lunes, 15 de mayo de 2017

Mapa y perfil de la ruta “Alternativa a la I Marcha de Resistencia”.

Actividad prevista para el sábado, 27 de Mayo de 2.017.-
En coordinación con la Federación de Deportes de montaña y escalada de Castilla – La Mancha, y con la dirección de su Vocal de Senderismo, nuestro compañero Manuel Novés Parras, organizamos la I Marcha de Resistencia de Castilla-La Mancha “Vuelta al Calar del Mundo, GR 66 y 66.2”, el próximo 27 de Mayo de 2017.
Se trata de una actividad no competitiva, en la que se propone recorrer 46 km a pie, en una etapa, por los senderos de Gran Recorrido, GR 66 y GR 66.2, a su paso por el Calar del Mundo, describiendo una trayectoria circular con inicio y final en Riópar (Albacete) y paso por la aldea yestera de La Tobica, cerca de Tus.
Es un reto deportivo que nos invita a superar nuestras metas disfrutando de un entorno y recorrido naturales y de extraordinaria belleza.
Para los que prefieran un recorrido más corto, complementando a la Marcha de Resistencia, hemos preparado una actividad de senderismo recorriendo, también, el GR 66, desde Riópar hasta el collado del Argel y subida hasta el pico (1.699 m), y regreso de nuevo hasta Riópar, por el GR 66.2, pasando por la Cañada de las Yeguas y el Mirador de los Chorros, en una ruta que supone unos 26 km de trayecto, con unos 1.100 m de desnivel acumulado.
Iniciamos la ruta en Riópar en dirección a la aldea de la Casa de la Noguera, por la carretera de Silex CM-3204, y tomando la pista que sale a mano izquierda, a unos 800 m de la salida del pueblo, para cruzar el río Mundo por el paso de los antiguos caudalímetros, cerca de la fuente de los Centenares. A este paso del río lo conocemos por “el paso de la viga”.
Cruzado el río, nos dirigimos por la pista, a mano izquierda, y siguiendo las marcas del GR 66, pronto la dejaremos para tomar un repentino y ascendente sendero, que en una subida de 500 m por la falda norte del Calar del Mundo, nos deja en el camino a la fuente del Espino, junto a “la caseta de la Tiná”, en plena meseta del Calar.
La subida no tiene desperdicio. Pasamos a través de un bosque vertical con pinos y carrascas, que nos dejará inolvidable recuerdo y ganas de repetirlo.
Nos dirigimos siguiendo el camino y las marcas de GR hacia la fuente del Espino. Allí, dejaremos el camino, para continuar por senda pasando un amplio collado al Este, para cruzar la Cañada de las Yeguas, uno de los paisajes más bonitos del Calar, y encaminarnos, bien hacia el Collado del Argel, para después subir, cresteando a mano izquierda, hasta el pico, de 1.699m, bien dirigirnos directamente hacia él, tomando una diagonal hacia la izquierda.
El Argel es la mayor elevación del Calar del Mundo. Corona la Cuerda de los Tornajos, que separa el valle de Riópar del valle de Tus. El panorama a nuestros pies es incomparable.
El firme es difícil de andar. Está hecho del característico lapiaz calizo de los calares, con torcas y dolinas aquí y allá.
Emprendemos el regreso por el mismo collado amplio por el que accedimos a la Cañada de las Yeguas. Salvamos, por la izquierda el cerro frente a nosotros, primero continuando el camino que dejamos al principio, por la izquierda de la fuente del Espino, y luego por un senderillo que discurre hasta el fondo de la vaguada, y que nos deja en el Mirador de los Chorros, justo en lo alto del borde rocoso que encierra la Cueva de los Chorros. Antes, para llegar al Mirador por el senderillo de la vaguada, habremos de cruzar un vallado por una apertura prevista para el paso de personas.
Siguiendo la marcada senda, en dirección al Oeste, salimos al prado y camino de la Cañada de los Mojones, a través de bosque de grandes pinos y carrascas. En esta zona hay muchas cercas para vacas y reses bravas, que cruzaremos con prudencia por las zonas y pasos previstos y señalizados ya con las marcas del GR 66.2.
Al poco, en dirección Oeste, cerramos el último cercado y llegamos al collado del Navacico. La senda no tiene pérdida. Bien marcada, nos lleva desde la Morra del Navacico hasta la Cañada de Andalucía, primero con senda y luego con camino más amplio, hasta el Puerto del Arenal, en la carretera CM-3204, de nuevo, a unos 6 kilómetros de Riópar. Cruzando la carretera y la zona de aparcamiento, continuamos por la pista que coincide con la Cañada de la Almenara, y que pasa a las faldas del pico Padroncillo, inconfundible por las antenas de comunicaciones de su cima.
Siguiendo las marcas de GR, que discurre por la pista, llegamos a los Campamentos de San Juan, una zona de acampada gestionada por la Junta de Comunidades en un lugar de privilegio. Salimos por el camino al noreste, en dirección al Lagunazo. Seguimos siempre las marcas de GR que discurren por la pista que coincide con la vereda de Bogarra, otra variante de la Cañada de Andalucía.
Siguiendo las marcas y la pista, llegamos hasta las proximidades de Riópar, donde entraremos por la carretera CM-412.

Esta actividad la catalogaremos de nivel III+, que supone recorridos en Media Montaña, con desniveles grandes que pueden superar ocasionalmente los 900 m; rutas de larga duración, entre 6 a 8 h. Este tipo de rutas requieren experiencia en senderismo, ya no por la dificultad técnica, sino porque es un recorrido que exige buena condición física.


 

martes, 2 de mayo de 2017

Mapa y perfil de la ruta “De Villar del Humo a Pajaroncillo”.

Actividad prevista para el sábado, 6 de Mayo de 2.017.-
Hay una ruta encantadora para hacer senderismo, que va desde Villar del Humo a Pajaroncillo, con un puñado de cuevas y abrigos con pinturas rupestres, pasos por el río Cabriel y formaciones calizas espectaculares, en un entorno de mediterraneo de pinos y choperas.
Ambos, son dos pequeños pueblos de la Serranía de Cuenca, a unos ciento cincuenta kilómetros de Albacete, donde nos encontramos paisajes sorprendentes, con el río Cabriel y el capricho de las esculturas que la erosión forma con la piedra caliza, y antiquísimos abrigos naturales que el hombre ha utilizado y donde ha dejado huella de su paso con pinturas rupestres dignas de ser conocidas.
Partiremos desde Villar del Humo en dirección al Parque Cultural, donde se encuentran en un recorrido de pocos kilómetros, los abrigos de las Cuevas de Peña del Escrito, del Marmalo, de Castellón de los Machos, de Cueva Pintada y de Selva Pascuala, que fueron declaradas Monumento Nacional, el 25 de abril de 1924, según una Real Orden de esa fecha.
La primera es la de mejor acceso. Se encuentra cerrada por un vallado. El acceso a los abrigos del Marmalo no tiene senda clara, y hay que sortear la vegetación en un terreno pedregoso y escarpado. Continuaremos camino a la cueva del Castellón de los Machos. Los caminos no son fáciles de andar, están descarnados por la erosión, medio perdidos por la vegetación y poco transitados. Nos encontramos, en algún tramo, que están jalonados por curiosas formaciones calizas.
Terminamos recorrido por la casa de Selva Pascuala, junto al abrigo del mismo nombre y donde se encuentra un refugio que sirve de centro de visitantes del Parque, tomando el camino que, con vertiginoso descenso, nos conduce hacia el cauce del río Cabriel, siempre con refrescantes choperas, con aguas limpias y con acogedoras riberas donde apetece el descanso.
Un puente nos permite el paso hacia el cortijo de El Cañizar. En sus proximidades cruzamos la Nacional 420, por su kilómetro 488, para tomar el Cordel de la Cabeza del Serval, vía pecuaria, que nos permite llegar al paraje de los Castellones, donde crestearemos las formaciones de la caliza para contemplar la magnífica vista sobre el Cabriel que serpentea a sus pies, bajando, al poco, a las Hoyas del Castillo, para continuar camino a Los Corveteros, que son curiosos torreones y esculturas que el tiempo y la erosión han creado para sorprendernos a nuestro paso.
En este punto, remontando el arroyo del Reguero, hacia el Norte, nos da la opción de subir a la cumbre de Peñarroya (1265m) que es la mayor elevación en esta zona. Veremos si las fuerzas y el tiempo que nos queda para volver, nos permiten subir. Decidiremos sobre la marcha.
Lo que seguro que haremos es encaminarnos hacia Pajaroncillo, nuestro destino final de esta jornada.
Habremos recorrido unos 25 km, con unos 1.000 m de desnivel acumulado, pero sin grandes pendientes.
Esta actividad se clasifica de dificultad nivel III:
Media Montaña; desniveles grandes (pueden superar ocasionalmente los 900 m) o larga duración y travesías. Marchas de más de 20 km. de recorrido con una duración media de entre 6 / 8 h. Requiere experiencia en senderismo.

Para saber más:
https://www.ayuntamiento.es/villar-del-humo
https://es.wikipedia.org/wiki/Villar_del_Humo
http://www.vocesdecuenca.com/web/voces-de-cuenca/-/el-centro-de-interpretacion-de-villar-del-humo-abre-sus-puertas-para-difundir-al-mundo-su-arte-rupestre

http://www.descubrecuenca.com/es/enclaves-y-poblaciones/la-serrania/las-corbeteras-pajaroncillo-29#ficha



lunes, 27 de marzo de 2017

Mapa y perfil de la ruta “Silla del Cid, con regreso por barrancos”.

Actividad prevista para el sábado, 1 de Abril de 2.017.-
Nos planteamos con esta ruta, subir a la Silla del Cid (1.152 m), principal elevación de Elda-Petrer. Su nombre se debe a la forma trapezoidal del macizo donde se encuentra, que recuerda a la forma de una silla de montar. Lo del “Cid”, más bien será “del Sit”, etimológicamente, voz del árabe “sit”, que se traduce “señor”: “Silla del señor”.
Además, en la misma zona encontramos la cumbre del Cid (1.104 m), a la que también subiremos.
La Silla del Cid la podemos conquistar por varios caminos: Tenemos la opción de seguir el clásico PR CV 36, muy popular en la zona; también el antiguo sendero que va desde la Casa Forestal, que es el aparcamiento de los coches cuando vamos a hacer alguna actividad en la zona, hasta la Casa de la Cova; también se puede hacer una mezcla de pista y senderos, bien por la vía de escape de la vía ferrata abierta por la cara norte, o bien entrando por el Collado Contador, al este. Y, claro está, también está la opción de la vía ferrata y, seguramente, alguna vía de escalada, por supuesto.
En esta ocasión llegaremos a la Casa Forestal siguiendo las marcas del blancas y amarillas del sendero PR CV 36, por el entramado de caminos asfaltados del Secanet y el Forcat, donde abundan las parcelas. Allí continuaremos por la pista, que es más fea, pero nos evitamos la subida desde la Casa de la Cova, y tampoco es que se pierda tanto, pues senda y pista discurren paralelas y se trata de un tramo de un kilómetro.
Unos mojones de piedra nos abren, a la derecha, el sendero de subida, que constituyen la vía de escape de la ferrata. Es un camino bastante vertical, duro, muy montañero, despejado y con vistas espectaculares, que asciende directo a la cima por una arista que, en tramos, es pedrera, senda descarnada y borde abismal, y, al final, un escalón vertical de unos 2 m, aunque todo el recorrido sin vértigo ni complicaciones, que no sean la del esfuerzo de subida, incluso en el escalón, pues está equipado con grapas ferreteras que eliminan toda complicación.
En la cima encontramos un buen montón de piedras y unos mantras.
Continuamos camino descendiendo hacia el Collado Contador y continuamos ascendiendo por la arista, donde un senderillo nos va abriendo paso. Vamos por un balcón a la costa de Alicante, desde Sierra Helada hasta Torrevieja, y, al pie, formaciones calizas espectaculares. Hay camino paralelo muy frecuentado por ciclistas aguerridos, que es mejor dejar cuando se va a pie para poder disfrutar de las vistas.
Después de subir y bajar y una subida algo más exigente, alcanzamos la cumbre de la Sierra del Cid, con un vértice geodésico sobre una caseta auxiliar de la antena de telecomunicaciones junto a ella. Para descender, continuamos la cuerda de la sierra por la senda que la recorre y que constituye, en este tramo, el PR CV 325, que parte desde Novelda. Antes de la bajada más pronunciada pasamos por una concentración de antenas, más modernas y potentes que la de la cumbre.
Al final giramos a la derecha y, en dirección norte, un camino y una senda, nos conducen al barranco Sento, otro “Barranc de l’infern” de los que abundan en valencia, angosto y pedregoso, con algún desnivel, que vamos dejando por la derecha. Dejamos el barranco por un camino que sigue al norte, y tras salvar un collado, entramos en el segundo de los barrancos, el de la Colada del Cid, más abierto. Tras salvar un desnivel vertical, lo dejamos para ascender hasta la pista asfaltada que discurre por la izquierda, continuándola unos quinientos metros, también por la izquierda, hacia el este, hasta el Pouet del Pi del Arbre, donde parte la senda que nos permite volver, directamente, al punto de partida de la casa Forestal. Habremos recorrido unos 17 km con unos 1100 m de ascensión acumulada.

Esta actividad la catalogaremos de nivel III+, que supone recorridos en Media Montaña, con desniveles grandes que pueden superar ocasionalmente los 900 m; rutas de larga duración, entre 6 a 8 h. Este tipo de rutas requieren experiencia en senderismo, ya no por la dificultad técnica, sino porque es un recorrido que exige buena condición física.




sábado, 18 de marzo de 2017

Mapa y perfil de la ruta “Sarga – Picayo – Pernales, circular desde Villaverde de Guadalimar”.

Actividad prevista para el sábado, 25 de Marzo de 2.017.-
Partimos desde la plaza mayor, cogiendo la pista que se dirige a la zona recreativa del arroyo del Tejo – a unos 500 metros la abandonamos a la izquierda por unos almendros, al principio camino para pasar a senda cuando nos introducimos al monte, empezando nuestra ascensión a la Sarga – a los 4,5 km de la salida, en un falso llano, dejamos el camino y monte a través hacia la derecha, a unos centenares de metros nos topamos con unos bolos de piedra: “Picarazos o Frailes”. Un roquero singular que los recorreremos, similares a Riglos o Monserrat – Antes de coger la pista, nos desviamos a la derecha para visitar un Tejo, aunque el valle se le llame “arroyo del Tejo”, estos han desaparecido – cogemos la pista hacia la izquierda, hasta su final por curva de nivel, teniendo a la derecha las laderas pedregosas de la Sarga – al final aparece una trocha que por la arista ascendemos hacia la Sarga, a la derecha tendremos la vertiente del Bellotar NE – llegamos al camino de servicio de las antenas, y a la izquierda casi tocamos el vértice de la Sarga, llevamos unos 10 km – descendemos unos metros por la pista citada, para dejarla y descender monte a través hacia el nacimiento del arroyo del Tejo y ascender al Padrón que nos guia el camino – desde su cumbre vamos a descender por una zona pedregosa por la vertiente del valle de Riopar, a buscar la líneas de cumbres que nos guia hacia el Padroncillo. Por esta zona hay que ir con precaución, no tenemos traza – entramos en los pinos, en la cuerda hay que ir con mucha atención, ya que de ella salen varios ramales que nos pueden confundir, tenemos que tener a la izquierda las vistas del valle de Riopar – subimos al Picayo, nuestra tercera cumbre, y descendemos a buscar el collado de Villaverde – Collado de Villaverde, el paso natural entre Riópar (valle de Miraflores) y Villaverde de Guadalimar (valle del Tejo o Mesegar) – seguimos por la línea de cumbres al Cerro de la Sepultura, descendemos y por el primer collado nos desviamos por una trocha a la derecha – unos metros por la vaguada y en travesía a la izquierda a coger el espolón, donde nos topamos con la valla de la finca cinegética del Mesegar, que llevándola a la izquierda, en fuerte descenso (segundo punto conflictivo), terminamos en la Cruz del Pernales – En este paraje se dice que fue abatido por la Guardia Civil, el famoso bandolero que lleva su nombre “El Pernales”. Venia de su zona de correrías, en Sierra Morena en Andalucía, a Valencia – Aquí un camino nos sigue descendiendo a buscar la pista del arroyo del Tejo – La pista la seguimos hasta en las cercanías de la zona recreativa, la dejamos a la derecha por senda, para cruzar la pista pasando una vez pasado esta y ya por la otra orilla del arroyo (este se queda a nuestra derecha), hasta Villaverde de Guadalimar – Entramos en Villaverde por la parte de abajo del pueblo.

En ese punto habremos recorrido más de 20 km, aproximadamente, salvando unos 1.500 m de desnivel acumulado. Por tanto, es actividad catalogada de nivel III+, que supone recorridos en Media Montaña, con desniveles grandes que pueden superar ocasionalmente los 900 m; rutas de larga duración, entre 6 a 8 h. Este tipo de rutas requieren experiencia en senderismo, ya no por la dificultad técnica, sino porque es un recorrido largo que exige fondo y buena condición física.



lunes, 6 de marzo de 2017

Mapa y perfil de la ruta “Zapateros – Almenara, circular”.

Actividad prevista para el sábado, 11 de Marzo de 2.017.-
La Sierra de Alcaraz, por donde va a transcurrir esta ruta, forma parte de las cordilleras béticas, conjunto de sistemas montañosos que se extienden por el sur de la Península Ibérica y que se subdivide en cordillera Prebética, Subética y Penibética, la sierra de Alcaraz forma parte de la Prebética, siendo también denominación de la comarca manchega situada al suroeste de la provincia de Albacete, el pico Almenara que es su altura máxima (1796 m), toma importancia por su visibilidad y por ser el punto más alto de esta sierra. Su nombre proviene del árabe y significa “luminaria o fuego en lo alto” ya que era la forma de dar aviso en toda una zona realizando fogatas desde las almenas de las torres o castillos situados en parajes altos.
Partimos desde Zapateros (aldea de Salobre), donde podemos llenar las cantimploras en la fuente existente a la salida, desde aquí y por el camino de Zapateros al Barrancazo llegamos a la presa del mismo nombre también llamada Salobre y que se abastece del caudal del arroyo de las Crucetas. Por su margen derecho continuamos por amplia senda que va desapareciendo hasta alcanzar en fuerte ascenso y sin senda visible la cuerda del Almenara, hasta llegar al Pico de los Machos desde aquí crestearemos hasta La Almenarilla dejando a nuestra derecha los Cerros de la Hoya del Santo y El tesoro y a nuestra izquierda el cerro Matamoros y el Judío.
Desde la Almenarilla buscaremos el ascenso al pico Almenara (1796 m.) bien por el Portillo de Los Perros o buscando un mejor acceso, desde donde y después de merecido descanso y fotos de rigor, bajaremos buscando la fuente del Pino de los Muchachos para continuar hasta el encuentro del GR-66 Calar de la Osera que dejaremos para continuar por senda a la izquierda bordeando la Almenara hasta llegar a la Piedra del Grito, desde aquí volvemos a encontrarnos con el camino de Zapateros al Barrancazo, que seguiremos un breve espacio de tiempo hasta encontrar una senda paralela al río Angorrilla y de nuevo al camino forestal a la altura de Las Canastosas, dejamos a nuestra derecha el cortijo de Francisco Moreno y de nuevo poco después de pasar unas edificaciones giramos bruscamente a la izquierda por una zona complicada ya que se une el río que seguíamos con otro arroyo y puede estar encharcado, desde aquí y por camino poco visible, atravesamos el cerro de los Cucuruchos hasta encontrar de nuevo pista forestal que lleva a Casas de Prado Grande, tampoco transitaremos mucho tiempo por ella ya que el tramo final de la ruta es monte través hasta llegar de nuevo a Zapateros
Esta actividad se clasifica de dificultad nivel III:

Media Montaña; desniveles grandes (pueden superar ocasionalmente los 900 m.) o larga duración y travesías. Marchas de más de 20 km. de recorrido con una duración media de entre 6 / 8 h. Requiere experiencia en senderismo.




jueves, 16 de febrero de 2017

Mapa y perfil de la ruta “Pico Pajarón y rambla de las Buitreras”.

Actividad prevista para el sábado, 25 de febrero de 2.017.-
Le digo a nuestro compañero Paco, el de Socovos:
-“¡Oye! Por allí por tu pueblo, ¿qué ruta chula podemos hacer?”
Y en vez de apuntarnos algo de su pueblo, se va a Caravaca a decirnos que subamos al pico Pajarón…
Bueno, pues aquí tenemos la ruta para subir al Pico Pajarón (1.596 m) y, de paso, dando una vuelta, recorremos la rambla de las Buitreras. Con las indicaciones de Paco, buscamos ruta de un día, y encontramos una de “isidoromf”, en wikiloc que se parece bastante.
La teníamos programada para el año pasado, pero tuvimos que descartarla por mal tiempo. Confiemos en que, esta vez, el tiempo esté de nuestro lado.
Es una ruta de senderismo de las clásicas, con un poco de todo, y por todo tipo de firmes y caminos. Solo le falta un buen sendero de herradura de los que se estilan en nuestra sierra, pero, en fin, sirve para conocer la comarca, que queda al sur de Socovos (Albacete), y al occidente de Caravaca de la Cruz y Moratalla (Murcia).
Empezamos a la altura del kilómetro 12 de la carretera MU-702, pasada la localidad de Archivel, junto al cortijo del Paletón.
Comienza el recorrido por una pista forestal cerrada al tráfico a motor, pues es zona con valiosa diversidad de fauna, sobre todo, aves, y de flora, con zonas boscosas de sabina mora con pino salgareño y rodeno.
Al poco dejamos la pista para entrar en el fondo la rambla del Arroyo del Puerto, y, casi sin darnos cuenta, volvemos a salir para tomar un camino forestal estupendo hasta el collado de las Toscas, donde empezamos a subir, de verdad, por una antigua senda, abierta y ensanchada para saca de madera, que poco a poco se pierde, quedándonos la única indicación de mojones de piedras que validan el itinerario.
Estamos subiendo a la Sierra de la Garra, aunque en los planos dice “de la Gorra”. Por un cortafuegos en la zona alta, alcanzamos la falda del Pajarón, después de dejar el pico de la Garra, un puntal, más que pico.
Al Pajarón entramos por un senderillo de ida y vuelta, escarpado, parecido al que sube a la Albarda. Una vez arriba, las vistas son magníficas. Merece la pena el esfuerzo. Hay que andar con prudencia, que hay bastante piedra suelta y el camino es estrecho y en algún momento, “con patio”, pero nada de consideración.
La sierra de la Garra es calizo, y el piso, el entorno, nos resulta familiares. Recuerda a la zona del Balcón de Pilatos y las faldas del Calar del Mundo.
Continuamos por la cuerda, tratando de sortear los riscos cresteros, generalmente por la izquierda, siguiendo trochas de animales, que son los únicos que frecuentan esas alturas.
Pasado el Cerro de los Monteses, siempre cerca de la cresta, aunque no por encima, que tiene bastante trepada y destrepada, llegamos al collado del Gamonal. La siguiente subida es al cerro de las Muelas. Aunque en el plan original debemos desviarnos a la derecha para bajar buscando un senderillo que nos conduzca al collado de la Barraca, intentaremos no bajar tanto pues la senda está absolutamente perdida y luego nos tocará subir un buen trecho por terreno dificultoso.
El collado está precedido por un bosque esplendido de carrascas y pinos. No hay camino, el firme es casi todo empedrado. Al collado llega una pista culminada recientemente, de hecho, el tramo alto no aparece en ningún plano, que lleva a la aldea de las Casas del Pobre y la fuente de Fuente Mayor.
La verdad es que esta pista da un poco de alivio a las piernas, después de andar por la cresta de la sierra, por sendas casi inexistentes. Pero dura poco, porque a la cuarta o quinta curva nos desviamos por un viejo sendero, bastante perdido también, que sale a nuestra derecha y que va a la aldea.
Casi llegando, encontraremos un par de quejigos preciosos y monumentales.
Aquí empieza la segunda parte de nuestra ruta.
Nos dirigiremos ahora, por una mezcla de todo-terreno, hacia la carretera que viene desde la aldea de La Pava, que tomaremos siguiendo la rambla de la Buitrera. Pasamos por caminos, bancales labrados, terrazas perdidas llenas de aliagas y alguna zona inundada… Y, por fin, llegamos al asfalto, donde, curiosamente, aparecen las marcas del GR 7.2 E 4, camino a Caravaca.
El asfalto nos dura un kilómetrillo, más o menos, y continuamos, por pista, hasta las ruinas del cortijo de Pajarero de Arriba, otro kilómetro.
Entramos en la rambla de las Buitreras para bordear la Sierra de la Garra y regresar al punto de partida. Estamos flanqueados por altas paredes de piedra, a la izquierda, del Calar de las Buitreras, y más allá, a la derecha, de la Loma del Reventón.
Seguimos un trazado que alterna camino con senda y el propio fondo arenoso de la rambla, a través de estupendo bosque, unos tramos más cerrado y otros más abierto. En esta zona hay un espacio cercado donde cuidan a las rapaces que anidan en las paredes. No sería extraño que alojase un muladar.
Y, al final, un par de kilómetros de pista-camino, nos devuelven al punto de partida.
En ese punto habremos recorrido más de 22 km, aproximadamente, salvando unos 1.000 m de desnivel acumulado. Por tanto, es actividad catalogada de nivel III+, que supone recorridos en Media Montaña, con desniveles grandes que pueden superar ocasionalmente los 900 m; rutas de larga duración, entre 6 a 8 h. Este tipo de rutas requieren experiencia en senderismo, ya no por la dificultad técnica, sino porque es un recorrido largo que exige fondo y buena condición física.

Bibliografía, con nuestro agradecimiento:

https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=8030466



lunes, 30 de enero de 2017

Mapa y perfil de la ruta “Sierra de Ricote: A los Almeces, por la arista de los Cuernos”.

Actividad prevista para el sábado, 4 de febrero de 2.017.-
La comarca del Valle de Ricote, situada en la vega del río Segura, constituye un oasis de cultura, historia, y naturaleza en el corazón de la Región de Murcia. El apacible discurrir del río Segura nos traslada a huertos idílicos de frutas, verduras y hortalizas a través de meandros de chopos y sauces. El río serpentea montañas mostrando escarpados riscos que una vez sirvieron de fortaleza a los pobladores musulmanes, siendo el Valle de Ricote el último reducto morisco de la Península Ibérica. Durante ochocientos años sus pobladores hicieron del valle un rico vergel de cultura y prosperidad.
La Sierra de Ricote mira al cielo en Los Almeces -1.122 m.s.n.m.-, cumbre máxima de esta isla vegetal donde el Segura da sus penúltimos coletazos. En medio de amplios terrenos de cultivo donde prosperan los olivos y los frutales, dando sombra a Ricote, Ojós, Abarán, Blanca y Villanueva de Segura se levanta esta sierra abrupta, majestuosa y paradójica, donde se suda en sus faldas de solana mientras la nieve congela sus altas umbrías.
Nos trasladamos para iniciar ruta al Albergue de la Calera, antigua Casa Forestal rehabilitada como albergue, para remontar la arista de los Cuernos, uno de los nervios que caen desde Los Almeces hasta el mismo río Segura. Desde La Calera buscamos una senda bien marcada con tablillas que sale junto a las pistas de deporte. Este sendero de piedra seca se interna en la frondosa mancha de pino carrasco y al poco se abandona para adentrarse en la umbría hasta alcanzar la cresta, que puede dividirse en tres secciones: una primera parte hasta alcanzar el Sendero del Barranco del Pozo donde no existe senda definida sino que remontaremos la fuerte pendiente guiados por hitos y marcas de pintura buscando los pasos más adecuados, indistintamente por una u otra vertiente de la arista; un segundo tramo próximo al Collado del Bancal de las Pilas que constituye  una alternativa a la pista forestal PR-MU-10 atajándola por un cortafuegos; y por último el tercer sector, el ascenso final hasta la cumbre a través de un corto sendero de pronunciada inclinación que nos saca directamente al punto de más altitud de la jornada. Los Almeces es una cima afeada por la ubicación de repetidores de frecuencia con un conjunto de antenas que emiten un ruido desagradable. Lástima porque la panorámica a 1.122 metros de altitud es fantástica: al Norte, Sierra del Oro de recientes recuerdos; al Sur, Sierras del Cajal, la Muela y Espuña; la Sagra, Revolcadores y Las Cabras hacia Poniente; y a Levante, la vega del Segura. Antes de afrontar la bajada vamos a deleitarnos contemplado de cerca las Agujas de los Almeces, vertiginosas formaciones verticales de caliza que caen a plomo desde una altitud igual o superior al vértice geodésico, el único pozo de nieve de esta Sierra y la Cueva del Diablo.
El regreso lo vamos a realizar por una senda perfectamente definida e hitada que enlaza Los Almeces con el Collado Linuesa. Llegados al Collado nos adentramos en la Senda del Collado de la Madera que nos conduce hasta las inmediaciones de La Bermeja donde finaliza la bajada. Estamos en la Cañada de Priego que nos va a llevar cómodamente hasta el Puerto del Caballo y desde ahí por senda en subida hasta el Collado del Moro. Ahora y hasta llegar al Collado de la Mezquita vamos a discurrir por cómodas sendas de mampostería con inverosímiles curvas para salvar el desnivel y todo ello bajo las amenazantes Agujas de los Almeces. Seguiremos un corto tramo por la Rambla de la Mezquita y ya estamos en las proximidades de la Casa Forestal de la Calera donde finalizamos esta sorprendente jornada de montaña.
En ese punto habremos recorrido 23 km, aproximadamente, salvando unos 1.300 m de desnivel acumulado. Por tanto, es actividad catalogada de nivel III+, que supone recorridos en Media Montaña, con desniveles grandes que pueden superar ocasionalmente los 900 m, rutas de larga duración, entre 6 a 8 h. Este tipo de rutas requieren experiencia en senderismo, ya no por la dificultad técnica, sino porque es un recorrido largo que exige fondo y buena condición física.

Bibliografía, con nuestro agradecimiento:
http://www.regmurcia.com
http://www.asmregiondemurcia.org
http://www.montanasdelsur.es





lunes, 23 de enero de 2017

Mapa y perfil de la ruta “Despeñador, Sierra de Castalla y Sierra del Fraile”.

Actividad prevista para el sábado, 28 de Enero de 2.017.-
Alicante es la provincia más montañosa de España. Se extiende por un territorio sembrado de montañas y sierras. Hay poco terreno llano.
Nos vamos al término municipal de Castalla, aunque accederemos desde la localidad de Petrer hasta el hotel de Catí, para recorrer ruta subiendo al pico Despeñador, continuando por la sierra de Castalla y la sierra del Fraile, para regresar de nuevo al Despeñador.
Comenzamos en el área recreativa de Xorret de Catí, enclave estratégico para actividades de montaña, desde escalada y ferrata a senderismo, o, simplemente, pasar un día de campo, disfrutando de merenderos. Al sur, el Maigmó, balcón de Alicante, y al Oeste, la Sierra del Cid, con su prominente “Silla”.
Salimos del aparcamiento frente al hotel, y a unos 150 m por la carretara a Petrer, encontramos el indicador del sendero PR CV 28 que conduce a la cima del Despeñador (1.259 m), que seguiremos.
El primer tramo es una pista que nos conduce hacia la vía ferrata y el mirador, por la izquierda en el primer cruce, y a un refugio con una zona de camping próxima, por la derecha. Tomamos esta dirección y, al llegar a éste, nos desviamos hacia la derecha por una senda detrás de la primera construcción, para tomar una pista que viene desde la zona de acampada próxima, sin necesidad de bajar, y a unos 300 m encontramos otra senda a la izquierda que lleva al Collado del Despeñador. La tomamos y al llegar a un pino con un aspa de cruce de camino, continuaremos por la derecha, por una zona sin sendero, pero con la referencia de la grieta que nos conducirá a la cima. La grieta tiene dos tramos, uno más ancho y otro más angosto, formando una chimenea que exige alguna trepada, pero sin mayor dificultad. Pasada la grieta, estamos prácticamente en la cima.
Continuamos bajando a la derecha, para encontrar un camino bien marcado que, más o menos cresteando y hacia el Norte, nos lleva a la Sierra de Castalla. El camino sigue hacia el valle. En la cresta, nos desviamos por la derecha, hacia el punto de mayor elevación, el Alt del Xarco (1.107 m).
La sierra de Castalla es una alargada sierra encajada entre las sierras de la Argueña (La Replana), al Norte, y el Despenyador, al Sur. La parte superior es una gran planicie desde la que obtenemos una buena panorámica a la sierra del Cid y el Despenyador. No tiene ningún vértice geodésico que alcanzar, tan solo el Alt del Xarco en el noroeste y un gran hito de rocas en el puntal más al suroeste, el Alt del Bubo (1.075 m).
Volvemos sobre nuestros pasos y, de nuevo en el camino, lo cruzamos para tomar una senda por lo más alto, caminando entre monte bajo, piedras y pinos. El sendero es estrecho, pero fácil de seguir, perfectamente marcado y definido, sin pérdida. Nos acompaña mucho matorral y vegetación de monte bajo y alguna pinada dispersa.
La cuerda a recorrer es ancha. Caminamos por una senda que se convierte en pista cortafuegos que constituye un singular camino cortado en la caliza que se va a la derecha para bajar hacia el Noroeste, flanqueada por arbolado.
El recorrido es prácticamente en llano y al ser una especie de cresta "ancha" es un trayecto muy agradable de realizar al tener a ambos lados buenas panorámicas, a la izquierda la sierra de la Argueña (La Replana), a la derecha el Despenyador y a la espalda el Cid.
El camino, bajando y subiendo, se ensancha, y nos lleva a el Alt del Bubo (1.075 m) que, como hemos dicho, es la segunda cota singular de la Sierra de Castalla, marcado por su enorme hito de piedras.
La vista hacia adelante, al Sur es magnífica. Se puede ver, en la distancia, la sierra del Cid y más a la izquierda la cresta del Fraile. El Despenyador asoma por encima de la pinada que rodea el Alto.
Bajamos de la Sierra de Castalla por el Puntal d'Enmig, la cuerda sur, con pronunciada pendiente, y continuaremos hacia L'Avaiol, que es un Espacio Natural Adaptado de la Comunidad Valenciana, donde se encuentra una zona recreativa y albergue. Sendas, caminos y lindes nos llevan hasta allí. Primero una senda, que tomamos a la izquierda, y a los 200 m, un camino, que seguiremos, con algún atajo, durante un kilómetro escaso hacia el Sur.
Continuaremos bajando hacia la confluencia del barranco de las Quinquilleras con la rambla de Pusa, por la derecha del cauce que se descuelga desde L'Avaiol, entre bancales. Caminaremos por la rambla por la izquierda, unos 200 m, hasta encontrar un camino que cruza y que tomaremos a la derecha para continuar por el barranco del Badallet. Lo seguimos hacia el Este, por la izquierda, hasta la Casa del Pantano y la presa del Pantanet, que cierra el barranco del Badallet, pero a ambos lados de la presa solo encontramos un cauce seco.
Este es el extremo sur de la Sierra del Fraile o de “el frare”. Els Frares o los frailes en esta cuerda, son grandes hitos de piedras. Es un recorrido bastante técnico, peculiar por sus lapiaces, que exige concentración al caminar para evitar tropiezos. Se sube progresivamente, describiendo un espectacular arco, de casi 90º y kilómetro y medio de radio, con un pronunciado corte hacia la vertiente Sur, que forma la Solana del Fraile. La vista es magnífica.
Un puntal con un pronunciado giro al noroeste en el cresteo es la antesala del Pico del Fraile (1.137 m). Enfilamos ya, de nuevo, el despeñador. Encontramos, primero, la salida de la vía ferrata, marcada por un montón de piedras, para seguir, ya por senda bien marcada, la subida al Despeñador. Nos desviaremos un poco antes, en el Collado del despeñador, para seguir la senda, bajando la falda de la derecha, hacia la entrada de la grieta por la que subimos, y continuando hasta la pista que nos conducirá, por la derecha, de nuevo al punto de partida.
En ese punto habremos recorrido 21 km, aproximadamente, salvando unos 1.200 m de desnivel acumulado. Por tanto, es actividad catalogada de nivel III+, que supone recorridos en Media Montaña, con desniveles grandes que pueden superar ocasionalmente los 900 m, rutas de larga duración, entre 6 a 8 h. Este tipo de rutas requieren experiencia en senderismo, ya no por la dificultad técnica, sino porque es un recorrido largo que exige fondo y buena condición física.
Bibliografía, con nuestro agradecimiento:
https://lasrutasdemoskys.blogspot.com.es/2015/03/despenador-por-la-grieta.html
http://www.senderosycimas.com/Sierra_Castalla.html

http://nativojaime.blogspot.com.es/2011/12/cati-frares-s-de-castalla-despenador.html




lunes, 9 de enero de 2017

Mapa y perfil de la ruta “Sierra del Oro y Cerro de La Atalaya de Cieza.”.

Actividad prevista para el sábado, 14 de Enero de 2.017.-
Con nuestros mejores deseos para el año que empieza y aún con los ecos de las pasadas fiestas de Navidad y Año Nuevo, retomamos las actividades del Calendario de la temporada, desplazándonos hasta Cieza (Murcia), donde confiamos que la climatología, generalmente más benigna, nos permita recorrer la ruta que tenemos prevista, en la que subiremos a las Sierras del Oro y de la Atalaya.
1. Desde Cieza, llegamos por la RM-532 (Carretera de Mula) a la altura del P.K. 3, donde cogemos a la izquierda el Camino de la Atalaya, carretera que da acceso a la Ermita del Buen Suceso. Tras recorrer 500 metros hay una explanada donde nos deja el autobús.
2. Iniciamos la actividad en el paraje de Las Ermiticas. Vamos a adentrarnos en el Barranco de Meca y a remontarlo por su torrentera más occidental. Iremos ascendiendo este arroyo hasta dar alcance a la Cañada del Malojo o “Mal Ojo”, cómoda pista que nos conduce hasta la Casa homónima. Debemos estar atentos para continuar en dirección sureste hasta llegar a los aledaños de la Casa de Malojo.
3. A partir de aquí comienza la ascensión al Pico del Portazgo. Comenzamos a ganar altura por una trocha, al principio algo difuminada, pero más evidente según ganamos altura. Con el esfuerzo de remontar más de 500 metros de altitud en poco más de un kilómetro nos reagruparemos en el vértice geodésico de Oro (927 m).
4. Desde el vértice vamos a buscar el Collado del Portazgo (835 metros).
Este recorrido (Puntos 1 a 4) se corresponde parcialmente con el recorrido “Ascensión Atalaya Pico de Oro”.
5. En el Collado del Portazgo se ofrecen dos alternativas:
a. OPCIÓN 1: Salvar campo a través el desnivel que resta hasta alcanzar el Pico del Portazgo (952 m), cumbre señera de la Sierra del Oro. Una vez hecha cumbre comienza la bajada hasta alcanzar la pista forestal que baja del Collado y donde esperan los que no suban.
b. OPCIÓN 2: Comenzar el descenso por la pista hasta la segunda curva de herradura donde converge la ruta con el itinerario que sigan los que asciendan al Portazgo.
6. Una vez reunidos de nuevo, descenderemos por la pista y, al pasar el desvío que lleva al Refugio, giramos a la izquierda abandonando la pista forestal, tomando un sendero que nos lleva hasta la Fuente del Madroñal: Es la conocida como “Senda de la Tubería”.
7. Desde la Fuente del Madroñal seguimos, unas veces por pista y otras por senderos, por la Casa del Madroñal y la Casa del Cura hasta alcanzar nuevamente el Barranco de Meco donde enlazamos con la ruta por la que ascendimos.
8. Desde este punto regresamos por el mismo itinerario de la mañana hasta alcanzar de nuevo Las Ermiticas.
Este recorrido (Puntos 5 a 7) se corresponde parcialmente con el recorrido “Atalaya y su Cresta - Sierra de Oro”.
9. Desde el sitio de Las Ermiticas se ofrecen 2 nuevas alternativas en el recorrido “Integral de la Atalaya y el Castillo de Cieza por la Cresta”:
a. OPCIÓN 1. Cruzamos la carretera y abordamos el último tramo de la ruta que consiste en ascender al Cerro de la Atalaya por su cresta. Para ello vamos a orientarnos siguiendo marcas de pintura roja de las carreras por montaña organizadas. Cruzamos primero una ladera muy poblada de espartos hasta alcanzar la Cresta de la Atalaya que está definida perfectamente hacia levante y que es una
arista ancha y fácil de andar, con lugares donde puntualmente será necesario el uso de las manos.
Alcanzamos un collado cimero desde el que apenas nos separan unos metros del Cerro de la Atalaya (599 m). Se trata de un trayecto de ida y vuelta que merece la pena para disfrutar del balcón que supone sobre la cuenca del Segura, el casco urbano de Cieza y, si el día es despejado, se pueden contemplar desde otra perspectiva algunas montañas que nos resultan “conocidas” como Padrastro, Almenara o Mentiras, entre otras. Volvemos sobre nuestros pasos hasta alcanzar el collado y desde aquí bajamos por la senda habitual. Se trata de un sendero por una canal de mucha inclinación que nos dejará en la explanada de la Ermita de la Virgen del Buen Suceso donde nos esperará el autobús.
b. OPCIÓN 2. Caminamos 400 metros por el Camino de la Atalaya en sentido norte y tomamos a la derecha la “Senda del Paraíso”. El topónimo es elocuente, se trata de un trayecto por una zona umbría poblada de pinos y musgo bajo los amenazantes contrafuertes de la Cresta de la Atalaya.
Salimos al antiguo camino de subida a la Atalaya y vamos remontando la cara norte del Cerro bajo sus intimidatorias agujas que parecen en precario equilibrio, y así alcanzamos el Collado del Santuario donde nos esperará el autobús.


La actividad se cataloga como de nivel III, que supone recorridos en Media Montaña, con desniveles grandes que pueden superar ocasionalmente los 900 m, rutas de larga duración, entre 6 a 8 h. Este tipo de rutas requieren experiencia en senderismo y buena condición física.