lunes, 18 de marzo de 2024

Mapa y perfil de la ruta “GR 3 Calares: 4ª etapa GR 66 - Calar del Mundo”.-

 Actividad prevista para el martes, 26 de Marzo de 2.024.-

El sendero de gran recorrido GR 66, originalmente denominado “Sendero de los Serranos”, era un proyecto de itinerario provincial que tenía su punto de inicio en Nerpio y llegaba hasta la capital, Albacete, pasando por Yeste, Riópar, Alcaraz, El Robledo y Balazote. Nunca llegó a homologarse completamente, salvo el recorrido por los Calares del Mundo y de la Sima, y la Sierra de Alcaraz.
Hace unos años, nuestro Club tuvo el honor de crear esos tramos, y tres variantes, compartiendo el trabajo de campo con el Centro Excursionista de Albacete y Los Amigos de Paterna.
Así, disponemos en nuestra provincia de un circuito que permite realizar una travesía de 4 etapas, entre Tus y Riópar:

  • La primera etapa es circular, con un recorrido por el Calar de la Sima, por el GR 66 y el GR 66.1
  • La segunda etapa va desde el valle de Tus hasta Riópar, por el GR 66.2, a través del Calar del Mundo.
  • La tercera etapa también es circular, con un recorrido hasta el Calar de la Osera, por el GR 66.3 y el GR 66.
  • Y en la cuarta etapa volvemos desde Riópar hasta el valle Tus, de nuevo a través del Calar del Mundo, esta vez por el GR 66.

Describimos a continuación el recorrido de la cuarta etapa, por el Calar del Mundo.

Comenzamos nuestra última etapa del 3 Calares, saliendo por la carretera CM 3204 hacia Siles. Toca andar por el asfalto unos 900 m hasta una pista que sale a mano izquierda El paso por la carretera, siempre por la izquierda y con prudencia. Si en el asfalto subimos unos 80m, en la pista bajamos unos 20 hasta el arroyo de Roblellano, a unos 800 m, siguiendo la traza de la Cañada Real de Andalucía. 300 m más adelante un camino bajando sale por la izquierda de la pista para cruzar el cauce del río Mundo. Se trata del Paso de la Viga. Es un punto donde se puede medir el caudal, pasando fácilmente por los puntales de hormigón que jalonan el cauce. En realidad, son cuatro pasos cortos. Al otro lado del río encontramos otro camino, menos transitado, que seguimos a la izquierda unos cuatrocientos metros hasta la marcada en el plano fuente de los Centenares, aunque poca fuente se ve, donde sale un sendero a la derecha y entramos en una zona abierta donde reunían las vacas antaño. Lo cruzamos hacia el Sur y termina en una salida empinada de la senda, cerrada por la vegetación. Hasta aquí habremos andado unos 2,7 km, con unos 125 m de ascensión acumulada. Estaremos en cota 980m.
Comienza aquí nuestra subida por la ladera del Calar. Tenemos unos 450 m de subida con pendientes de hasta el 25%, que conviene tomarse con tranquilidad. Será larga. La senda, que empieza con firme algo deslizante, sobre todo cuando está húmedo, mejora conforme subimos. Es muy bonita, en medio de un bosque de pinos, carrascas y aromáticas, y magníficas vistas que mejoran con la altura.
En cota 1220m al cabo de un poco más de un kilómetro de comenzar la subida, encontramos un desvío a la izquierda. Lo desechamos. Se trata del desvío hacia las minas. Un poco más adelante, unos 300m, en cota 1270m, encontraremos un viejo tronco caído de un quejigo espectacular en su tiempo. Aquí llevaremos unos 410 m de subida acumulada, y la mitad del recorrido.
Un kilómetro más, y otros 160m de subida, por fin, llegamos a una zona sin pendiente, aunque no llana del todo, pero donde podemos respirar un poco mientras disfrutamos de la vista espectacular sobre las sierras del Oeste. Llevamos 5 km y 580 m de subida. Estamos en cota 1430m.
Tenemos un claro por delante. El sendero sigue subiendo suavemente por un incipiente barranco. La senda se hace camino para permitir el acceso a una destartalada caseta construida en bloques prefabricados de hormigón, que servía de refugio a pastores, y que se queda a la derecha del camino. Continuamos por el camino que atraviesa un bosque precioso con grandes pinos, quejigos y carrascas. Llegamos a la fuente del Espino, al cabo de algo más de kilómetro y medio, y de haber subido otros 50m más. Aquí habremos llegado a un plano, que vamos a cruzar hacia el collado que queda al Sureste y que nos lleva a la Cañada de las Yeguas. Muy cerca se encuentra el Pozo de la bomba, un pozo protegido por una caseta donde se encontraba una vieja bomba para sacar agua, y tornajos, y el Sumidero, un agujero en el terreno por el que se cuela el agua de la lluvia y del deshielo hasta las entrañas del Calar. La Cañada de las Yeguas es otro llano, un prado verde precioso, muy encerrado salvo por nuestro collado de paso. En este punto estamos en cota 1535 m, después de 8 km desde nuestra salida y unos 700 m de ascensión acumulada. Desde aquí podemos salvar la pared que queda al Sureste, la Cuerda de los Tornajos, por el collado que se intuye cono paso menos elevado, o subir al Argel (1699m) la máxima elevación del calar, y llegar al collado por la lomera de la Cuerda. El collado se encuentra en cota 1596. Pasando por el Argel, hasta el collado habremos andado unos 10 km, con unos 860 m de ascensión acumulada.
Si hasta la Cañada de las Yeguas se había notado poco el firme calizo del Calar, por que habíamos andado casi siempre por sendas muy transitadas y caminos, en la Cuerda de los Tornajos, el Argel y lo que queda por delante, si que lo vamos a notar. Lapiaz, lascas y piedras sueltas jalonarán la senda. Esta prosigue ladera abajo, para alcanzar la cuenca del arroyo de Tus. Arriba, desde el Argel, y desde el collado, las vistas son impresionantes. Poco arbolado vemos ya, y el panorama calizo cubre la vista.
Recorreremos la cuenca del arroyo en unos 2,5 km, todo de bajada, casi todo con muy poca pendiente, salvo la ladera de la Cuerda de los Tornajos, al principio. Precisamente encontraremos unos tornajos para el ganado a medio camino. El entorno calizo da carácter al firme y la vegetación: Lapiaz y erinaceas.
Al cabo de unos 12,5 km desde la salida, y con los 860 m de ascensión acumulada, llegamos a una zona en que el barranco del arroyo se hace mas evidente, formando un escalón que aumenta progresivamente su profundidad. Seguimos el cauce del arroyo bajando por un paso favorable. La senda tiene más piedra suelta y vemos un cambio en la vegetación. Seguimos el sendero paralelo al cauce en dirección Suroeste. Al fondo vemos como se va abriendo el valle de Tus. La vista es magnífica.
Pasamos de cota 1440 a cota 1200 m al cabo de unos 2 kilómetros de sendero. El firme, aunque bien marcado, no es bueno. Hay bastante piedra suelta, zonas erosionadas y alguna fuerte pendiente, aunque corta. Pero se avanza bien. Entre grandes rocas, llegamos a un punto en que el agua del arroyo se descuelga, formando unas refrescantes pozas y un salto de agua muy bonito. Aquí, el sendero se separa un poco del arroyo, a la derecha. Nos internamos en el bosque de pinos y llegamos a la aldea de Tus al cabo de 2,2 kilómetros, tras pasar por la Tinada de la Pajarela y algún cortijo. Hasta aquí habremos andado unos 16,2 km, con 873 m de ascensión acumulada y 680 de descenso. Estaremos en cota 1040m.
Seguimos por la carretera que circunvala el valle comunicando las nueve aldeas que se encuentran en él, por la derecha, unos 700 m, desviándonos por la izquierda para entrar en l aldea de La Carrasca. Cruzamos por las casas de la aldea en dirección Suroeste, avanzando 400 m por pista hasta tomar de nuevo la carretera. 400 m más adelante entramos en la aldea de El Pedazuelo. Y 300 m más adelante, ya fuera de la aldea, a la salida de una curva cerrada, a mano derecha sale una pista asfaltada que nos lleva a la aldea de Los Manueles, tras otros 400 m, y a la de Los Giles, al cabo de 500m, donde retomamos de nuevo la carretera. Hasta aquí llevaremos unos 19 km en total, con 880 m de ascensión acumulada. A la salida de los Giles afrontamos nuestro último kilómetro y medio, con una subida de 50m, desviándonos de la carretera a mano derecha, para subir a La Tobica y un poco más allá, en el barrio de Los Chatos, donde se encuentran las casas rurales La Tobica, donde nos esperan Loli, Sabas y su familia, para celebrar el final de nuestra travesía.

En esta etapa, habremos caminado un total de unos 19,7 km, con unos 930 m de ascensión acumulada.

La actividad la clasificamos como de nivel III, que supone

  • Recorridos en Media Montaña.
  • Recorridos con desniveles grandes que pueden superar ocasionalmente los 900 m.
  • Rutas de larga duración, entre 6 y 8 h.

Este tipo de rutas requieren experiencia en senderismo y buena condición física.







sábado, 16 de marzo de 2024

Mapa y perfil de la ruta “GR 3 Calares: 3ª etapa GR 66.3 + GR 66 - Calar de la Osera”.-

 Actividad prevista para el lunes, 25 de Marzo de 2.024.-

El sendero de gran recorrido GR 66, originalmente denominado “Sendero de los Serranos”, era un proyecto de itinerario provincial que tenía su punto de inicio en Nerpio y llegaba hasta la capital, Albacete, pasando por Yeste, Riópar, Alcaraz, El Robledo y Balazote. Nunca llegó a homologarse completamente, salvo el recorrido por los Calares del Mundo y de la Sima, y la Sierra de Alcaraz.
Hace unos años, nuestro Club tuvo el honor de crear esos tramos, y tres variantes, compartiendo el trabajo de campo con el Centro Excursionista de Albacete y Los Amigos de Paterna.
Así, disponemos en nuestra provincia de un circuito que permite realizar una travesía de 4 etapas, entre Tus y Riópar:

  • La primera etapa es circular, con un recorrido por el Calar de la Sima, por el GR 66 y el GR 66.1
  • La segunda etapa va desde el valle de Tus hasta Riópar, por el GR 66.2, a través del Calar del Mundo.
  • La tercera etapa también es circular, con un recorrido hasta el Calar de la Osera, por el GR 66.3 y el GR 66.
  • Y en la cuarta etapa volvemos desde Riópar hasta el valle Tus, de nuevo a través del Calar del Mundo, esta vez por el GR 66.

Describimos a continuación el recorrido de la tercera etapa, por el Calar de la Osera.

Una vez en Riópar, tras haber completado la segunda etapa, nos disponemos a andar senderos por la Sierra de Alcaraz, al norte del pueblo. Desde nuestro lugar de alojamiento, en la calle Haza de San Luis, callejeando un poco, llegamos a la calle Maestro Galindo Arjona, que recorremos completa hasta la calle San Vicente para salir al Norte por la carretera del Gollizo. Al llegar a la aldea de El Gollizo habremos andado unos 2,3 kilómetros y ascendido unos 165 m, todo por asfalto, aunque hay alternativa con menos asfalto, pasando por el embalse del Molino, siguiendo las marcas del PR AB 23 Paterna del Madera a Riópar. Estamos en cota 1060m, más o menos.
Seguimos por la pista asfaltada hasta que se termina el asfalto, pero sigue la pista, llegando a una curva cerrada para salvar el arroyo del Gollizo, donde sale un carril a la derecha para acceder al cortijo de la Limonera. Lo tomamos, dejando la pista, y continuando por el sendero que sigue subiendo, a la derecha del cortijo. Desde el Gollizo hasta la curva hay unos 500 m y hasta la Limonera, 100 más. Estamos en cota 1120 m, y seguimos compartiendo las marcas blancas y amarillas del PR AB 23.
La senda, con buen firme, nos permite subir bastante bien. Pasamos la fuente del Romero, en una oquedad que vemos a la derecha, donde sorteamos una gran noguera caída sobre un muro de piedra. Más adelante, la senda se empina más remontando el arroyo del Gollizo. Casi al final de la subida, cerca del colladillo donde la pendiente se suaviza, encontramos un paso algo peor por un desprendimiento y por el firme deslizante y piedra suelta. No en valde el sitio se llama La Terrera. El desprendimiento ha formado un barranco más profundo que salvamos, con prudencia, por un punto estrecho de la senda. Y, por fin llegamos a una zona más llana. Habremos alcanzado cota 1400 m. Hasta aquí habremos caminado unos 4,5 km, con unos 525 m de ascensión acumulada.
Acabamos de entrar en un amplio valle donde se encuentra el cortijo del Manojal, flanqueado a la derecha por la sierra de los Gallineros, más alta, y a la izquierda por los cerros de La Peguera. Los Gallineros tienen un bonito recorrido, con curiosas formaciones calizas y una cresta con espectaculares vistas. En esta ocasión, nuestra senda es ya un camino ancho que avanza por el fondo del valle desde el cortijo. Hemos dejado las marcas del PR AB 23, para seguir el PR AB 35 Crucetillas al Encebrico, que comparte trazado con nuestro GR. Tenemos unos 2,7 kilómetros de camino más o menos llano hasta que nos desviamos a la izquierda, dejando el camino que continua hacia la falda Norte de la Sierra del Agua, que es la prolongación de Los Gallineros. El desvío nos lleva al paraje del Toril, dejando el PR AB 35, para seguir ahora el PR AB 24 Paterna del Madera a Cañada del Provencio. Seguimos en cota 1400m y habremos andado unos 7,2 km en total, con unos 560 m de ascensión acumulada.
Descendemos por el sendero. El firme sigue siendo bueno. Al cabo de un kilómetro, llegamos a la ruina de un corral junto a una pared que forma el barranco y el final de este, que desemboca en el cauce del arroyo de los Endrinales. Estamos en el Toril. Además encontramos la carretera AB-516, entre Cortijo de Tortas y Riópar (Viejo), que antes era la 415, en el pk 184. Toca cruzar el arroyo de los Endrinales. A veces resulta complicado, por alguna crecida. Aquí estamos en cota 1.300m.
Siguiendo unos doscientos metros por la carretera, encontramos a mano derecha, un sendero. Lo seguimos. Sigue el trazado del PR AB 24. La senda nos permite salir del valle del arroyo. Toca subir unos 135 m para salir del valle, durante un kilómetro. Después de 1,7 km, llegamos al cortijo del Encebrico, o, mejor dicho, a lo que queda de él. Está situado en una privilegiada meseta, y es un punto donde se cruzan varios senderos. Hasta aquí habremos recorrido unos 10,3 kilómetros, con unos 720m de ascensión acumulada.
Continuaremos por la pista de acceso al cortijo, en dirección Oeste. Dejamos las marcas del PR AB 24 para continuar por el PR AB 29 Juanfria a Rio Madera. Caminamos un kilómetro y medio por la pista hasta encontrar el desvío que nos subirá al Calar de la Osera, un senderillo que sale por la izquierda de la pista. Hemos pasado de cota 1420 a cota 1510. Y ahora toca subir la cuesta hasta la Cueva de la Osera. Será medio kilómetro de subida con 100m de buena pendiente acumulando al llegar 900 m en el total de 12,2 km. Estaremos en cota 1.610 m.
La Cueva es una sima que profundiza en el terreno calizo del Calar de la Osera. Una historia cuenta que una bella doncella de Paterna fue secuestrada por el oso que vivía en estos parajes y allí la escondió. La senda es de ida y vuelta porque el GR discurre por por la pista, pero, una vez aquí arriba, es difícil resistirse a caminar por la parte alta de la meseta que forma el calar. Es pequeño en comparación con el del Mundo o el de la Sima, pero nos permite disfrutar de unas vistas espectaculares de la Sierra de Alcaraz y las Sierra del Segura. No es fácil el avance. No hay una senda clara y el firme está ocupado por el lapiaz calizo y numerosas erinaceas, los asientos de monja, y otros arbustos de plantas aromáticas. En fin, mucha caliza, torcas y dolinas, y un panorama estupendo. En lo alto de la meseta encontramos una placa rota dedicada a la memoria de D. Joaquín Muñoz Pozo, “el Penas”, miembro de los Amigos del Paterna, que nos dejó hace unos años. Recorrer el Calar por lo alto, nos llevará algo más de 2 kilómetros, y unos 50m de subidas.
Volvemos de nuevo al sendero del GR que discurre por la pista que dejamos al principio. Llegamos a las Lagunicas, un llano donde encontramos un cercadillo para el ganado y una caseta refugio. Al llegar a la pista habremos andado unos 14,3 km, con unos 950m de ascensión acumulada. Debemos continuar por la pista en dirección Oeste, hasta llegar a los pies del pico de la Almenara, si queremos recorrer el GR, que en este tramo coincide con el sendero PR AB 32 Sendero del Tejo Viejo, pero si no somos muy escrupulosos, podemos subir al Norte, a la sierra de la derecha en nuestro sentido de la marcha. La sierra es la Cuerda Larga, que flanquea la pista de Este a Oeste por el Norte. Sería una buena subida, pasando de cota 1540 hasta 1700m. La verdad es que merece la pena, porque las vistas en lo alto son preciosas. Pero, en fin, continuaremos el recorrido por la pista esta vez, y ya veremos.
Andando por la pista, que llega a hacerse un poco monótona, llegamos a los pies de la Almenara. Habremos recorrido unos 3,8 km, con algo más de 120m de subida. Aquí podemos plantearnos subir al pico, o quedarnos un rato en el collado entre el Cordel de la Almenara y la Cuerda Larga, junto a los tornajos y nacimiento de la fuente del Pino de los Muchachos. La subida a la Almenara supone una subida con bastante pendiente, de unos 155m en 600 m de recorrido, con bastante piedra suelta, lascas y lapiaz. A la subida el esfuerzo es considerable, y a la bajada conviene ser prudente y asegurar el paso para evitar deslizamientos. En fin, la subida y la bajada, cada cual a su ritmo y poco a poco. Una vez en la cima, el esfuerzo merece bien la pena. El sendero del GR no incluye la subida, por supuesto, aunque encontraremos las marcas del PR AB 32. Incluyendo la subida y bajada a la Almenara, habremos caminado unos 18,6 km con 1275 m de ascensión acumulada. Estamos en cota 1640 m.
Para continuar con nuestro recorrido del GR 66, nos salimos de la pista en dirección Sur por un sendero que baja por el barranquillo que desemboca en el arroyo de los Endrinales. El sendero es muy bonito en esta zona de bosque de pinos. Aunque encontramos alguna pendiente, el firme es bueno y se avanza bien. El barranco desemboca en un llano con una prominencia al Sur donde se sitúan las ruinas del viejo cortijo de Miguel Serrano. Nos vamos hacia él, desviándonos del arroyo a la derecha. Hasta aquí habremos recorrido unos 21,8 km, con los 1275 m de ascensión que llevábamos. Estaremos en cota 1460.
Remontamos un colladillo entre pinos, en dirección sur. El sendero tiene buen firme y se avanza muy bien. Bajamos bordeando una ladera y nos toca bajar el tobogán que forma el sendero en el último tramo de la ladera. A pesar de que no hay mucha piedra suelta, la fuerte pendiente obligará a ser muy prudente y asegurar los pasos, o quizá, dejarse llevar por la cuesta abajo: Lo malo será frenar al final. Llegamos a la carretera AB 516, al pk 191, más o menos. Hasta aquí habremos recorrido 23 km, con 1305 m de ascensión acumulada. Estaremos en cota 1380m.
Andamos con la preceptiva prudencia unos 400m por la carretera, y en la cuarta curva, más cerrada, salimos por la senda que lleva en dirección Sur. Enseguida llegamos a un barranco que forma un arroyo seco. El sendero lo sigue, cuesta abajo. Tiene buenas condiciones, por lo que no cuesta avanzar. En algún punto encontramos alguna piedra y algo de agua, pero nada que nos ralentice. Al cabo de unos 900 m y unos 180m de descenso encontramos una pista. Esta es la pista que dejamos al principio de la ruta, saliendo de la aldea del Gollizo para ir al cortijo de la limonera. Ahora la retomamos bastante más al Oeste.
Progresamos por la pista hacia el Sur unos 800m, descendiendo, y la dejamos tomando un sendero que sale a mano izquierda. Hasta este punto habremos caminado unos 25,1 km, con unos 1307 m de ascensión acumulada, y unos 1000 de descenso.
El sendero nos va a devolver al arroyo por el que ya habíamos bajado antes de tomar la pista, y después de serpentear cuesta abajo 1,3 km más o menos, se convierte en un camino que permite el acceso desde la carretera a un grupo de casas a la altura de las casas de las Tablas. Al cabo de un kilómetro bajando en dirección Sur, llegamos a ellas, en la carretera, a la altura del pk 197 de la CM 412 Alcaraz-Riópar, a medio camino entre Riópar y Riópar Viejo. Hasta aquí habremos andado unos 27,4 km, con 1311m de ascensión acumulada, y 1204m de descenso. Estaremos en cota 960m, sobre la traza de la Vereda de Bogarra.
Seguimos con la debida prudencia por la carretera, a mano izquierda, en dirección a Riópar. Al cabo de algo menos de 1 km entramos en casco urbano y nos queda otro kilómetro y medio más hasta el punto de partida. En total habremos caminado algo más de 29 km, con 1325m de ascensión acumulada, y 1220m de descenso.

La actividad la clasificamos como de nivel III+, que supone

  • Recorridos en Media Montaña.
  • Recorridos con desniveles grandes que pueden superar ocasionalmente los 900 m.
  • Rutas de larga duración, entre 6 y 8 h.

Este tipo de rutas requieren experiencia en senderismo y buena condición física.






lunes, 11 de marzo de 2024

Mapa y perfil de la ruta “GR 3 Calares: 2ª etapa GR 66.2 - Calar del Mundo – Del valle de Tus a Riópar”.-

 Actividad prevista para el domingo, 24 de Marzo de 2.024.-

El sendero de gran recorrido GR 66, originalmente denominado “Sendero de los Serranos”, era un proyecto de itinerario provincial que tenía su punto de inicio en Nerpio y llegaba hasta la capital, Albacete, pasando por Yeste, Riópar, Alcaraz, El Robledo y Balazote. Nunca llegó a homologarse completamente, salvo el recorrido por los Calares del Mundo y de la Sima, y la Sierra de Alcaraz.
Hace unos años, nuestro Club tuvo el honor de crear esos tramos, y tres variantes, compartiendo el trabajo de campo con el Centro Excursionista de Albacete y Los Amigos de Paterna.
Así, disponemos en nuestra provincia de un circuito que permite realizar una travesía de 4 etapas, entre Tus y Riópar:

  • La primera etapa es circular, con un recorrido por el Calar de la Sima, por el GR 66 y el GR 66.1
  • La segunda etapa va desde el valle de Tus hasta Riópar, por el GR 66.2, a través del Calar del Mundo.
  • La tercera etapa también es circular, con un recorrido hasta el Calar de la Osera, por el GR 66.3 y el GR 66.
  • Y en la cuarta etapa volvemos desde Riópar hasta el valle Tus, de nuevo a través del Calar del Mundo, esta vez por el GR 66.

Describimos a continuación el recorrido de la segunda etapa, por el Calar del Mundo.

Después de realizar la primera etapa de la Travesía, nos desplazamos desde el Vado de Tus hasta el lugar de alojamiento. Casi siempre pernoctamos en las casas rurales La Tobica, porque nos pilla casi de paso en el recorrido.
Desde el Vado de Tus a La Tobica, seguimos en casi todo el recorrido el itinerario del GR, que parte desde la carretera entre el camping de Tus y el Vado de Tus. A unos 400m del camping, junto a una casa con pileta y grifo de agua, parte un sendero a mano derecha, que sube. Está bien marcado, y tiene bastante pendiente, por lo que se pone algo difícil cuando llueve. Sube en dirección Norte unos 1200 m, con 140 m de ascensión, más o menos, hasta llegar a una bifurcación en un claro. Siguiendo a la derecha, vamos a la aldea de la Tobica, y a la izquierda vamos a las Lagunicas. Para llegar a la Tobica, primero pasamos por las casas de La Solana, a 450 m de la bifurcación, bajando al arroyo de las Lagunicas, y subiendo por el sendero hasta la pista asfaltada, y unos 100 m más a la izquierda, llegamos a las casas de Los Chatos, que donde nos alojamos. Estos grupos de casas son como barrios de La Tobica, que es el núcleo urbano mayor, que no por eso deja de ser una pequeña aldea.
En esta segunda etapa partimos pues de nuevo hacia la bifurcación que dejamos el día anterior y que nos va a llevar a las Lagunicas, otra aldea. Hasta la bifurcación, tenemos que andar un poco por la pista asfaltada hasta las casas de La Solana, desviarnos por el sendero a mano izquierda, bajar al arroyo de las Lagunicas y subir unos 70 m, en un recorrido de unos 700 m, más o menos. Seguimos en dirección Este, tomando la derecha de la bifurcación, y al cabo de unos 800 m y unos 50m de subida acumulada, llegamos a la pista asfaltada que es la misma que por donde empezamos a andar (hemos hecho un tajo), en una pronunciada curva, en la aldea de las Lagunicas. Es el kilómetro 1,5 de ruta, con unos 120 m de ascensión acumulada.
Desde aquí bajamos al arroyo de las Marinas, bien por la carretera a mano derecha primero, y por la pista después, o por una senda que baja directamente, más perdida, pero más corta, para cruzar al pie del Cortijo de la Lastra y volver a subir por la pista, encaminándonos ya a lo alto del Calar.
Al cabo de 1,7 kilómetros, a 3,2 kilómetros del punto de partida, y después de 250 m de desnivel acumulado, sale un sendero de la pista a mano derecha. Lo tomamos. Este sendero nos subirá por las faldas del Calar. Más adelante, vuelve a comunicar con la pista, aunque ésta nos la encontraremos con deterioro, muy erosionada, y sin terminar de asentar el firme, hasta que, definitivamente, vuelve a ser senda que discurre entre el bosque de pinos de la Torcas del Camino. Progresamos al Sur, cuesta arriba por la falda que forma la vertiente Este del Calar, hasta alcanzar la vertiente Sur, que forma una esquina con la Este. Por esta arista progresa la Cañada de la Vereda de Siles, y en ese punto, la senda alcanza un punto elevado, escoltado por farallones calizos y gira drásticamente al Oeste. Es un punto en el que podemos disfrutar de la primera panorámica sobre el valle del arroyo del Tus. Más adelante encontraremos más, con vistas magníficas del Calar de la Sima, justo enfrente. Hasta aquí hemos andado unos 4,5 kilómetros, con 430 m de ascensión acumulada, en cota 1240 m.
Continuamos la senda a través de la falda Sur, decididos a subir a la meseta que forma el Calar, disfrutando de las vistas del Calar de la Sima, sobre el valle del arroyo de Tus. El sendero se vuelve cada vez más espectacular. Al cabo de un kilómetro y habiendo subido otros 90 m, llegamos al Puntal de la Escaleruela. Éste es un punto privilegiado, un balcón incomparable con vistas espectaculares y de gran belleza. Una vez que has estado aquí, no se puede olvidar. Llevamos cinco kilómetros y medio de ruta, una hora y cuarto, con 520 m de ascensión acumulada.
Estamos sobre una arista quebrada en la falda sur, que forma una especie de grandes escalones. Por eso lo de “la Escaleruela”. Esta arista obliga a un giro en la dirección de la senda. La falda forma paredes verticales y una amplia pedrera sobre la que trascurre el sendero. Estamos siguiendo el trazado de la Vereda de Siles.
Dejamos la pedrera y seguimos subiendo, con facilidad, por una senda muy cómoda, hasta una zona de meseta. Aquí dejaremos la traza de la Vereda, para seguir subiendo, rodeando la ladera del cerro Pinilla, coronado por el vértice del pico Calar del Mundo (1632 m), desviándonos hacia el Norte. El sendero es bueno, aunque el lapiaz calizo empieza a hacerse notar con la altura. Pinos y carrascas nos rodean.
Avanzamos, pasando por una sima, algo más que un agujero que nos recuerda que nos movemos sobre un macizo calizo repleto de cavidades, hasta alcanzar un barranquillo por el que transita el sendero, que gira a la derecha, en dirección Noreste. Este punto se llama el Mojón de las Tres Cruces. Estamos a 9,3 kilómetros de la salida, y hemos acumulado 710 m de subidas.
Remontar el barranco nos lleva unos 700 m y 80 m de subida. Subimos hacia la izquierda para subir una arista y entramos en un valle estrecho, por el borde más alto. Es el Vallejo de los Arenales, una antigua zona cultivada del Calar, a 1400 m de altura, que constituye la parte intermedia del borde Oeste de la meseta del Calar. La senda sigue siendo buena, con piedra suelta y lapiaz, a tramos.
Al Noreste se distingue con claridad un collado, que es la salida más clara para seguir progresando por el Calar, aunque toca remontar una buena cuesta. Al final, subimos hasta cota 1510m y entramos en el bosque de los robles melojos más meridional de Europa, el Melojar. Hemos andado 11,8 km, con casi 890 m de ascensión acumulada.
El bosque de robles ocupa fundamentalmente una depresión, una olla. Aquí el terreno tiene un suelo silíceo, no tan calizo, que es el que permite el arraigo de los robles melojos, el quercus pyrenaica. El sendero del GR atraviesa el melojar, entrando por la vertiente Sur y bordeando la falda Este de la olla.
Remontamos un colladillo para dejar definitivamente los melojos, y entrar en el barranco de la Huesa, tras 800 m. Los pinos y las carrascas sustituyen a los melojos. Seguimos las marcas del GR hasta las Raigadas, un precioso paraje que alberga un antiguo manantial, viejas ruinas de tornajos de piedra y tejos milenarios escondidos en el bosque. En este kilómetro, el 13 de la ruta, el sendero es delicioso.
Bajamos el barranco hasta el cauce del arroyo de la Huesa. Encontramos aquí la pista que sube a la Cañada de los Mojones por el Portillo de los Perros. Hasta aquí hemos recorrido algo más de 14 kilómetros, con unos 900 m de ascensión acumulada.
Después de disfrutar de la caricia amable del agua fresca de la fuente que alimenta los tornajos dispuestos en la curva de la pista a la que llegamos, continuamos pista abajo durante un kilómetros y cuatrocientos metros. A mano izquierda, el arroyo, y a mano derecha se abre una senda por la que dejamos la pista. Estaremos en el kilómetro 15,5 de nuestra ruta.
La senda nos lleva al puerto del Arenal, con suaves bajadas y subidas, un bosque de pinos y carrascas repleto de preciosos rincones y árboles singulares. A los tres kilómetros y medio, más o menos, encontraremos la cañada de Andalucía, y un poco más allá, a algo más de un kilómetro, el puerto del Arenal. Hasta aquí habremos recorrido unos 20,2 km, con unos 1.050 m de ascensión acumulada.
Cruzamos la carretera por el puerto y continuamos camino por la pista que discurre por la cañada de la Almenara y que nos conduce a los campamentos de Riópar, tras algo más de dos kilómetros.
En la misma dirección encontramos otro camino pista que, al cabo de otros 2,2 km, nos lleva a las casas rurales El Lagunazo, donde conectamos con la pista que discurre por la Vereda de Bogarra. Aquí estamos en el kilómetro 24 de la etapa, con 1.120 m de ascensión acumulada.
Seguimos la pista. Al cabo de unos 800 m dejamos el bosque y la pista gira a la derecha, entrando en zona agrícola. Seguimos la pista encontrando una bifurcación, continuando a la izquierda y cruzando el puente sobre el río de la Vega. Un poco más allá encontramos la carretera CM-412, en su salida de Riópar a Riópar Viejo y Alcaraz.
Pernoctamos en el albergue Los Chorros, por lo que nos toca cruzar el pueblo hasta la salida de la carretera a Siles. Hasta ahí habremos recorrido 27 km, con 1.140 m de ascensión acumulada, porteando todo el equipo necesario para los dos días más que tenemos por delante.

La actividad la clasificamos como de nivel III+, que supone:

  • Recorridos en Media Montaña.
  • Recorridos con desniveles grandes que pueden superar ocasionalmente los 900 m.
  • Rutas de larga duración, entre 6 y 8 h.

Este tipo de rutas requieren experiencia en senderismo y buena condición física.







sábado, 9 de marzo de 2024

Mapa y perfil de la ruta “GR 3 Calares: 1ª etapa GR 66 + GR 66.1 - Calar de la Sima”.-

 Actividad prevista para el sábado, 23 de Marzo de 2.024.-

El sendero de gran recorrido GR 66, originalmente denominado “Sendero de los Serranos”, era un proyecto de itinerario provincial que tenía su punto de inicio en Nerpio y llegaba hasta la capital, Albacete, pasando por Yeste, Riópar, Alcaraz, El Robledo y Balazote. Nunca llegó a homologarse completamente, salvo el recorrido por los Calares del Mundo y de la Sima, y la Sierra de Alcaraz.
Hace unos años, nuestro Club tubo el honor de crear esos tramos, y tres variantes, compartiendo el trabajo de campo con el Centro Excursionista de Albacete y Los Amigos de Paterna.
Así, disponemos en nuestra provincia de un circuito que permite realizar una travesía de 4 etapas, entre Tus y Riópar:

  • La primera etapa es circular, con un recorrido por el Calar de la Sima, por el GR 66 y el GR 66.1
  • La segunda etapa va desde el valle de Tus hasta Riópar, por el GR 66.2, a través del Calar del Mundo.
  • La tercera etapa también es circular, con un recorrido hasta el Calar de la Osera, por el GR 66.3 y el GR 66.
  • Y en la cuarta etapa volvemos desde Riópar hasta el valle Tus, de nuevo a través del Calar del Mundo, esta vez por el GR 66.

Describimos a continuación el recorrido de la primera etapa, por el Calar de la Sima.

Habitualmente hemos iniciado el recorrido desde el camping del Vado de Tus, pero también puede iniciarse desde los puentes sobre el arroyo de Tus, o, incluso desde Collado Tornero, haciéndolo más corto.
Así, partiendo desde el camping, nos dirigimos hacia el Oeste, precisamente hacia el primer puente sobre el arroyo de Tus, por la carretera que comunica el camping con las casas del Vado de Tus, y más adelante, la aldea de La Moheda, cruzando el puente, y la de Collado Tornero, sin cruzarlo (habría que cruzar el segundo). La carretera discurre por la margen izquierda del arroyo. Las casas del Vado de Tus quedan a unos 700 m del camping y el primero de los puentes a uno 850 m.
Así, cruzamos el puente y empezamos a subir la empinada pista de hormigón que nos sube hasta la Moheda. Es un buen calentamiento. Al llegar a la aldea habremos caminado unos 2 kilómetros y subido unos 150 m. Continuamos el ascenso por las casas de abajo y luego las de arriba de la aldea hasta que, al poco de pasar una nave de aperos, en una curva, a la izquierda, y unas espléndidas carrascas, al poco de la siguiente curva, hacia el kilómetro 3 de la ruta, sale un sendero a mano derecha, que tomaremos. La senda sube hacia el Suroeste. Está bien marcada. Discurriendo entre pinos y carrascas, por un paisaje precioso, nos sube hasta una pista (que es la misma que dejamos, que llega a ese punto, y otros parajes, dando un buen rodeo). La pista hace una curva y en un lado encontramos la Peña de la Cabeza, una formación caliza singular que recuerda a un alto cuerpo y su cabeza. Hasta este punto habremos recorrido unos 4,8 kilómetros y ascendido unos 450m, desde que salimos.). La pista hace una curva y en un lado encontramos la Peña de la Cabeza, una formación caliza singular que recuerda a un alto cuerpo y su cabeza. Hasta este punto habremos recorrido unos 4,8 kilómetros y ascendido unos 450m, desde que salimos.
Después de salir del sendero a la pista, y continuar unos metros a mano izquierda, tras pasar la Peña de la Cabeza, otro sendero bien marcado sale a mano derecha. Lo tomamos para llegar al barranco de Lomeros. A veces la senda la hemos encontrada con agua y barro. Hay algunos “jorros” de saca de madera, pero se trata de seguir el barranquillo. La senda, al cabo de un kilómetro, nos lleva a un amplio claro y la carretera AB-5021, la antigua A-65, que comunica Yeste con Arguellite y Plañel. En el claro está la fuente del prado Salvador, que recoge agua del barranco.
Seguimos por la carretera a mano derecha, unos 600m bajando un colladillo, hasta la aldea de Los Prados. En un ensanche de la carretera donde se abren varias calles, encontramos el lavadero a mano derecha, junto al cauce del arroyo del Asperón. En ese punto solemos hacer una parada para reponer fuerzas.
Dejamos la carretera por la calle que sale casi paralela a mano derecha, y salimos de la aldea. El sendero continúa entre carrascas y huertas. Unos quinientos metros más adelante encontramos la pista que conduce al cortijo del Rincón Cabero. Siguiendo por la pista, llegamos a la bifurcación donde se inicia el GR 66.1 que sube al Calar de la Sima, mientras que el GR 66 continua hacia las aldeas de Plañel y Arguellite. Nos vamos a la derecha para subir al Calar. Unos metros más adelante, algo más de dos kilómetros y medio desde el Rincón Cabero, llegamos al final de la pista. Estamos en el kilómetro 9,5 de la ruta, y hemos ascendido algo más de 500 m.
Seguimos por la pista que trascurre por la falda Este del Calar de la Sima, en dirección Suroeste, hacia la Peña Palomera. Al cabo de un kilómetro, subiendo, cruzamos el arroyo del Plañelejo y, siguiendo la pista, al cabo de un kilómetro y medio, más o menos, al pasar la Majada de las Mozas, en franca subida, termina. La pista se convierte en sendero, que sube, entre pinos y con decisión, hacia la Peña Palomera, que se muestra imponente. Subiendo, alcanzamos el arroyo de la Peña Palomera. Llevamos 12,8 km y 750 m de subida.
La senda se hace dura. Aparecen farallones calizos a la vez que desaparecen los pinos. Estamos al pie de la Peña Palomera. Espectacular, el entorno es impresionante. La senda se estrecha y, en algún momento aparecen escalones. Un barranco se abre en una curva de la senda, con pasos que hay que andar con prudencia. El sitio es todavía más espectacular. Algunas piedras sueltas, escalones, firme deslizante y Cojines de Monja, nos dificultan el avance, pero la senda se va abriendo paso, con bastante pendiente. Aquí hemos encontrado nieve muchas veces. Estamos por encima de la cota 1500. El sendero discurre por un canal en dirección Oeste, que abre el arroyo Palomera, flanqueado por las paredes calizas del calar, y desemboca en su parte más alta donde encontramos unos tornajos para el ganado. Estamos en el kilómetro 15 de ruta con casi 1150m de desnivel acumulado.
En este punto, el canal se desvía hacia el Norte, a la derecha. Al pie de la Peña Palomera, que ha contemplado nuestro ascenso, vamos ganando más altura, dejándola a la derecha para rodearla. Aquí ya estamos sobre la meseta del Calar de la Sima, a más de 1700 m de altura. El sendero del GR trascurre por el canal horadado por la lluvia. El canal se va integrando en la meseta conforme avanzamos aguas arriba. La senda se estrecha en algunos momentos, invadida por los Cojines de Monja (erinacea anthyllis), y el lapiaz calizo. Podemos avanzar por el sendero, o desviarnos por la derecha, ascendiendo por la ladera que forma la meseta para llegar al borde oriental. Hay una buena pendiente, pero menos que al remontar el arroyo Palomera, varias sendas y trochas de animales nos facilitan la subida. Al alcanzar el borde, el espectáculo es impresionante. Estaremos en lo alto de una pared donde se abre el gran valle lleno de naturaleza.
Progresamos por la ladera. Hemos pasado la Torca Honda. Definitivamente el GR avanza por cotas más bajas siguiendo el límite de término entre Yeste (Albacete) y Siles (Jaén). Quizá resulte más sencillo seguirlo, pero resulta más atractivo avanzar por cotas más altas, cerca del borde oriental, como ya hemos comentado, aunque por aquí, la senda es estrecha, no tan marcada y muchas veces caminaremos sobre el lapiaz y las piedras calizas, por lo que no hay que perder la concentración y estar atento a donde se pisa.
Llegamos, por fin, a un punto alto que parece la cima del Mentiras. No lo es. Es una elevación conocida como el “Falso Mentiras”. Todavía nos queda un trecho de unos 800 m para alcanzar la cima de verdad, aunque ya no hay mucha pendiente.
Por fin llegamos. Alcanzamos los 1.896m de la cima. Avanzando cerca del borde, hemos disfrutado de las vistas, aunque más pendientes de donde se pisa que del paisaje. En la cima podemos recuperarnos y disfrutar del espectáculo. En este punto llevamos recorridos 16,8 kilómetros, con 1350 m de ascensión acumulada.
Comenzamos la bajada en dirección Noroeste. El GR no pasa por la cima, queda en cota 1.740m, unos 160 m más abajo. Los descendemos directamente, casi a campo a través, porque no hay senda clara. La pendiente, piedras sueltas, el lapiaz y las erinaceas, obligan a ser prudentes y mirar por donde se pisa. Encontramos el sendero del GR al pie de una elevación prominente, el Puntal de las Vívoras. A partir de aquí, el avance se hace más fácil, aunque el piso está dominado por el lapiaz y la piedra caliza.
Avanzamos entre torcas y dolinas por la meseta del Calar. Tras algo más de 2 kilómetros llegamos la Sima. Para verla, tenemos que desviarnos unos metros del sendero del GR, en la misma dirección que traíamos. Se trata de una falla abierta en el extremo del macizo de la meseta, de unos 100 metros de longitud y unos veinte de ancho como máximo, que forma una profunda grieta de unos quince metros. En el fondo, las condiciones del entorno han favorecido el desarrollo de algunas especies vegetales endémicas que debemos respetar. Desde luego, es un sitio muy singular, que da nombre al Calar. En este punto llevamos recorridos 19,2 km y los 1350 m de ascensión acumulada que alcanzamos en la cima.
Retomando el GR, la senda se va ensanchando. Seguimos avanzando, pero en dirección Noreste. 800 m más adelante, llegamos a la rambla de la Pinea. Aquí conectamos con camino amplio. Este camino nos llevaría otra vez a la Peña de la Cabeza, pero lo vamos a dejar un kilómetros más adelante, al Llegar al Cuco, una antigua construcción con piedra. Tomamos un desvío del camino a la izquierda. Sigue siendo ancho y descendiendo. Así, en poco tiempo, al cabo de unos 750 m, habremos llegado al manantial y arroyo de Pradomira, donde se encuentra el cortijo del mismo nombre. Es un punto de confluencia de pequeños barrancos que, aguas abajo forman otro más amplio. El camino aquí se bifurca. Seguimos el de la derecha, que v dándole la vuelta al puntal de Collado Tornero. Al cabo de un par de kilómetros más, el camino ancho se termina, aunque tenemos continuidad por una senda que nos bajará zeta tras zeta hasta la Tinada de Eulogio, una casa en ruinas. No recuerdo cuantas zetas hay, muchas. Algunas son cortas, pero conviene no atajar porque las rodillas y los tobillos sufren con el descenso, y el zig-zag atenúa mucho las pendientes. Este tramo supone algo más de un kilómetro, y bajamos unos 200 m.
Seguimos bajando por el sendero, ya con mucha menos pendiente. Al cabo de un kilómetro llegamos a las primeras casas de la aldea de Collado Tornero. Estamos en el kilómetro 25 de nuestra ruta. Aquí tenemos una imponente vista del arroyo de Tus y de su barranco, el barranco del Infierno, que nos conduciría al aserradero de Tus. El sendero da paso a calles de hormigón, que, con las últimas casas, en el mirador, se ensancha un poco y toma bastante más pendiente de bajada. Nos lleva al puente que cruza el Tus. Hasta ese punto habremos recorrido unos 25,7 kilómetros. Estamos sobre la carretera por la que empezamos a caminar. Volvemos a pasar por junto al puente por el que subimos a La Moheda, y, más adelante, las casas del Vado de Tus. Al final llegamos al camping, punto de partida de la ruta. Habremos recorrido unos 27 kilómetros de ruta, con algo más de 1350 m de desnivel acumulado.

La actividad la clasificamos como de nivel III+, que supone

  • Recorridos en Media Montaña.
  • Recorridos con desniveles grandes que pueden superar ocasionalmente los 900 m.
  • Rutas de larga duración, entre 6 y 8 h.

Este tipo de rutas requieren experiencia en senderismo y buena condición física.





miércoles, 6 de marzo de 2024

Mapa y perfil de la ruta “Sierra Mágina”.-

 Actividad prevista para el sábado, 20 de Abril de 2.024.-

Nuestros compañeros Gonzalo González y Mariano Galván, nos han propuesto subir a Sierra Mágina, en el término municipal de Huelma, en Jaén. Todo un reto… ¡que asumimos encantados!

El Pico Mágina es una montaña situada en el parque natural de Sierra Mágina, en la provincia de Jaén. Su altitud es de 2167 m. Es el pico más alto de esta provincia y se encuentra en la divisoria de los términos municipales de Albanchez de Mágina y de Huelma, en una larga cuerda que supera los dos mil metros a lo largo de 5 km, desde la Peña de Jaén (2147m), Miramundos (2077m), hasta Peña Grajera (2014m).
La subida al Pico de Mágina (y también al llamado, y bien llamado, de Miramundos) requiere, sin duda, un esfuerzo exigente, pero que será ampliamente recompensado por la belleza de la ruta y por los múltiples detalles de la vida natural y de la presencia humana que hallaremos a nuestro paso. No en vano el pico Mágina es el más alto de la provincia de Jaén, siendo así Sierra Mágina el tercer macizo montañoso en altura de toda Andalucía.
En la ascensión podremos encontrarnos con varios grupos de cabras montesas y observar fácilmente especies de flora endémica protegida, como es el caso de la Glandora nítida, con una preciosa floración azul eléctrica, y la famosa Viola Cazorlensis o violeta de Cazorla. En la ascensión encontraremos buenas representaciones de arquitectura de piedra seca de la comarca, como es una choza de pastores ubicada en el paraje de Covatillas.
Desde el pico Miramundos, podremos contemplar una panorámica paisajística que abarca una amplia extensión desde Cazorla hasta Sierra Nevada; al sur, las granadinas Sierra Arana y Sierra Nevada; al norte en un primer plano, las cumbres del monte Cárceles y, detrás, las poblaciones de Úbeda, Baeza, Sabiote, etc.; al este la cumbre de La Morra de Mágina y, al fondo, los montes de Quesada pertenecientes a la sierra de Cazorla; al oeste tenemos la cumbre de Peña de Jaén y del Almadén.

DESCRIPCIÓN DE LA RUTA:

Comenzamos la ruta en el Centro de Visitantes MATA BEJID, situado en PK 15,6 de la carretera A-324, el cual posee un gran aparcamiento donde poder dejar el coche. A la salida del citado centro y antes de coger el sendero/pista hacia el Este, por el cual iniciamos la ruta, nos encontramos con una representación típica de la arquitectura pastoril de la zona, una choza y una casilla construidas con piedra seca y techumbre vegetal. El sendero discurre entre hermosas encinas, romeros y demás especies propias de la zona. El camino es bueno y está señalizado.
Sobre el Km 1 nos encontramos con un abrevadero para el ganado, será el único manantial que nos encontráremos en toda la ruta (pero no sabemos si es potable).
En el km 1,5 llegamos a unas ruinas y tomamos un sendero a mano derecha (mirando cuesta arriba), que nos llevara hasta la pista forestal que sube hacia los parajes altos de la sierra. Progresamos por la pista hasta encontrarnos con un sendero señalizado a mano izquierda, indicado con señales de PR A-462 y con poste informativo del sendero de subida a Pico Mágina y Miramundos.
Se trata de una vereda muy marcada y muy empinada que progresa haciendo zetas ascendiendo casi 400m. Durante la subida podemos contemplar hermosas vistas del valle de Huelma y de las cumbres nevadas de Sierra Nevada donde podemos identificar, claramente, el Veleta, Mulhacén y Alcazaba como cumbres más representativas.
Sobre el km 4,5 retomamos la pista forestal que habíamos dejado más abajo. Progresamos por la misma y, sobre el km 5 de nuestra ruta, nos encontramos con un corral de piedra y una choza de típica de pastores. Un km más adelante está el Aprisco Collado de las Cruces, un corral de ganado en uso.
Sobre el km 6,4 empieza la aventura del SIERRA, abandonamos la pista a mano izquierda y progresamos, campo a través en dirección a la Peña de Jaén. Este es el tramo más difícil y técnico de la ruta ya que no hay senda definida, la inclinación es bastante pronunciada y la progresión se hace dura y dificultosa (esta vía la hemos nombrado como “ESPIRITU DEL SIERRA”. A media ladera nos encontraremos con una valla cinegética que nos impide progresar, la seguiremos hasta encontrar un agujero en la misma que nos permite cruzar. Y aquí empieza lo más duro... Seguiremos progresando hasta un farallón de piedras y lo evitaremos por un paso estrecho entre las rocas para continuar cresteando hacia la cima de la Peña Jaén.
Tendremos que buscar el mejor acceso intentando ir hacia el lomo de La Peña Jaén, agarrándonos a ramas, piedras, etc.
Hasta llegar a la cumbre nos iremos encontramos con varias dolinas que tendremos que rodear y grietas en la piedra caliza que nos obligan a extremar el cuidado según vamos avanzando. Sobre el km 9,200 de nuestra ruta, llegaremos a la Peña Jaén. Hemos tardado cuatro horas y media, y ascendido 1200m con tramos del 27% de inclinación, lo que indica la dureza y la dificultad de este último tramo.
En la cima nos encontramos con una gran cruz de hierro y una placa conmemorativa adherida a la roca.
A partir de aquí la ruta es muy sencilla y no por ello menos atractiva, seguiremos el sendero que nos llevará cresteando por la cuerda hacia el Pico Mágina está muy marcado y señalizado, al principio con hitos de piedra y a continuación con postes de sendero PR. En el km 9,600 pasaremos por un collado donde nos encontramos con un poste informativo que nos indica el camino y la distancia a el Pico Mágina(1km) y Miramundos (3,5km).
El sendero no tiene pérdida, está muy marcado y señalizado en todo momento con postes de madera de PR. La progresión se hace fácil y nos permite contemplar hermosas vistas en todo momento. De hecho, nos ha recordado bastante a Pirineos.
Una vez llegado al refugio de Miramundos, lo curioseamos y firmamos en el libro de visitas. Empezamos el descenso y para ello, retrocedemos sobre nuestros pasos hasta el collado anterior donde se encuentra el poste informativo que nos indica el sendero de bajada que debemos tomar hacia el Collado del Puerto y la Hoya de los Tejos. En el transcurso de la bajada nos encontramos con una señal de prohibido el paso con la leyenda de sendero desviado por recuperación de flora, lo cual, nos obliga a desviarnos hacia una valla y cruzar por una puerta, continuando por el nuevo sendero hasta pasar la hoya de los tejos donde recuperamos el sendero original que finaliza en la pista forestal que nos lleva hasta el Aprisco Collado de las Cruces.
El restante descenso hasta el aparcamiento del centro de visitantes lo haremos por la misma ruta que hemos utilizado para subir.

DATOS DE LA RUTA:

- Distancia: 23.3 Km.
- Tiempo empleado: 9 horas.
- Ascenso: 1340 m. Positivos

VALORACIÓN DE LA RUTA:

Dificultad: Media – Alta, Nivel III+, que supone

  • Recorridos en Media Montaña.
  • Recorridos con desniveles grandes que pueden superar ocasionalmente los 900 m.
  • Rutas de larga duración, entre 6 y 8 h.

Este tipo de rutas requieren experiencia en senderismo y buena condición física para progresar por terrenos difíciles.




Hay tramos muy técnicos y la ascensión a Peña Jaén es bastante complicada, sin llegar a ser peligrosa en ningún momento. Aun así, detallamos un itinerario alternativo para la subida, pudiendo hacer 2 grupos, uno para la subida a pincho hasta La Peña Jaén y otro que subirá por un sendero señalizado. Son más o menos los mismos km y nos juntaríamos todos en la Peña Jaén.


Mariano Galván y Gonzalo González.




jueves, 22 de febrero de 2024

Mapa y perfil de la ruta “De Benasau a Castell de Castells por la Serrella”.-

 Actividad prevista para el sábado, 2 de Marzo de 2.024.-

La sierra de la Serrella es un anticlinal formado por materiales calizos que en su vertiente norte tiene una serie de pináculos conocidos como Els Frares, formados por la acción del hielo y del agua sobre la roca. Se localiza al norte de la provincia de Alicante y se extiende de Este a Oeste durante una longitud aproximada de 15 km, haciendo frontera entre la Marina Baixa y la Marina Alta.
Sus picos más destacados son La Penya de les Creus y Pico Serrella (1.359 m), el Pla de la Casa (1.385 m), el pico de La Serrella (1.322 m), y la Mallada del Llop (1.361 m).
Hemos recorrido la Serrella dos veces.
La primera vez en un recorrido desde la localidad de Cuatretondeta. La programamos para el 31 de Enero de 2.015, pero tuvimos que suspender la actividad por mal tiempo, y la recuperamos el 23 de Enero de 2.016. Aquella vez subimos a la Penya Creus, Els Frares, la Serrella y el Pla de la Casa, pasando por los PR CV 23 y 24.
La segunda el 12 de Marzo de 2022, en ruta partiendo desde Facheca para llegar al Abdet, y subiendo al Plá de la Casa, la Mallada del Llop y el pico de la Serrella, siguiendo el PR CV 182.
Nuestros compañeros Andrés Alvarruiz y Cristina Royo, nos proponen recorrer por tercera vez la cresta de la Serrella, con un ambicioso recorrido integral entre las poblaciones de Benasau y Castell de Castels.
Así, comenzaremos nuestra travesía en Benasau. Atravesaremos el pueblo por su calle principal hasta la parte más baja e iniciaremos una subida de casi 700 m de desnivel hasta el pico del Recingle Alt (1359 m). En este punto, la vista es espectacular: Al Oeste tenemos el Montcabrer, al Norte el Benicadell y más al fondo el Mondúber, al Este la sierra de Bernia y al sur la mole de Aitana.
Después de una corta parada para reponer fuerzas, continuaremos por el lomo de la cresta. Lo seguiremos hasta el Morro de la Salvia y descenderemos hasta un cruce cerca de la Font Roja. Ahí nos podemos acercar a la fuente (5 min) antes de iniciar una corta subida hasta el collado Borrell. Desde aquí podremos admirar las interesantes “Peñas de África”.
Continuando la ruta, subiremos hacia el Plá de la Casa por la “Mallada dels Matxos”, pasando por la nevera del Plá de la Casa, que se encuentra actualmente en proceso de restauración. Los últimos metros de la subida a la cima (1385 m) son opcionales. Descenderemos por la pedrera de la vertiente Este.
Desde este punto nuestro itinerario seguirá, casi hasta el final, el GR 330. Nos quedará la última subida dura de la ruta para llegar al pico Serrella (1321 m) y desde allí seguir por el filo del filete hasta la Mallá del Llop (1361 m).
A continuación, bajaremos a una especie de collado doble para meternos en “La Canal”, un estrecho vallecito flanqueado por majestuosas paredes de caliza, que baja hacia el Este. Seguiremos La Canal durante algo más de 1 km para abandonarla por un corto repecho que sube otra vez a lo alto de la loma. En ese punto, tendremos a los pies el embalse de Guadalest y más al fondo asoma la cima del Puig Campana. Hacia el Este se divisa la línea de la costa: Gandía, El Montgó, Altea y la Serra Gelada.
Después de una bajada pronunciada abandonaremos la pista por donde sigue el GR y tomaremos un sendero que nos lleva, en un cómodo descenso, hasta el área recreativa de El Castellet. Desde aquí solo nos quedará aproximadamente 1 km para llegar al pueblo. Al llegar a Castell de Castells, habremos recorrido unos 21 km, con unos 1250 m de ascensión acumulada, y 1400 de descenso acumulado. La actividad la clasificamos como de nivel III+, que supone:

  • Recorridos en Media Montaña.
  • Recorridos con desniveles grandes que pueden superar ocasionalmente los 900 m.
  • Rutas de larga duración, entre 6 y 8 h.

Este tipo de rutas requieren experiencia en senderismo y buena condición física.






jueves, 1 de febrero de 2024

Mapa y perfil de la ruta “De Mogente a Vallada”.-

 Actividad prevista para el sábado, 10 de Febrero de 2.024.-

Esta actividad de senderismo que planteamos es algo más que “andar por el monte”. Va a tener algunos tramos con bastante pendiente, casi verticales, y un desnivel acumulado considerable, pero, en fin, seamos ambiciosos, que se plantea un día muy montañero y divertido.
Pretendemos hacer una travesía entre las localidades valencias de Mogente y Vallada, en la comarca de La Costera. Es una zona que, sin tener grandes cimas, tiene una orografía muy singular, próxima al escalón que forma la meseta castellana, y en la cuenca del río Cáñoles, en el valle que se cierra en el puerto de Almansa.
Desde Mogente (Moixent), subiremos a la sierra de la Atalaya (691 m) y recorreremos su cresta, hasta el barranco del Bosquet, donde volveremos a subir, por la Escala de la Doncella, hasta muy cerca del Alto del Pi (671 m). Llegaremos a la Cova del Aigua. Seguiremos hacia el Este, y subiremos más, hasta el Alto del Pedregal 745 m), por el sendero de la Senda del Vértigo. Muy cerca se encuentra la Cova de Pates. Iremos descendiendo hacia Vallada por el barranco de la Font d’Arnau, y nos plantearemos subir al Penyó (649 m), para, después de pasar por la boca del túnel del Sumidor, terminar muy cerca del casco urbano de Vallada, junto a la ermita de San Sebastián (siglo XVIII) y la ermita del Cristo del Calvario (siglo XIX).
Así, comenzamos nuestro itinerario desde el ensanche que se encuentra a kilómetro y medio de Moixent, junto a la industria Rattan Decó, carretera CV 652, junto al puente del barranco del Chorrillo, caminando por el Camí de Vaïllo, un camino asfaltado. Pasamos, en dirección Sur, la Casa de Saavedra y nos internamos en el barranco del Chorrillo (Xorrillo). Al cabo de algo más de dos kilómetros, parte un senderillo a mano izquierda, que marca el espolón de la sierra de la Atalaya. Lo tomamos para recorrer la cresta.
Es un sendero bien marcado, en terreno que se descompone fácilmente, y con piedra suelta, con fuerte pendiente. A los cincuenta metros de subida encontramos una losa natura de piedra. Seguimos subiendo. Al poco encontramos un respiro en una faja excavada en la piedra, de un metro de ancho, que nos permite recobrar el aliento y contemplar los amplios valles a uno y otro lado de la sierra, y más allá las elevaciones del borde de la meseta. Subimos unos escalones y pasamos al piso superior de la faja, para volver a la cresta y seguir con la subida. Algún escalón lo encontramos equipado con una cuerda, que facilita la subida. Hasta las zonas más altas de la sierra, debemos subir unos 250m en un kilómetro, con una pendiente bastante exigente, de más del 20%, que cada uno debe afrontar a su ritmo, y conscientemente, porque habrá más de estas cuestas. Y seguimos subiendo, aunque con menos pendiente.
Después del primer kilómetro de subida (llevaremos unos tres kilómetros en total desde la salida), tenemos por delante otros dos kilómetros de cresta, con el mismo sendero pedregoso, con subidas y alguna bajada, pero por el que se progresa bien.
A los cinco kilómetros más o menos, empezamos a bajar. Nos encontramos casi con las mismas pendientes que en la subida, pero esta vez, bajando, por lo que debemos tener cuidado para evitar el deslizamiento de los pies con la piedra suelta. En estos casos, dicen que es mejor dejarse llevar un poco por la pendiente, y no bloquear las rodillas. Lo más prudente es ir despacio y asegurando la pisada.
Después de una buena bajada, de más de un kilómetro, con pendiente media de más del 25%, llegamos al barranco del Bosquet. Muy cerca se encuentra un pequeño embalse y arbolado. Una carretera, que transita por el barranco, permite el acceso desde el pueblo, y hace de frontera entre la Atalaya, de la que acabamos de bajar, y el Alt del Pi, al que nos disponemos a subir. En este punto habremos recorrido unos seis kilómetros y habremos subido unos 500 m, eso sí, con más de 300 de bajada.
Cruzamos la carretera y comenzamos el ascenso por una pista que permite la comunicación con las masías del monte. Al poco, una senda se separa de la pista por la izquierda. La tomamos y nos lleva a la Escala de la Doncella. Es un sendero muy vertical, con escalones en la piedra que nos obligan a realizar pequeñas trepadas, algunos equipados con cuerda para facilitar el tránsito. Y tiene una especie de barandilla realizada con redondos de hierro de 20mm, sujetos firmemente a la roca, y maromas, poco fiables por lo desgastadas por la intemperie, a las que es mejor no agarrarse. Esta Escala nos eleva algo más de cincuenta metros, el tramo de mayor pendiente. Luego, la subida sigue siendo dura, pero con menos pendiente. En total supone un kilómetro y medio, y más de 250 m de desnivel acumulado. Desde el principio, llevaremos unos siete kilómetros y medio con unos 750 m de ascensión acumulada.
La senda no pasa por la cumbre del Alt del Pi. La cima queda difícil de alcanzar por el pimpollar espeso que la cubre. Seguimos avanzando, en descenso, en dirección Oeste, hacia la casa del Camp Redó y la cova del Aigua. Esta es una cueva muy singular. Esta cerca del vallado de piedra del Camp Redó, en el kilómetro nueve de nuestra ruta. Es esta zona transitamos por caminos que permiten la rodadura de vehículos tractores o todoterrenos. Tienen bastantes piedras y un firme irregular, pero son algo más que un sendero.
Un poco más adelante del desvío a la cueva del Agua, comenzamos la subida al alto del Pedregal (745m). Una senda se separa del camino por la derecha y le va dando la vuelta al espolón de la Peña de Bellús, al pie del Pedregal, hasta dejarnos en la Senda del Vértigo. A esta tramo de la senda se le da este nombre porque está en la cornisa de un escalón rocoso que se prolonga hasta la cima. la sensación de senda aérea que se intuye con la vista a distancia no es tanta una vez transitando en ella. El sustantivo “Vértigo” es, quizá, un tanto pretencioso, pero muy prosaico. Eso sí, las formaciones rocosas y las vistas son magníficas. Esta senda, inmersa en bosque de pinos y carrascas, se prolonga durante algo menos de un kilómetro, y subimos unos 160 m, desde que dejamos el camino.
Por fin en lo alto, lo que encontramos no es el vértice geodésico, sino una instalación importante de antenas de comunicaciones. La cima se encuentra algo más adelante, aunque, prácticamente, a la misma altura. Hasta aquí habremos recorrido algo menos de once kilómetros con algo más de 1.000 m de ascensión acumulada y algo menos de 650 m de descenso acumulado.
La pista de acceso a estas instalaciones nos sirve para iniciar el descenso a Vallada. Al poco encontramos la cueva de Pates, que cuenta con estalactitas u otras singularidades geológicas. Bajamos hasta el comienzo del barranco de la Font d’Arnau. Este se puede recorrer en una actividad de barranquismo, pero para evitar las abundantes y molestas zarzas, y hacer más llevadera la bajada, sin perder atractivo, tomaremos el camino que baja por la derecha del barranco, que es más fácil de transitar.
Después de tres kilómetros, y 260 m de descenso, encontraremos un camino ancho que nos conducirá al Peñón (649m) de Vallada. En este mismo punto, a la izquierda, parte el camino que asciende hasta el Castillo de Vallada, conocido como Castillo de Umbría, aunque solo se conservan algunos muros, impresionantes, igual que las vistas sobre el valle que nos ofrece. Y siguiendo el camino de bajada, podemos flanquear el Peñón por la izquierda y bajar directamente sin subir. Nos vamos por la derecha, para subir al Peñón, y bajar flanqueándolo por la derecha.
La subida al Peñón supone un recorrido de unos 700 m, con unos 150 m de ascensión acumulada. El camino es parecido a los que hemos recorrido, con terreno descompuesto, piedra suelta y, al final, escalones de roca, muy verticales, aunque cortos. Encontraremos alguna equipación con una cuerda para facilitar el tránsito. Será más fácil subir que bajar este tramo final, por lo vertical del tramo, aunque no supone dificultad técnica. Es cuestión de prudencia. Bajaremos del Peñón por el mismo camino por el que subimos, recuperando el camino original por el que nos desviamos para subir, y continuándolo para el flanqueo por la izquierda y la bajada final. El camino, al poco de retomarlo nos dejará en una pista, que dejaremos pronto, por la izquierda, tomando un sendero que, con fuerte pendiente nos deja en el Túnel del Sumidor, otra oquedad de especial relevancia geológica e hidrológica en la zona. La senda, rodeada de vegetación como otras que ya hemos recorrido, también exige prudencia en la bajada para evitar deslizamientos de los pies, por la piedra suelta que podemos encontrar en algunos tramos y la pendiente. Desde la pista, antes del Sumidor, recorreremos unos 2 kilómetros, bajando unos 300m hasta llegar a la explanada de la ermita de San Sebastián y de la ermita del Cristo del calvario, final del recorrido, a unos setecientos metros del casco urbano de Vallada.
La opción de subida al Peñón y flanqueo por la derecha en el descenso hasta el final de ruta supone una distancia de algo menos de tres kilómetros, unos 200 m de subida acumulada y unos 385 m de descenso acumulado. La otra opción, sin subir al Peñón y descenso flanqueando por la izquierda, supone una distancia de algo más de kilómetro y medio, y unos 210 m de descenso acumulado, casi sin subidas. Decidiremos sobre la marcha que opción tomamos, aunque pretendemos ofrecer las dos contando con guías de ambas opciones.
Con la ruta subiendo al Peñón, habremos recorrido unos 18 km, con 1050 m de ascensión acumulada. La actividad la clasificamos como de nivel III+, que supone:

  • Recorridos en Media Montaña.
  • Recorridos con desniveles grandes que pueden superar ocasionalmente los 900 m.
  • Rutas de larga duración, entre 6 y 8 h.

El plus (de esfuerzo) se lo da, precisamente, la combinación del desnivel acumulado, y las pendientes que encontraremos en algunos tramos.
Este tipo de rutas requieren experiencia en senderismo y buena condición física.

Bibliografía y para saber más:
https://es.wikipedia.org/wiki/Mogente
https://es.wikipedia.org/wiki/Vallada
https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/el-penon-de-vallada-piscina-09-07-17-18573086