jueves, 15 de febrero de 2018

Mapa y perfil de la ruta “Al Calar del Mundo desde Cotillas”.

Actividad prevista para el sábado, 24 de Febrero de 2.018.-
Nos proponemos, por iniciativa de nuestra compañera María Eugenia Felipe, hacer una ruta con origen y destino en Cotillas, a las faldas del Calar del Mundo, en la parte occidental: Nada mejor que subir y dar una vuelta por el Melojal, el bosque de robles melojos más meridional de Europa y algunos de sus lugares más singulares, el pico Calar y la laguna de Bonache.
Partiremos desde Cotillas, subiendo al Castillo de la Yedra por el sendero, para seguir cresteando hacia el norte, al Hituero Chico y el collado de las retamas. No hay un camino franco, aunque tampoco hay más dificultad que la de subir y bajar por empinada ladera, sorteando algunas matas.
Seguimos el cresteo por el límite de término entre Villaverde y Cotillas hasta entrar en el Barranco de Cañadillas, donde el camino se abre más, para llegar a los pies del Hituero Grande. Lo cruzamos por el collado de las Mesas. La vista del valle y del Calar es espectacular. Vamos a seguir avanzando, sin camino claro, pero sin dificultad, por la cresta que nos separa del Calar y que sigue siendo límite de término entre Villaverde y Cotillas. Bajamos. A la derecha se abre el valle de Cotillas. A la izquierda, el fondo del barranco mal llamado de la Puerta, que es del Huesa. Y cresteamos hasta el final, próximos al Poyo del Espliegar, una atalaya donde se domina el valle.
Continuamos, subiendo ya, con medio senda medio trocha, hacia el Melojal, flanqueando, por la izquierda la peña de la Lastra, y, en el cambio de valle, entramos en el Melojal. Al poco de subir hacia la izquierda, encontramos el GR66, que continuaremos un trecho, hasta la salida del Melojal, donde nos encaminaremos hacia el pico Calar (1631m). No hay un camino claro, pero se puede caminar, eso sí, subiendo paulatinamente y prestando atención al lapiaz que constituye el suelo.
Esquivamos torcas y dolinas hasta llegar al pico, que nos obsequia con magníficas vistas. Emprendemos la bajada hacia la laguna de Bonache, por estrecha senda atravesando un encinar, y cruzando el GR 66, pasamos por el Mojón de las Tres Cruces, un punto en el que convergen las faldas de tres lomas y se abre un barranquillo con sendero, que vamos a seguir hasta la laguna. El terreno se hace más abierto. Encontramos un llano, y en el punto más bajo, la singular laguna. Estamos en el término municipal de Siles (Jaen).
Continuamos la marcha, volviendo por nuestros pasos y subiendo un poco por la izquierda para entrar en la Dehesa de Angulo, ladera occidental del Calar, seguiremos un sendero bien marcado que nos deja en la Laguna de Arroyo Frio, a través de un bosque de pinos y carrascas. Cruzamos por el Majadal de las Salegas, para continuar camino hasta el arroyo de los Colladillos. Unas veces por senda, otras por antiguos senderos de herradura, cruzamos pista y camino varias veces. El bosque es precioso en algunos tramos.
Al llegar al arroyo, caminaremos con facilidad por pista-camino hasta encontrar el arroyo de los Labajos. Aunque tiene tramos con bastante maleza, no es difícil de cruzar. Últimas rampas cuesta arriba, atravesando algunas oliveras, para llegar de nuevo a Cotillas.
Habremos recorrido algo más de 21 km, con unos 1100 m de desnivel acumulado.


La actividad se cataloga como de nivel III, que supone recorridos en Media Montaña, con desniveles grandes que pueden superar ocasionalmente los 900 m, rutas de larga duración, entre 6 a 8 h. Este tipo de rutas requieren experiencia en senderismo y buena condición física.



jueves, 8 de febrero de 2018

Mapa y perfil de la ruta “Del Peñon Divino a Aitana”.

Actividad prevista para el sábado, 17 de Febrero de 2.018.-
Nuestro compañero Álfonso Caballero nos propone una ruta en Alicante. El nombre de la ruta “Del Peñon Divino a Aitana”, también podría ser “De Sella a Alcoletja, por el Peñon Divino y Aitana”, pero, en fin, queda más largo. Y más todavía si añadimos las dos o tres cimas más por las que pasa esta espectacular ruta.
Aitana, con sus 1.557 m, es la cumbre más alta de la provincia de Alicante, que, paradójicamente, es la más montañosa de España, aparte de los encantos costeros que la hacen famosa. Pretendemos subir por su cara sur, por la Solana de la Tagarina, y para acometer ruta por esa falda, hay que remontar la sierra de la Peña de Sella, un escalón que se eleva hasta los 1100 m aproximadamente. Saltaremos el escalón remontando el Peñón Divino, una prominencia espectacular que se eleva hasta 1.119m, defendido por paredes verticales cinceladas en la caliza.
Nos desplazaremos hasta la localidad de Sella. Empezaremos nuestra ruta desde el refugio del Barranco del Arco, al que llegamos desde Sella por una pista asfaltada que hay a la entrada del pueblo.
Dejamos el refugio y caminamos por la pista en dirección a Benimantell durante un kilómetro y encontraremos un desvío señalizado con un hito. Subimos por el sendero, que pasa junto a los paredones del Divino haciendo una diagonal hasta el Barranco de les Perxes.
A partir de ahora ya no vuelve a haber sendero como tal hasta la cima del Divino. Trepamos por una amplia canal hasta que esta se cierra. A la derecha hay un murete de piedras que marca un antiguo paso de pastores. Se trata de una trepada sencilla pero muy aérea, en la que vamos a seguir puntos rojos de pintura. Tras unos primeros metros trepando hacia la derecha, la ruta gira a la izquierda y continúa por la base de la pared que tenemos delante, hasta alcanzar un barranco que gira a la derecha.
Subimos por este barranco, hacia una pedrera y una pinada que vemos arriba. Tras alcanzar la pinada, hay que girar a la derecha, por una cornisa enormemente aérea, pero con suficiente espacio para considerarla segura, con muy buena vista del Alto de la Peña de Sella. Desde la cornisa, la ruta vuelve a girar a la izquierda y rodea el Divino para salir cerca de la cima, siguiendo puntos rojos e hitos. Desde la cima del Divino tenemos una buena vista del Barranco de l’Arc y del Puig Campana.
Bajamos del Divino, pasamos por la Masía de Patarrana y salimos por un camino a la pista de Tagarina. Seguimos la pista en dirección al collado de Tagarina. Siguiendo la pista principal llegaremos a un collado donde nos apartaremos por el sendero que sale a mano izquierda, señalizado como el Sendero Botánico del Paso de la Rabosa.
La ruta sube por el cordal de Aitana, en dirección oeste, pasando por el Alto de Tagarina. El sendero discurre siempre a cierta distancia de los cortados de la cara norte de Aitana, pero podemos acercarnos a ellos en más de una ocasión durante la ruta. En una de estas ocasiones podemos ver un hermoso ejemplar de mostajo común o Serbal Blanco (Sorbus aria) que crece en el borde del cortado. Más adelante, desde Peña Alta, podemos ver la cima de Aitana y la característica sima de Partegat. Desde Peña Alta, bajaremos unos metros para pasar junto a un cartel que nos indica la bajada por el Paso de la Rabosa. Sin embargo, primero vamos a subir a Aitana por el sendero que rodea por la izquierda la sima de Partegat. El vértice geodésico está fuera de nuestro alcance, dentro de las instalaciones militares de la cima.
Bajamos de la cima a la Fuente de Forata, directamente por la senda de la cara norte o bien dando la vuelta por el Paso de la Rabosa. En la fuente seguimos la pista de la umbría de Aitana hacia la Fuente del Árbol. Desde la Fuente del Árbol seguimos en dirección al puerto de Tudons y llegaremos a la Fuente del Espinar o del Grifo. Desde aquí comienza la bajada por el Camino Viejo de Aitana o “Camí Vell”, la antigua senda que utilizaban desde Alcoleja para subir a trabajar a los campos de cultivo. Ahora está recuperada y señalizada como sendero local. La ruta está muy bien señalizada y pasa por numerosos cruces y desvíos; solo hay que estar atentos a los cambios de sentido. El sendero baja por la caseta de Severino, atraviesa la CV-770, pasa por la Masía de Riola (alojamiento rural) y acaba llegando a Alcoleja, final de nuestra ruta.
Habremos recorrido unos 22 km, con unos 1400 m de desnivel acumulado.

La actividad se cataloga como de nivel III+, que supone recorridos en Media Montaña, con desniveles grandes que pueden superar ocasionalmente los 900 m, rutas de larga duración, entre 6 a 8 h. Este tipo de rutas requieren experiencia en senderismo y buena condición física.

La subida al Peñón Divino tiene algunos pasos y pequeñas trepadas que, aunque carentes de dificultad técnica, obligan a emplear las manos y son bastante aéreos, por lo que esta actividad no está recomendada a personas con vértigo.