jueves, 12 de diciembre de 2019

Mapa y perfil de la ruta: “Bogarra – Picayo – Padrastro - Bogarra”


Actividad prevista para el próximo 21 de Diciembre de 2019
Pretendemos con esta actividad, recorrer una ruta de senderismo, compartiéndola con compañeros y amigos del Club, en vísperas de la Navidad, expresando nuestros mayores de deseos de felicidad para todos.
Por imperativo de las pocas horas de luz solar, propias de estas fechas, hemos seleccionado un recorrido corto y, además, cercano, para no invertir mucho tiempo en desplazamiento por carretera. Así pues, no desplazaremos hasta el pueblo de Bogarra, para hacer ruta circular, subiendo al Picayo (1.279 m) y al Padrastro (1.498 m).
Salimos desde la Plaza del Cabezuelo de Bogarra, junto al ayuntamiento, y por la izquierda, cogemos la calle que nos baja al río Bogarra. Lo cruzamos por el puente de la calle Carrizales. Continuamos por la orilla izquierda, remontando el río, y manteniendo, también a la izquierda, las laderas del Picayo. En nuestro camino nos acompañará el sonido de las aguas de río, juntos con las esculturas que enriquecen este paraje. En la primera curva del cauce, dejamos el camino por una senda que sale junto a unas casas y en zig zag iremos ascendiendo entre pinos, con buenas vistas del casco urbano del pueblo, con sus características fachadas sin enlucir. Terminamos la senda en un camino, que parte desde este punto, que lo cogemos a la derecha hasta un pequeño espolón, un collado. A unos 600 metros lo abandonamos por otra senda, de nuevo, a la derecha, que nos va a dejar en las antenas en el monte Picayo. La vista es magnífica.
Aquí tomamos el camino de servicio durante un kilómetro hasta el cruce y collado a 1.206 metros, que abandonaremos por la izquierda, y, entre pinos y matorrales, ascenderemos a la máxima cota del Monte Picayo 1.279 metros. En este punto, pocas vistas tenemos por la vegetación que lo invade.
Siguiendo nuestros pasos descendemos al collado que nos separa del cerro del Padrastro, y de la vertiente del río Bogarra de la del río Mundo, terminando en una pista. En el collado parte el sendero que desciende junto al barranco hasta Bogarra, por el que descenderemos al final. Pero antes, seguiremos la pista por la derecha. Se trata de la pista de servicio a las instalaciones de telefonía que hay en la cumbre del Padrastro, a donde nos dirigimos. Esta pista, a la izquierda termina en la que une el pueblo de Bogarra con la aldea de las Yeguarizas.
Seguimos por la pista más de un kilómetro. Al cruzar el primer espolón, la dejamos por la derecha en dirección a la máxima altura del Padrastro, trazando cetas para suavizar la pendiente. Nos encontramos con los farallones rocosos que guardan la cima (en términos de Alta Montaña, a esto se le llama “castillo”, ya que la guardan como una muralla). La salvamos por la derecha, donde hay un cable de dudosa seguridad, que nos ayuda a llegar al vértice y a las antenas. Sus 1.500 metros y su explanada, además de permitirnos disfrutar de las vistas, es escenario para celebrar la “Navidad”, y poder degustar turrones, polvorones, mazapanes, dulces tradiciones, regados con sidra y champan.
El regreso a Bogarra lo realizamos por el carril de servicio, buscando la senda de la que ya hemos hablado, que parte en el collado que separa las cumbres, y que es antiguo sendero de herradura.
La ruta trascurre por caminos, sendas y trochas. En algunos tramos, están deterioradas, y pueden estar invadidas por la vegetación. La subida a las cumbres, situadas en mesetas calcáreas, se realiza monte a través.
En total, el recorrido supone unos 16 km, con unos 900m de ascensión acumulada.
La actividad la catalogamos como de nivel III, que supone:
·         Recorridos en Media Montaña
·         Recorridos con desniveles grandes que pueden superar ocasionalmente los 900 m.
·         Rutas de larga duración, entre 6 y 8 h.
Este tipo de rutas requieren experiencia en senderismo y buena condición física.

Manuel Novés Parras




miércoles, 13 de noviembre de 2019

Mapa y perfil de la ruta: “Paterna de Madera – Fuensomera – Muleto - Coronillas – Paterna de Madera”



Actividad prevista para el próximo 23 de Noviembre de 2019
La Sierra de Alcaraz forma parte de la Cordilleras Béticas, que son un conjunto de sistemas montañosos que se extienden por el sur de la península ibérica, desde el golfo de Cádiz hasta Alicante y Baleares. Forman parte del Arco de Gibraltar y se subdividen en las cordilleras Prebética, Subbética y Penibética. Es un vasto conjunto montañoso que se alarga más de 600 km desde el Estrecho de Gibraltar hasta el Cabo de la Nao y que incluso continúa por debajo del mar para aparecer en las Islas Baleares. Su extremo más estrecho es en la zona de Gibraltar y se va ensanchando hacia la zona oriental, donde se pone en contacto con el zócalo herciniano de la meseta. Dentro de estas divisiones, la Sierra de Alcaraz forma parte de la Cordillera Prebética. Su pico más alto es el Pico Almenara, de 1.796 metros, y el segundo pico más importante es el Pico de la Sarga, de 1.769 metros.
La zona por donde vamos caminar es el entorno de Paterna del Madera. Esta población serrana se encuentra en un paraje natural de singular belleza, entre sierras de las que nacen vallejos, cuyos arroyos mueren en el principal el río Bogarra. Estas pequeñas cadenas montañosas forman la sierra de Alcaraz. Su principal las Almenaras, que separa la cuenca del Guadalquivir y Segura, así como la serranía del Campo de Montiel.
Todas paralelas a la principal Las Almenaras, entre esta y la del Pico Cano tenemos el arroyo del Roble. El río de las Acequias, entre esta y la Cuerda de la Atalaya.
El Vallejo del río de los Vinazos donde se encuentra el pueblo de Paterna de Madera, donde mueren las dos últimas sierras nombradas (Pino Cano y Atalaya), nos separa de la Sierra de Veracruz, y de nuevo arroyo de las Hoyas – Calar de la Osera – río Endrinales – Sierra del Agua + Gallineros y damos al valle de Riópar, y el que recoge todas las aguas y único río grande que nace y muere (río Segura), en Albacete.
Partimos del Centro Social de Paterna de Madera, situado en la carretera o calle principal del pueblo, subiendo por unas escalinatas a la derecha, cruzamos una calle y salimos del pueblo por la parte alta, vamos a caminar por un viejo camino, ya senda entre chaparros y pinos, por la ladera de la sierra La Atalaya, teniéndola a la izquierda. Paralelo a nuestro camino tenemos a la derecha la pista que, tras pasar por el cementerio, se dirige al río de las Acequias que luego cogeremos. Cambiamos de vertiente, y descendemos a la pista citada, ya en las Acequias. Un centenar de metros por esta y antes de cruzar el río la abandonamos a la izquierda para seguir el cauce del río aguas arriba. La pista se divide en dos, a la izda. por el valle de las Acequias hacia el Cortijo de Tortas y derecha recorre estos vallejos que descienden de las Almenaras, y por uno de ellos volveremos a Paterna de Madera. Por la “medio senda”, tenemos a la derecha el río y pasado este la pista de Tortas, que mas tarde cruzaremos, andamos entre matorrales, algún pino y arboles de ribera, así como cruzamos alguna zona labrada y abandonada. Cruzamos la pista y el río y por el de arroyo de la Fuensomera buscando el cortijo abandonado que nos recibe un nogal, buen sitio para un primer descanso y recuperar fuerzas. Seguimos remontando el arroyo hasta el collado, donde encontramos una pista, ya en la sierra de Pino Cano. Cogemos la pista hacia la izquierda, y en la primera curva la dejamos hacia la derecha descendiendo monte a través fácilmente hasta la pista de los Tajones y aquí la fuente del Robles que da nombre al arroyo. La cruzamos y por una vaguada ascendemos a la cuerda de las Almenaras, en las proximidades del Pico El Muleto (1.576m), donde nos acercamos. Desde el Muleto cogemos toda la cuerda, pasando por La Silla – La Cumbre (1.486m), volviendo por nuestros pasos a la pista (derecha cuerda, e izquierda los Catamarejos), y por el Cerro del Soto descendemos la vaguada monte a través a coger el barranco de Casa Segura y por el PR-AB 21 regresamos a Paterna del Madera.
En total, el recorrido supone unos 23 km, con unos 1.000 m de ascensión acumulada.
La actividad la catalogamos como de nivel III, por la pendiente y lo dificultoso de la progresión, que van algo más allá que una actividad propiamente de senderismo, y que supone:
·         Recorridos en Media Montaña
·         Recorridos con desniveles grandes que pueden superar ocasionalmente los 900 m.
·         Rutas de larga duración, entre 6 y 8 h.
Este tipo de rutas requieren experiencia en senderismo y buena condición física.
Manuel Novés Parras




jueves, 31 de octubre de 2019

Mapa y perfil de la ruta: “Ascensión al Benicadell por la canal”


Actividad prevista para el próximo 9 de Noviembre de 2019
Vamos a visitar una sierra creo que desconocida para todos nosotros, pero que nos depara cantidad de sorpresas. Bajada considerable, subidas que te dejan sin aliento, caminos de herradura, maravillosas vistas y espectaculares bosques, en fin, lo justo para pasar un buen día de montaña.
La Sierra de Benicadell está vinculada a la figura del Cid, ya que este legendario caballero castellano fortificó un castillo árabe existente en las alturas de esta sierra en el año 1.092. El "Cantar del Mio Cid" cita estos bellos parajes con el nombre de Peña Cadiella, es una formación montañosa situada en la Sierra de Mariola entre la comarca del Valle de Albaida (provincia de Valencia) y la del Condado de Cocentaina (provincia de Alicante). Constituye una frontera natural de aproximadamente 25 km de suroeste a nordeste entre estas dos provincias.
Su punto culminante está a 1.104 metros de altura sobre el nivel del mar encontrándose rodeado de altos y verticales murallones a ambas vertientes, siendo uno de estos y más conocido el que llega a su cumbre desde el noroeste y denominado como la Cresta del Benicadell.
La Sierra del Benicadell, está muy ligada a la actividad montañera de esta Comunidad, se ha convertido en una montaña muy frecuentada, de hecho hasta muy andada la segunda mitad del siglo XX, se consideraba la ascensión al Benicadell, como un paso previo o un escalón más en el aprendizaje del oficio de montañero antes de poder visitar montañas más altas o más difíciles.
El itinerario:
Al llegar a Ráfol de Salem, aparcamos junto a la subida al Calvario de la Ermita de San Blas y  “el raco de vicent” donde podemos desayunar e hidratarnos a la vuelta.
Desde aquí, empezamos nuestra ruta subiendo por senda en ascenso, hasta llegar a la Ermita de San Blas construida en el año 1460, una vez allí por detrás de ella nos introducimos en senda por un primer tramo asfaltado en rojo y que enseguida pasa a ser de tierra dirección al Collado del Portet, nos adentramos, por un espeso y maduro bosque de pinos, blancos, rodenos y piñoneros, casi todos producto de las repoblaciones que se realizaron a inicios del siglo XX. Nos encontramos en uno de los mayores tesoros de las montañas valencianas, un magnífico paraje.
El bosque se vuelve más y más espeso, todo un regalo para nuestra vista si tenemos en cuenta que la totalidad de la sierra fue arrasada por un incendio en 1994.
Al llegar al primer indicador tomamos dirección “las fontetes”/“casas de les Planisses” y más adelante tomaremos dirección “las fontetes”, (siendo este punto donde nos uniremos cuando volvamos, a partir de aquí será el mismo camino hasta Ráfol de Salem), haciendo caso omiso a la señal que nos indica “cima del Benicadell”, tendremos tiempo de tomarla más adelante.
Poco antes de llegar al paraje de “las fontetes” por senda de herradura en buen estado y con unas esplendidas vistas de la umbría del Benicadell, ya divisamos su espectacular mole y la vertiente por la que regresaremos. (paraje natural de recreo con una fuente de la que sale un pequeño chorro de agua y algunas mesas)
Desde aquí y siempre llevando la contraria a la señalización obviamos de nuevo el indicador “cima del Benicadell”, tomando una senda a la izquierda en ascenso que nos lleva hasta la “casas de les Planisses”, o casa del Guarda (715 m), antigua casa de vigilancia forestal alrededor de la cual se han instalado mesas y bancos de madera. Es un antiguo edificio tradicional del que disfrutamos de magníficas vistas de la Vall d'Albaida, es utilizada durante gran parte del año como punto de vigilancia forestal. Hasta aquí se puede llegar en coche.
Desde aquí también tenemos una estupenda panorámica Seguiremos por la pista, pasando por una barrera que impide el paso de vehículos, por donde en algún recodo nos permite ver la cara norte de esta sierra, con su vértice claramente perceptible y paredones aparentemente inexpugnables.
Poco más adelante encontramos otro panel informativo indicando la dirección a la cima del Benicadell, y como es natural pasamos del mismo y tomando el camino de la izquierda en ascenso llegamos al “Collado de la Cova” (795 m.).
A partir de ahora empieza lo bueno, antes de descender podemos ver un pequeño panel de madera que en su día indicaba como llegar al mirador de les Marjaletes pero ahora tan solo es un panel de madera sin más, desde dicho mirador en un estado un tanto lamentable tenemos unas hermosas vistas de la población de Beniarrés y su pantano.
Por una estrecha senda y en fuerte descenso vamos bajando por terreno bastante resbaladizo tanto por lo que es la tierra suelta, como por la pedrera por la que cruza, hay algún tramo de destrepe en el que nos ayudamos con un cable de acero forrado de plástico que más adelante en algún otro tramo está roto. Durante el próximo km. debemos bajar casi 200m. una faena teniendo en cuenta que al llegar al fondo tenemos una interesante subida.
Durante todo el recorrido de esta senda que bordea la sierra del Benicadell, debemos prestar toda nuestra atención ya que en algunos tramos se encuentra bastante deteriorada y en otros casi desaparecida, hay que recordar que vamos descendiendo un barranco. Cuando llegamos a la parte más baja tenemos un fuerte giro a la derecha encontrándonos de cara la famosa, y durilla Canal del Benicadell.
El total de la canal está compuesta de tres ascensos, en cada collado vamos a disponer de imponentes panorámicas de la zona y sierras colindantes de la parte Alicantina.
Comenzamos un ascenso a más de 1100 metros desde poco más de 600 metros de altura. 500 metros de desnivel del tirón y en poco más de un  kilómetro, la pendiente de esta pedrera no tiene nada que envidiar en desnivel a la del Puig campana y si me apuráis a alguna que hemos hecho por pirineos
Nos tomaremos con calma el ascenso y subiremos poco a poco con cuidado sobre una pedrera que cada vez se intensifica más y aunque luego veremos que este es el ascenso más complicado: “Pa los del sierra nà”.
Las piedras están muy sueltas y hay veces que pisas y te vas hacia detrás, por lo tanto el esfuerzo es doble,
Acabada la primera parte de la subida y al llegar al rellano existente, nos merecemos un buen descanso, tenemos que destensionarnos de la bajada, recuperar el resuello de esta subida y coger fuerzas para el siguiente tramo que desde aquí visualizamos y “acojona”, solo hemos subido el primer tramo nos quedan dos más.
Tenemos increíbles vistas de la sierra Mariola con los picos Montcabrer y Tejo. Desde aquí se puede contemplar también el valle del río Serpis, con el embalse de Beniarrés y por detrás las sierras de la Almudaina, Alfaro, Serrella y Aitana, entre otras.
Seguimos adelante y enseguida volvemos a entrar en materia introduciéndonos de nuevo en una pedrera como la de antes, aunque yo creo que con mayor desnivel “o me lo hace ver el esfuerzo anterior”, pero lo único que tenemos que hacer es seguir subiendo y ganando altura: “Somos del sierra”.
Una vez superado este segundo tramo el tercero ya no ofrece ninguna dificultad ya que empieza con un ligera bajada y nada que ver el ascenso con los anteriores, eso sí cuando lleguemos arriba habremos comprobado como esta nuestro estado físico.
Poco antes de llegar a la cresta final de la cumbre del Benicadell nos encontraremos un pequeño rellano, donde hay una higuera y un antiguo pozo “el Pou del Benicadell“, restaurado y cerrado para evitar caídas.
Desde aquí, afrontamos el tramo final, estrecho, empinado y rocoso, donde debemos crestear alrededor de 25 m. para llegar al vértice geodésico poco aconsejable para gente con vértigo, al ser el tramo más peligroso y aéreo del recorrido.
Las vistas son por una parte el Embalse de Beniarres, por la otra el Embalse de Bellús, por una parte, el Montcabrer, por la otra el Aitana, todo ello acampanado por el gran Valle d'Albaida, una pasada.
Desde aquí cogemos “la senda típica de ascenso a este pico que nada tiene que ver con la que hemos hecho” aunque las vistas siguen siendo magnificas. Llegamos al punto que nos indica la Nevera del Benicadell y nos desviamos para verla.
La nevera del Benicadell, se sitúa a 1025 metros de altura, en el punto conocido como Alto de la Nevera, en el oeste de la cima del Benicadell y en la misma cresta, justo en la línea divisoria de los términos municipales de Beniatjar y Gaianes, y al mismo tiempo de las provincias de Valencia y Alicante. El diámetro de la cava o pozo de nieve es de 10,20 metros y su profundidad de 7,90 mts, teniendo una capacidad de 640 m3, y permanece en relativo buen estado con un techo y ventanas enrejadas, rodeadas por plantas trepadoras,
Desde la nevera volvemos sobre nuestros pasos al desvío anterior y empezamos a bajar por una bonita y estrecha senda que recorre una zona de umbría con mucha vegetación, hasta enlazar con un tramo de pista que nos llevará a la “casas de les Planisses”. Desde aquí en lugar de volver por “Les Fontetes” por donde ascendimos, seguiremos dirección “Rafol de Salem” donde llegaremos en continua bajada por amplio camino y senda hasta coincidir los últimos 2 kms. con el camino que tomamos al inicio de la ruta.
En total, el recorrido supone unos 18 km, con unos 1.000m de ascensiónacumulada.
La actividad la catalogamos como de nivel III+, por la pendiente y lo dificultoso de la progresión, que van algo más allá que una actividad propiamente de senderismo, y que supone:
·         Recorridos en Media Montaña
·         Recorridos con desniveles grandes que pueden superar ocasionalmente los 900 m.
·         Rutas de larga duración, entre 6 y 8 h.
Este tipo de rutas requieren experiencia en senderismo y buena condición física.
Antonio Barrios.